¿Cómo negociar el sueldo en una entrevista de trabajo?

Te damos las claves para obtener la remuneración que deseas.

En la actualidad, si realizaramos una comparativa entre la demanda de empleo existente y su oferta, podríamos ver que existe una fuerte descompensación entre ambas. Esto nos ayuda a entender que no solo es necesario estar bien formado o tener experiencia, factores fundamentales para acceder a un puesto. También es muy importante causar una buena primera impresión, la cual se produce en la temida entrevista de trabajo. 

Una primera toma de contacto en la que candidato y entrevistador se conocen y tratan todo lo relativo a puesto: tareas, horarios y, también, el sueldo. Uno de los puntos clave en toda contratación, el cual no suele negociarse al comienzo pero si en el caso de llegar a la última fase del proceso de selección, y que supone un tira y afloja en busca de una cantidad que satisfaga a las dos partes. ¿Te encuentras en esta situación? En este artículo vamos a ayudarte a calcular tu sueldo para que sepas cómo negociarlo en una entrevista de trabajo.

Claves para negociar el sueldo en una entrevista de trabajo

Conseguir la remuneración económica que se desea es posible aunque requiere, en algunos casos, que seamos buenos negociadores. Saber bien cómo negociar nuestro el sueldo en las distintas entrevistas de trabajo que realicemos supone tener en cuenta que: 

  • Hemos de acudir a la entrevista ‘sobradamente preparados’: esto requiere una investigación previa de la empresa en aquellos aspectos que puedan darnos pistas sobre el rango salarial que puede ofrecernos (tamaño, número de empleados y de clientes, etc). Una información que, una vez recopilada, nos va a permitir negociar y llegar a cotas económicas que, de otra forma, ni siquiera nos plantearíamos para evitar ser descartados a la primeras de cambio. 
  • Hemos de tener siempre una cantidad en mente: antes de acudir a la entrevista también debemos tener clara la cifra mínima que estaríamos dispuesto a aceptar. Para ello, es bueno comprobar lo que se está pagando a profesionales que ocupan puestos similares a los que postulamos. Una información que podemos obtener consultando los estudios realizados al respecto o mediante las herramientas creadas ‘ad hoc’, las cuales nos muestran el salario por profesiones.
  • Hemos de dejar que el reclutador sea el primero en hablar de ello: lo habitual es que ya lo haga en la primera entrevista o, en su lugar, nos pregunté sobre el rango salarial en el que nos movemos. Si se diese este caso, lo recomendable es que le comentemos las expectativas mínimas o, en su lugar, le ofrezcamos un rango que nos diese margen para una futura negociación (en caso de que fuese necesaria). Esto le hará ver que tenemos una cierta flexibilidad en lo económico y que la oferta nos interesa más allá de este aspecto.
  • Hemos de ponernos en valor: de cara a negociar nuestro sueldo, es importante que enfaticemos todas aquellas virtudes que tengamos y que sean diferenciales. Si es necesario, podemos contar alguna experiencia previa a modo de ejemplo. Se recomienda destacar aquellos aspectos que repercutan directamente en lo que busca la empresa, hecho que dará a entender al entrevistador del interés que tenemos en trabajar con ellos y del compromiso que estamos dispuestos a adquirir en relación al puesto ofertado
  • Hemos de pensar más allá del suelo: puede darse la situación en que la empresa no alcance nuestros objetivos salariales. Esto no tiene porque ser un ‘punto y final’ sino un ‘punto y seguido’. Y es que es posible cubrir esa diferencia entre cantidades mediante incentivos (como puede ser la aplicación de la jornada reducida o la obtención de días extra de vacaciones), bonus económicos (por ejemplo, el de productividad) u otros beneficios extra (entre los que estarían los seguros médicos o el servicio de guardería). Esto hace recomendable preguntar a la empresa si los contempla. En el caso de que así sea, hemos de analizarlos bien para ver si nos interesan o, en el caso de los bonus, si son alcanzables.

Tampoco debemos tener miedo a realizar preguntas, aunque nos puedan parecer incómodas. Hemos de saber, por ejemplo, si la cifra que ofrecen es bruta o neta, cuál es el número de pagas (12, 14 o 15) o si suelen hacer revisiones de salario a medio plazo. Dudas que todos podemos tener y que deben quedar resueltas antes de abandonar el emplazamiento en el que se tiene lugar la entrevista de trabajo.

Calculadora de nóminas

¿Sabes tu salario bruto y quieres saber lo vas a cobrar mensualmente? BBVA pone a tu disposición su calculadora de nómina, la cual te permite conocer esta cantidad con solo añadir información básica como el tipo de contrato o la categoría profesional.

BBVA cuida de tu nómina

 

Si deseas traer tu nomina a BBVA desde otra entidad de forma fácil y rápida, ponemos a tu disposición nuestro Servicio Cambio de Banco (al que puedes acceder desde bbva.es o desde la app de BBVA), a través del cual te ayudamos a traer a BBVA tus recibos e ingresos comodamente. Entra en bbva.es e infórmate.

CTA Calculadora Nomina