Este es un ejemplo de nómina

Te ayudamos a entender las distintas partes que la componen.
La nómina es un documento que refleja el líquido total a percibir mensualmente por un trabajador, o sueldo, en base a los servicios prestados a una empresa. A dicha cantidad se llega teniendo en cuenta varios conceptos, los cuales pueden devengar (salario base y complementos) o deducir (como el IRPF, las contingencias comunes o el desempleo). Para entender cada uno de ellos, y de esta forma saber interpretarla correctamente, os presentamos este ejemplo de nómina.

Partes de una nómina

Nuestro ejemplo de nómina se divide en cuatro partes:

Encabezado

En esta parte se pueden ver tanto los datos básicos de la empresa (nombre, CIF, domicilio social o código de cuenta de cotización de la Seguridad) como los del trabajador (nombre, DNI, dirección postal, número de la Seguridad Social o grupo profesional), así como el periodo de liquidación de la nómina.

Devengos

Son los ingresos que percibe el trabajador los cuales, como se puede ver en este ejemplo de nómina, se separan en función de si son:

  • Salariales: el total corresponde a la cantidad que se percibe por el trabajo realizado, la cual suma:
    • Salario base: marcado por el convenio al que se esté adherido, según su categoría profesional, corresponde a lo percibido por unidad de tiempo o de obra.
    • Complementos salariales: cantidad que se percibe de forma extraordinaria y que puede ser de varios tipos: personal (por antigüedad, responsabilidad o formación), en base a la productividad (por los buenos resultados de la empresa), como recompensa por un esfuerzo adicional (como las horas extra o las pagas extraordinarias) o, por último, en especie.
  • No salariales: no corresponden a los periodos no trabajados, ni computables, y son percibidos como indemnización o, también, como contraprestación a un desembolso realizado previamente. Se incluyen en este apartado: abonos de gastos, dietas, pluses (distancia, transporte, etc) o indemnizaciones por despido o traslado. Se diferencian de los salariales en que ninguno de ellos tiene deducciones de IRPF ni cotiza a la Seguridad Social.

Deducciones

Son las retenciones que se realizan al trabajador, las cuales incluyen desde el IRPF, como adelanto del pago que este debe realizar a la Agencia Tributaria, hasta las realizadas a la Seguridad Social, que se dividen en: 

  • Contingencias comunes.
  • Desempleo.
  • Enfermedad o accidente laboral
  • Formación 
  • Horas extraordinarias.

También deben aparecer los llamados pagos en especie, que la empresa proporciona adicionalmente a sus empleados, como la ayuda para el transporte (mediante el pago del abono transporte, por ejemplo), los cheques restaurante o el seguro médico.

De qué dependen estas retenciones

Algunas retenciones, como las relativas a la Seguridad Social previamente mencionadas, tienen ya unos porcentajes asignados como el 4,70 % en las Contingencias Comunes o el 1,55% para el Desempleo, lo que significa que no varían. 

Sin embargo, el IRPF no tiene un tanto por ciento fijado sino que depende de una serie de factores. Por ello, y para realizar su cálculo, en necesario conocer el sueldo bruto anual del que se obtiene el salario, el tipo de retención aplicable (asignada por la Agencia Tributaria) y las circunstancias del empleado, las cuales deben reflejarse en el modelo 145 e incluyen:

  • Situación familiar (casado, soltero, viudo, etc).
  • Número de hijos o de personas dependientes a su cargo (si los/as hubiese). En el primer caso, solo contabiliza el 50%, salvo casos especiales en los que corresponda el 100%).
  • Discapacidades.

Liquidez a percibir

El ejemplo de nómina termina con lo que se conoce como ‘sueldo neto’, el cual corresponde a lo que se ingresará en la cuenta bancaria. Para calcularlo, basta con restarle a la cantidad obtenida en el apartado ‘Devengos’ la resultante en el de ‘Deducciones’. Por ejemplo, si los Devengos son de 3.125,67 € y las deducciones de 602,80 €, en la nómina quedaría reflejado un líquido de 2.521,87.

Trae tu nómina a BBVA

Si deseas traer tu nomina a BBVA desde otra entidad de forma fácil y rápida, ponemos a tu disposición nuestro Servicio Cambio de Banco (al que puedes acceder desde bbva.es o desde la app de BBVA), a través del cual te ayudamos a traer a BBVA tus recibos e ingresos comodamente. Entra en bbva.es e infórmate.