BBVA actualizará próximamente su política de protección de datos, puedes consultarla ya aquí. A partir de julio podrás elegir los tratamientos que prefieras y firmar la política en nuestros canales digitales o en cualquiera de nuestras oficinas.

¿Qué es el "Fraude al CEO"?

Te explicamos cómo protegerte ante cualquiera de sus variantes.

El denominado "Fraude al CEO" es un tipo de estafa realizada a través de correo electrónico en el que se suplanta a un directivo de una entidad para solicitar a un empleado del departamento financiero que realice una transferencia confidencial y urgente, a menudo a un banco fuera de Europa, y que no siga los procedimientos de autorización habituales. El dinero llegará a otros países, lo que complica considerablemente las operaciones de cancelación y de rastreo.

A día de hoy existe una nueva variante de esta estafa. El Fraude al CEO también puede realizarse mediante el envío de un email suplantando al proveedor de servicio de la entidad, que comunica un nuevo número de cuenta donde, a partir de ese momento, se deben realizar los abonos relativos al pago de facturas.

A continuación te proporcionamos una serie de recomendaciones para evitar ser víctima de una estafa de este tipo:

  • Revisa la dirección de correo electrónico del remitente para comprobar que se trata de su dirección real. Los estafadores envían sus comunicaciones desde direcciones de correo electrónico que simulan ser las auténticas, por lo que deberás prestar atención al contenido que aparece después de la “@”.
  • Revisa la redacción del texto, puesto que el contenido de estos emails suele presentar errores gramaticales y de ortografía.
  • Extrema las precauciones cuando las instrucciones del email sean inusuales, muy urgentes y confidenciales.
  • Contacta, vía telefónica u otro canal, con el remitente para confirmar que realmente es él quien ha solicitado la operación, pero no lo hagas respondiendo al correo recibido.
  • Contacta, vía telefónica u otro canal, con el remitente para confirmar el nuevo número de cuenta en el que solicita que hagas el pago, pero no lo hagas respondiendo al correo recibido.
  • Evita publicar direcciones de correo electrónico corporativas en Internet y compartirlas con personas que no sean de tu confianza. 
  • No compartas información relativa al organigrama de tu empresa con terceros.
  • No descargues archivos adjuntos nombrados como "factura", "orden de pago", "orden de compra", etc. si recibes un correo electrónico que te resulte sospechoso.