Colabora con Cruz Roja en la recaudación de fondos para ayudar a los afectados por la erupción del volcán de La Palma. Más información
sostenibilidad

Qué es la deforestación y cómo afecta al medio ambiente

La rápida desaparición de gigantescas superficies de bosque se traduce, entre otros problemas, en un descenso de la capacidad de atrapar y destruir dióxido de carbono antes de que llegue a la atmósfera.

Casi 10 campos de fútbol en apenas un minuto. Es la superficie forestal que se ha ido perdiendo cada 60 segundos a escala global durante todo el año 2019. Así lo ha señalado un informe realizado por Global Forest Watch, plataforma para la monitorización de bosques en tiempo real perteneciente al Instituto de Recursos Mundiales (World Resources Institute). 

Sin duda, la cifra resulta extremadamente preocupante y no hace sino subrayar la urgencia que el problema de la deforestación alberga para la humanidad en su conjunto. No dejes de leer para saber en qué consiste esta amenaza medioambiental, cuáles son las causas que la originan y cómo se traduce en peligrosas consecuencias de cara a la sostenibilidad del planeta. 

¿Qué es la deforestación?

El término deforestación da nombre al proceso de destrucción de una superficie forestal; es decir, se trata de una serie de acciones específicas que terminan por eliminar una zona verde: tala de árboles, incendios, explotaciones agrícolas, etc. La deforestación y, sobre todo, la deforestación de los bosques primarios o vírgenes, originan daños devastadores sobre el medio ambiente. 

Los bosques primarios son superficies forestales con décadas de vida en las que, además, no ha intervenido de manera reciente la especie humana. Estas características dotan a los bosques primarios de una singular capacidad para atrapar el dióxido de carbono (CO2) y convertirlo en oxígeno, proceso básico para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a la atmósfera y poder revertir el calentamiento global. 

Se ha estimado que los bosques primarios poseen una capacidad para absorber CO2 que llega a duplicar la de las superficies forestales con menos años de existencia. Además, los bosques primarios presentan una fauna y flora únicas, perfectamente adaptadas al entorno. De esta forma, especies como el jaguar o el orangután se hallan condenadas a la extinción si desaparecen los bosques primarios donde habitan, porque jamás podrían sobrevivir en un ecosistema diferente.

Cuando se habla de deforestación, hay que distinguir entre la que se produce por motivos naturales y la generada debido a la acción humana.

¿Cuáles son los tipos de deforestación que existen?

- Deforestación natural o involuntaria: tiene lugar como consecuencia de sucesos estrictamente naturales o característicos de la dinámica terrestre. Puede ser el caso de la deforestación que se produce por la actividad volcánica, aparición de plagas o cuando un rayo cae en el bosque y provoca un incendio. 

Deforestación humana: es la actividad humana la que la causa, que no hace sino agravar el fenómeno de la deforestación natural. Se trata de una gran irresponsabilidad por parte de la comunidad internacional porque, como se ha apuntado con anterioridad, los árboles limpian la atmósfera y contribuyen a garantizar la sostenibilidad del planeta. Sin embargo, razones económicas se encuentran detrás de esta modalidad de deforestación.

deforestacion

¿Por qué se produce la deforestación? Motivos y causas

Estas son las principales causas que explican por qué se produce la deforestación humana, aquella en la que las personas son responsables de la desaparición de bosques:

- Tala indiscriminada: desde obtener madera y leña a fabricar papel, pasando por dedicar superficies de terreno a la agricultura. Por desgracia, son numerosos los motivos que amparan la tala indiscriminada que se realiza en bosques de todo el globo.

- Incendios forestales de origen no natural: consiste en la quema de superficies de bosque mediante fuegos que tienen su origen en alguna acción humana; ya sean incendios fruto de un descuido, una negligencia o directamente actos deliberados con el objetivo de despejar zonas verdes para edificar allí. 

- Conflictos bélicos: las guerras también causan deforestación. El despliegue de fuerzas militares en los bosques ocasiona graves efectos sobre la superficie forestal. 

- Adaptación de zonas verdes para fines agrícolas y/o ganaderos: ya se indicaba previamente. Desocupar zonas de bosque para su utilización como explotaciones ganaderas o áreas de cultivo supone una de las formas más extendidas de deforestación. A su vez, afecta a la composición del suelo y, por ende, a las especies animales que en él subsisten. 

Crecimiento exponencial de las ciudades: los núcleos poblacionales crecen en tamaño y número de habitantes. Como se precisa de espacio donde construir nuevas viviendas, inmensas extensiones de superficie forestal se ven comprometidas y corren riesgo de desaparecer.

¿Qué consecuencias tiene la deforestación para el medio ambiente?

Extinción de especies: la deforestación de bosques y selvas pone en jaque la supervivencia de miles, e incluso millones, de especies animales y vegetales, muchas de ellas aún ni siquiera descubiertas. La pérdida de biodiversidad resulta significativamente peligrosa en el caso de las especies arbóreas, ya que llevan a cabo su vida en los árboles. 

- Destrucción de ecosistemas: la mencionada pérdida de biodiversidad es consecuencia directa de la destrucción de ecosistemas debido a la tala masiva de árboles.

- Erosión del suelo: si hay menos árboles, la tierra se resiente. La lluvia, la luz solar y el viento son agentes que erosionan el suelo. Los bosques actúan como mecanismo de defensa de la tierra, debido a que sus raíces en el terreno, y con sus copas, impiden que la radiación solar incida de lleno.

- Alteración del ciclo hidrológico: las masas de bosque liberan vapor de agua a la atmósfera y, de esta forma, ayudan a mantener húmedo el terreno. El aire de una zona se convierte en demasiado seco cuando no hay árboles alrededor. 

- Más carbono en la atmósfera: sin árboles, la humanidad perdería su mejor instrumento para reducir las emisiones de CO2. Esto haría aumentar todavía más la proporción de gases de efecto invernadero presentes en la atmósfera, lo que seguiría elevando la temperatura mundial y terminaría siendo imposible revertir el cambio del clima.

- Mayor vulnerabilidad del terreno frente a incendios: las zonas deforestadas son muy vulnerables a la aparición de fuegos y sequías. Y es que la ausencia de seres vivos destruye el equilibrio ecológico, algo que altera de forma drástica el clima del lugar.

¿Qué es la reforestación?

La reforestación consiste en repoblar de árboles zonas cuya superficie forestal ha sido destruida. Aunque pueda parecer un problema demasiado grande para atacarlo de manera individual y que, por tanto, necesita del compromiso de la comunidad internacional, recuerda que en la defensa del medio ambiente cada gesto cuenta. Por eso, tú también puedes ayudar a acabar con el problema de la deforestación. Estas son algunas ideas que te permitirán aportar tu granito de arena:

- Planta árboles y únete como voluntario a iniciativas para la preservación de los ecosistemas. 

- Cuida las zonas verdes de tu localidad y no arrojes basura en ellas.

- Ahorra agua, no la desperdicies.

- Practica hábitos de consumo sostenible que rebajen tu demanda energética.

- Anima a las personas de tu entorno a sumarse a las anteriores acciones contra la deforestación. Transmite también a los más pequeños el respeto por el medio ambiente y cuán importante resulta cuidar los bosques y las selvas de la Tierra. 

¿Cómo podemos contribuir a reforestar?

La tala indiscriminada, los incendios, las riadas e inundaciones, los efectos de la contaminación atmosférica y de los ecosistemas… Son múltiples las causas que cada día ponen en riesgo la masa forestal. Y los árboles resultan imprescindibles para el desarrollo de la vida y el cuidado del planeta. Por eso, BBVA realiza constantes acciones encaminadas a concienciar a toda la sociedad de la necesidad de proteger los bosques y de que se participe de forma activa en la reforestación de los mismos. 

Así pues, a través de la labor que lleva a cabo su programa Voluntarios BBVA, la entidad promueve actividades de repoblación y conservación medioambiental. En concreto, inaugurada en 2012, la Jornada de los Bosques es una iniciativa que ya ha permitido recuperar diferentes áreas forestales pertenecientes a enclaves naturales de toda España ubicados en Andalucía, Cataluña, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Galicia y País Vasco, entre otras regiones. Si quieres conocer más en detalle en qué consisten estas acciones de reforestación, cuentas con toda la información en bbva.es y mediante la ‘app’ móvil de BBVA.