Colabora con Cruz Roja en la recaudación de fondos para ayudar a los afectados por la erupción del volcán de La Palma. Más información
sostenibilidad

¿Cuáles son los contenedores de reciclaje y sus colores?

Hay contenedores de reciclaje amarillos, verdes, azules, marrones, grises, naranjas, rojos y blancos, ¿pero sabes qué tipo de residuos has de depositar en cada uno de ellos y cuáles no?
Amarillos, azules, blancos o verdes, así como marrones, grises, rojos y naranjas, los contenedores de reciclaje dan color a las calles de tu ciudad. Pero no solo se limitan a eso, ya que el proceso de reciclado de residuos únicamente puede tener éxito y resultar eficiente si los desechos llegan a las plantas de tratamiento adecuadamente separados. Por ello, es fundamental que cuando tiras la basura, siempre lo hagas respetando el código de colores y arrojando a cada contenedor de reciclaje exclusivamente aquellos residuos que le corresponde recoger.

¿Qué son los contenedores de reciclaje? ¿Conoces su código de colores?

Actualmente, el nivel de producción de residuos está alcanzando cotas tan elevadas que amenazan la sostenibilidad del planeta. El reciclaje de basura es la herramienta más directa que posee la sociedad para revertir este proceso y adoptar hábitos propios de una economía circular, donde los desechos se reutilizan y conforman la base sobre la que fabricar nuevos productos, evitando así la sobreexplotación de los recursos naturales.

Los contenedores de reciclaje, por tanto, se caracterizan por ser voluminosos recipientes, ubicados en la vía pública, que se emplean para almacenar los residuos producidos por la actividad humana antes de que estos sean transportados a los centros o plantas de tratamiento. Como no todos los tipos de basura se reciclan de igual forma, existe un amplio abanico de contenedores de reciclaje y en cada uno de ellos se depositan desechos diferentes

Para hacer esta tarea más fácil, hay un código de colores, en España, que indica qué residuo has de arrojar dentro de los distintos tipos de contenedores. Pero, no te apures, porque este artículo te da información y consejos útiles de cara a que reciclar no se convierta en un quebradero de cabeza. 

Contenedor de reciclaje marrón: residuos orgánicos

En España, a partir del año 2024, el contenedor de reciclaje marrón será obligatorio en todas las comunidades autónomas y ayuntamientos. Hoy en día, ya puedes hacer uso de él en determinadas áreas de Madrid, Navarra, Cataluña y País Vasco.

Recuerda que en el contenedor de reciclaje marrón siempre has de arrojar los residuos orgánicos. Dichos restos son empleados para elaborar compost (abono orgánico), el cual se utiliza como fertilizante agrícola o se incinera, de cara a producir energía eléctrica. Por ello, en este contenedor debes depositar los restos de comida, que comprenden desde pieles de frutas a caparazones de marisco y espinas de pescado, pasando por cáscaras de huevos, migas de pan y posos de café. 

El contenedor marrón también se encarga de recoger los restos vegetales (flores marchitas, tierra, ramas, hojas, hierba, etc.) producto de la poda y del cuidado de jardines y zonas verdes. No olvides que, si en tu zona ya están implantados los contenedores de reciclaje marrón, tienes que distinguir qué tipo de residuos van a este y cuáles pertenecen al contenedor gris o verde oscuro, destinado a residuos inorgánicos.

contenedores de basura

Contenedor gris o verde oscuro: ¿qué se deposita en el interior del contenedor de restos?

A diferencia del contenedor de reciclaje marrón (residuos orgánicos), toda la basura inorgánica que no resulta susceptible de ser reciclada ni tampoco puede convertirse en compost debe terminar dentro del contenedor gris o verde oscuro (su color varía dependiendo del municipio donde residas). Entre los residuos no reutilizables más frecuentes, se encuentran artículos como pañales, compresas, pañuelos usados, objetos de cerámica, juguetes rotos, arena para animales domésticos, biberones, chupetes, polvo, pelos y colillas de tabaco.

Contenedor amarillo: ¿contenedor solo para plástico?

Aunque lleva cerca de 20 años implantado en las calles de todo el país, el contenedor amarillo sigue suscitando dudas y preguntas entre la ciudadanía. Si es tu caso, recuerda que en este contenedor de reciclaje debes tirar las botellas y los envases de plástico, también los recipientes de metal (bebidas y latas de conserva, en su mayoría) y los briks de leche, zumo, tomate o sopa. 

Pero, además, el contenedor amarillo es el lugar en el que tienes que depositar las bandejas y el papel de aluminio, las bandejas de corcho blanco, el papel ‘film’ o transparente, las tarrinas y tapas de yogur, los botes de desodorante, los tubos de pasta de dientes, las bolsas de plástico, los botes tanto de gel como de champú y las tapas y tapones de plástico, metal y chapas. Sin embargo, recuerda que los juguetes, utensilios de cocina y cubos, cuando todos ellos sean de plástico, no van aquí, sino al contenedor de restos (gris o verde oscuro).

Contenedor de reciclaje azul: donde arrojar el papel y cartón

Cajas de cartón, de zapatos, hueveras de cartón, hojas de papel, papel de regalo, bolsas de papel o cartón, folletos publicitarios, libretas, periódicos, revistas, sobres para cartas y rollos o tubos de cartón procedentes de papel de baño y cocina. Todos los residuos previamente enumerados debes depositarlos en el contenedor de reciclaje de color azul, también denominado contenedor de papel y cartón

No obstante, no caigas en errores habituales y recuerda que los cartones de leche, al contar con un tratamiento que mediante la aplicación de plástico los protege de la humedad y vuelve más resistentes, no has de arrojarlos a este contenedor y sí tirarlos dentro del amarillo. 

Asimismo, procura retirar de estos residuos cualquier elemento que no sea de papel o cartón: grapas, clips, cinta adhesiva, etc. De esta forma, contribuirás a que el proceso de reciclaje en la planta de tratamiento resulte más eficiente. Igualmente, no dejes las cajas de cartón de mayor tamaño en la calle; mejor desmóntalas y aplástalas, así no te supondrá ningún problema introducirlas en el contenedor.

Contenedor verde: contenedor de vidrios, no de cristales

Al contenedor verde, tienes que tirar los residuos de vidrio como, por ejemplo, tarros (de mermelada, conservas…), frascos (de perfume o colonias), botellas (vino, cava, etc.) y botellines. Pero, respecto a este contenedor de reciclaje, es importante que no pierdas de vista que el cristal no es vidrio. Por ello, nunca deposites en su interior restos de ventanas, espejos ni vasos de cristal. Por supuesto, tampoco resulta el lugar indicado para arrojar tus bombillas fundidas ni los platos rotos de la vajilla; ambos deben ir al punto limpio más cercano.

Otros contenedores de reciclaje: naranja, rojo y blanco

Menos frecuentes en el paisaje urbano, pero igual de importantes son los siguientes contenedores de reciclaje:

  • Contenedor naranja: cuando no se encuentra dentro de las instalaciones de un punto limpio, el contenedor de reciclaje naranja puede localizarse en cualquier vía pública de tu localidad. Su cometido es recoger el aceite de cocina usado. Para ello, debes introducirlo en su interior siempre embotellado y correctamente cerrado (con el tapón puesto). 
  • Contenedor rojo: está destinado al almacenamiento de desechos peligrosos, como restos hospitalarios, baterías e insecticidas.
  • Contenedor blanco: tal vez no te hayas fijado en él, pero seguro que lo has visto en algún momento. El contenedor de reciclaje blanco se halla dentro de las farmacias. Es el lugar indicado para deshacerte de todos esos fármacos ya caducados y de aquellos que ya no te son útiles. Resulta recomendable acompañar siempre los medicamentos que deposites de su caja original y las instrucciones de uso.

¿Qué es un punto limpio?

Los residuos y tipos de basura que no pueden arrojarse en ninguno de los contenedores anteriormente explicados tienes que llevarlos a tu punto limpio más próximo. Los puntos limpios son instalaciones públicas, normalmente localizadas fuera de los núcleos de población, que poseen un equipamiento especial que les permite procesar aquellos desechos peligrosos para la salud y/o el medio ambiente. Mobiliario, electrodomésticos, bombillas y pilas son algunos ejemplos de objetos que no debes arrojar a los contenedores de reciclaje, sino entregarlos en el punto limpio de tu municipio.

BBVA, compromiso con la economía circular y el reciclaje

El reciclaje y la reutilización de residuos son clave para lograr llevar a cabo un cambio de modelo productivo que permita establecer una relación más ética con el medio ambiente. En la nueva economía circular, la última fase de la vida útil de un bien o servicio de consumo ha de conectar directamente, gracias al reciclaje de los materiales que lo conforman, con la elaboración de un nuevo producto o artículo.  

BBVA tiene un firme compromiso con el cuidado de la naturaleza y no cesa en su empeño de poner en marcha iniciativas dirigidas a concienciar de la necesidad de preservar el planeta. Por ello, la nueva Tarjeta Aqua BBVA está fabricada a partir de PVC (policloruro de vinilo) reciclado. Y, si no sueles llevar tu cartera encima, también puedes solicitar solo la versión digital y pagar usando el teléfono móvil. Si deseas descubrir más acerca de esta y otras acciones a favor del reciclaje que BBVA realiza, consulta toda la información al respecto en bbva.es o a través de la ‘app’ móvil de BBVA.