¿Qué es la reserva de dominio y en qué puede afectar a la financiación de mi coche?

Descubre si es posible vender tu coche si aún no lo has terminado de pagar.
Hoy en día, son muchas las personas que al comprar un coche recurren a la financiación. Un método que permite que la adquisición del vehículo se realice en cuotas o mensualidades y de una forma sencilla y más cómoda, en lugar de tener que pagar el precio de dicho vehículo al contado. Para ello, muchos concesionarios cuentan con entidades financieras que proporcionan esta modalidad de pago, disponible también en las entidades bancarias. Uno de los elementos presentes en cualquier proceso de financiación es la reserva de dominio de un coche. En este artículo, te contamos en qué consiste y cómo condiciona la titularidad del vehículo.
Encuentra la financiación que necesitas para tu coche
Calcula tu cuota con el simulador de préstamos para coches de BBVA

¿Qué es una reserva de dominio de un coche?

La reserva de dominio de un coche consiste en una cláusula que incluyen muchos de los contratos de financiación de compraventa de coches, a través de la cual la titularidad del vehículo queda en manos de la entidad financiera hasta que se haya completado el pago del coche por completo.

¿Cómo afecta esto a la financiación de mi coche?

Existen una serie de condiciones cuando esta cláusula se incluye en el contrato de financiación de un coche. La primera de ellas es que el comprador del coche solo gozará de su uso y disfrute, pero no de su propiedad ni titularidad. Y es aquí donde entra en juego otro de los factores relevantes en la financiación de un coche con una reserva de dominio: su venta. Al no ser propietarios del vehículo debido a esta cláusula, el comprador no contará con la capacidad legal de vender el coche a un tercero hasta que no haya terminado de abonar el importe total.

¿Qué puedo hacer si quiero vender mi coche, pero tengo esta cláusula?

Si el contrato de financiación incluye esta cláusula de reserva de dominio, el usuario del vehículo deberá abonar el importe total del vehículo para poder venderlo a posteriori y si así lo desea. Sin embargo, existen algunos métodos legales para cancelar la reserva de dominio del coche con la ayuda de terceros. 

  • La primera opción sería que el posible comprador asumiera la deuda del mismo, es decir, que pagará el importe total en su lugar. En caso de que su contrato de compra-venta tuviese unas condiciones menos restrictivas, y lo permitiera, sería posible poner como titular del vehículo al nuevo comprador para que pudiese asumir la deuda. 
  • La segunda posibilidad es que el futuro comprador pudiese proporcionar al usuario del vehículo el importe de la venta por adelantado para que este pudiese asumir la deuda del coche y, posteriormente, proceder al cambio de titularidad. 
¿Buscas financiación para tu nuevo coche?
Entra en nuestro simulador de préstamo coche BBVA y calcula tu cuota.
Sin embargo, estas dos opciones conllevan algunos riesgos y, por ello, acudir al banco en búsqueda de un préstamo es la opción más segura y conveniente para la mayoría de los interesados. Si quieres cambiar de coche, pero no puedes debido a la cláusula de reserva de dominio, en BBVA te lo ponemos muy fácil. Nuestro banco dispone de una gran cantidad de préstamos con diferentes opciones de intereses y financiación. Para que puedas conocer cuál es la mejor opción para ti, hemos creado herramientas como el Simulador de Préstamos para Coches de BBVA, el cual te permite realizar una estimación del importe total de la financiación (en función de si es un vehículo nuevo o usado) así como conocer la cuota y los intereses del mismo.