¿Comprar casa nueva o para reformar?

Te facilitamos los pros y contras de cada una de las opciones para que valores tu mejor oportunidad
Ante la compra de una vivienda, una de las primeras elecciones es optar por una casa nueva o por adquirir una de segunda manopara reformarla posteriormente. Los criterios para tomar esta decisión son muy variados y atienden a los gustos, necesidades y posibilidades personales de los compradores. Además, hay que tener en cuenta que la compra de una casa nueva tiene unos costes e impuestos asociados que difieren de la compra de una casa de segunda mano. De esta forma, podemos diferenciar entre los gastos fijos y variables a la hora de adquirir una vivienda, si optamos por una vivienda nueva o de segunda mano.

Gastos fijos en la compra de una vivienda

Los gastos que a continuación se reflejan incluyen los referidos al comprador, por relación con el contrato de compra-venta, y al banco, con motivo del préstamo hipotecario. 

Serían, en cada caso: 

Comprador

IVA: la compra-venta de una vivienda nueva está sujeta al pago del IVA, que para este tipo de transacciones es del 10 % del importe total de la contraprestación satisfecha. Para las viviendas de protección oficial de régimen especial o de promoción pública efectuadas por sus promotores, el IVA es el 4 %. 

Impuesto de Transmisiones Patrimoniales: en caso de adquirir una vivienda de segunda mano se debe pagar el Impuesto de Transmisión de Patrimonio –ITP-. Varía de una comunidad autónoma a otra, pero la media del ITP es del 8 % sobre el valor real del inmueble. 

Impuesto de sucesiones: También se incluyen, en el caso de la compraventa, los relativos a registro, notaría y gestión de la misma.

También se incluyen, en el caso de la compraventa, los relativos a registro, notaría y gestión de la misma.

Banco
 
- Registro: es recomendable inscribir la escritura de compraventa por la protección registral frente a terceros que proporciona la publicidad del Registro de la Propiedad. En el caso del préstamo hipotecario, la inscripción en el Registro de la Propiedad es obligatoria.
 
- Notaría: el otorgamiento de la escritura de compraventa y, además, del contrato de préstamo con garantía hipotecaria -hipoteca- han de realizarse ante notario, cuyo coste va en función del precio de la operación.
 
- Gestoría: la intervención de una gestoría puede ser necesaria si se solicita un préstamo hipotecario, y su coste es variable en función de las gestiones que realice.
 
- Impuesto de Actos Jurídicos Documentales (AJD): es un impuesto que se paga por documentos como escrituras y actas públicas o por testimonios notariales. Su valor depende de dos factores, la Comunidad Autónoma en la que de realiza el préstamo y el importe de la hipoteca, y suele oscilar entre el 0,5 % y el 2 % del precio de la escritura del contrato de compra-venta siempre que sea una primera transmisión a efectos de IVA. Así, poniendo un ejemplo, para una hipoteca de 96.000 €, el AJD por la escritura de compra-venta equivaldría a 960 € (para un tipo del 1 %).
 
Este último, y solo en el País Vasco, corre a cargo del comprador.

También podría interesarte