Colabora con Cruz Roja en la recaudación de fondos para ayudar a los afectados por la erupción del volcán de La Palma. Más información

Protege tus dispositivos IoT

Te explicamos cómo puedes potenciar la protección de este tipo de dispositivos.

Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) es el concepto que ha sido asignado a todos aquellos objetos que están interconectados digitalmente a través de Internet

A día de hoy existen objetos conectados a Internet de todo tipo: coches, cámaras, drones, medidores de consumo de energía, relojes, sistemas de iluminación, impresoras, electrodomésticos, muebles, ropa y hasta cepillos de dientes.

En esta nueva era tecnológica, un frigorífico conectado a un smartphone o a una tablet puede informar sobre los alimentos que están a punto de caducar y hacer la lista de la compra, y un cepillo de dientes inteligente es capaz de detectar si existe alguna caries y pedir cita con el dentista.

El 2019 cerró con más de 25.000 millones de dispositivos conectados a Internet, cifra que irá aumentando exponencialmente en los próximos años. Los expertos en IoT calculan que en 2025 existirán más de 64.000 millones de dispositivos interconectados y que en una década alrededor del 90% de los objetos con los que interactuemos estarán conectados.

Estos objetos dotados de inteligencia artificial proporcionan una mayor calidad de vida, pero también entrañan riesgos asociados a la privacidad de los usuarios. En la actualidad, los datos son considerados activos muy valiosos y se venden en el mercado negro por un alto precio, por lo que han de ser cuidadosamente protegidos y custodiados.

A continuación se exponen una serie de medidas de seguridad para evitar que los dispositivos inteligentes lleguen a ser vulnerados y los datos privados de los usuarios puedan verse comprometidos:

  • Cambiar las contraseñas que traen por defecto todos los dispositivos con acceso a Internet por otras más seguras y personalizadas, y elegir una distinta para cada dispositivo. Asimismo, se debe modificar la contraseña que viene predeterminada en el rúter.
  • Mantener actualizado el «firmware» de todos los dispositivos IoT. Esta función no se realiza de forma automática, por lo que es necesario buscar en Internet si existen nuevas versiones disponibles y ejecutarlas.
  • Desactivar la opción «Conectar y listo» (también se puede encontrar como «Universal Plug and Play», UPnP), tanto en el rúter como en los dispositivos, ya que suele venir activada para que estos se conecten de manera automática al rúter.
  • Utilizar herramientas o motores de búsqueda que permitan saber si el usuario tiene algún dispositivo conectado a Internet con un agujero de seguridad.