Colabora con Cruz Roja en la recaudación de fondos para ayudar a los afectados por la erupción del volcán de La Palma. Más información
sostenibilidad

¿Cómo puedes ahorrar agua en casa o en la oficina?

En tu hogar o durante la jornada laboral, cierra bien los grifos y practica hábitos de consumo sostenible que contribuyan a ahorrar agua.

Abrir el grifo y que no caiga ni una gota de agua. Puede parecerte algo casi impensable, pero en estos momentos miles de millones de personas en lugares de todo el mundo sufren la falta de suministro de agua potable en sus hogares. Hidratarte, asearte, cocinar y limpiar son tareas cotidianas para las que necesitas disponer de litros de este recurso natural. Sin embargo, las reservas mundiales de agua dulce (apenas un 2,5% de toda el agua que hay en el planeta) escasean y la humanidad ahora mismo se halla frente a uno de sus retos más difíciles: revertir la situación antes de que llegue un día en que abras el grifo y no caiga ni una gota de agua.

El aumento de la duración y periodicidad de las sequías (cada vez más frecuentes a consecuencia de los efectos negativos del cambio climático), la sobreexplotación de ríos, arroyos y embalses, así como el vertido de aguas residuales en el medio natural, conforman las tres razones principales que justifican la actual escasez de agua potable que la comunidad internacional padece. 

Se está consumiendo agua dulce a mayor velocidad de la que se renueva y, además, la población mundial sigue incrementándose; Naciones Unidas estima que en 2050 el número de personas que habitarán el planeta habrá crecido en 2.000 millones respecto al año 2020 y rebasará los 9.700 millones. Y si a todo lo anterior se añade la incorrecta gestión que se hace de las reservas de agua aptas para el consumo, el diagnóstico es claro: hay que gastar menos; hace falta ahorrar agua.

¿Cómo ahorrar agua?

El ahorro de agua empieza con la toma de conciencia, por parte de la sociedad, de cuán escasas y, al mismo tiempo, necesarias son las reservas de agua dulce en la Tierra. A partir de esta idea, surge la obligación y el compromiso de utilizar el agua de forma sostenible siempre. Esto implica regir tu actividad cotidiana mediante principios que promuevan el ahorro de agua e inviten a los demás a sumarse a este reto a favor de garantizar el suministro de agua potable en cada rincón del mundo.

Tanto en casa como en tu puesto de trabajo, puedes ahorrar agua. Sigue leyendo este artículo para saber de qué manera lograrlo. La siguiente lista consiste en una batería de consejos sencillos y fáciles de aplicar, pero que reducirán drásticamente tu consumo de agua, impidiendo que litros y más litros se malgasten.

ahorrar agua

Recomendaciones para saber cómo ahorrar agua en casa

  • No olvides cerrar el grifo mientras te lavas la cara, cepillas los dientes, afeitas o friegas los platos; así impedirás que se desperdicie una significativa cantidad de agua. Solo ten abierto el grifo cuando verdaderamente así lo necesites. Y es que un grifo llega a verter 12 litros por minuto.
  • Revisa que tus grifos de casa no gotean y cierran perfectamente,de forma hermética.
  • Instala aireadores o reductores de caudal en los grifos de tu hogar. Se trata de unos instrumentos económicos que rebajan el caudal de agua que sale del grifo.
  • Haz igual en tu ducha e incorpora un difusor; conseguirás aprovechar más el agua porque caerá menos concentrada y cubriendo un diámetro mayor.
  • A su vez, sustituye el baño por ducha. Tomar una ducha gasta casi la mitad de agua que darse un baño. 
  • Respecto al inodoro, recuerda que no es un cubo de basura. Cada vez que tiras de la cadena supone un gasto que oscila entre los ocho y 10 litros. Por ello, realiza un uso responsable.
  • Vigila que no surjan fugas de agua en tu cocina y baños. Por pequeña que éstas sean, pueden acarrear copiosas pérdidas de agua.
  • Cuando utilices tu lavadora y/o lavavajillas, asegúrate que su carga se encuentra al completo y elige programas de lavado cortos y ecológicos (‘eco’), si tu modelo dispone de esta novedosa opción.
  • En el momento en que sustituyas tus antiguos electrodomésticos, adquiere modelos equipados con sistemas de alta eficiencia energética (etiquetas ‘A+++’ y ‘A++’), debido a que reducen enormemente el consumo de agua y electricidad, algo que repercutirá en beneficios para el medio ambiente y tu economía.
  • No dejes correr los grifos, ni siquiera cuando rellenes un vaso. Siempre resulta más eficiente embotellar el agua y servirte posteriormente la cantidad de agua que desees beber.
  • Aumenta tu consumo de productos de temporada, porque necesitan menos agua durante su producción. Asimismo, cuando laves piezas de fruta, introdúcelas dentro de un barreño con agua en lugar de ponerlas bajo el grifo. Podrás ahorrar varios litros de agua.
  • Regar de noche reduce hasta en un 30% el consumo hídrico de tu casa. 
  • En vez de emplear la manguera para limpiar de hojas y suciedad los exteriores de tu vivienda, recurre a la escoba y bárrelos.
  • Siempre que puedas, reutiliza el agua de casa. Por ejemplo, destina a riego el agua sobrante tras haber bañado a los niños, o friega el suelo con ella.
  • Transmite a los más jóvenes de casa la importancia de ahorrar agua y predica con el ejemplo, para que adquieran pautas de consumo sostenible. 

¿De qué forma puedes ahorrar agua también en la oficina?

  • Implica a todo el equipo y comunica a los demás la relevancia de ahorrar en el consumo de agua.
  • Como en las viviendas, usa agua únicamente cuando sea imprescindible. Por ello, no la malgastes ni dejes grifos abiertos. 
  • Si es un negocio de tu propiedad, valora la posibilidad de instalar inodoros de bajo consumo de agua. Repercutirán en un ahorro mayor.
  • Lleva a cabo inspecciones periódicas con el fin de detectar cualquier posible pérdida de agua originada por tuberías viejas y válvulas en mal estado o estropeadas. 

Ahorrar agua, el reto de toda la sociedad

BBVA ha asumido un compromiso con la defensa del medio ambiente y, de esta forma, emprende constantemente iniciativas dirigidas a promover el desarrollo sostenible y la utilización de los recursos naturales de la manera más eficiente posible, lo que supone fomentar el ahorro de agua. Todas estas acciones se engloban dentro del Compromiso 2025 de BBVA, el plan de actuación que la entidad ha puesto en marcha para apoyar a Naciones Unidas en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y del Acuerdo de París contra el cambio del clima. 

Así pues, hasta el año 2025, BBVA movilizará 100.000 millones de euros con el objetivo de frenar el cambio climático y promover la construcción de infraestructuras sostenibles y respetuosas con la naturaleza. Prueba de este compromiso de la entidad con el uso responsable de las reservas de agua dulce es la Ciudad BBVA que, ubicada en Madrid y sede corporativa de la entidad en España, fue equipada durante su construcción con un sistema que recoge el agua de lluvia y la traslada a través de canales y tuberías hasta unos almacenes donde es tratada, para luego poder ser utilizada en los lavabos del complejo y como agua de riego.