Cómo tasar un piso

Antes de la compra y la venta de un piso, es importante cerciorarse de su valor real. Conoce cómo acceder a él.
Es muy importante conocer el valor de tasación de una vivienda tanto a la hora de su compra como de su venta. Existen ciertos criterios que ayudan a establecer unas directrices generales de cómo tasar un piso, las cuales permiten fijar de manera oficial cuál puede ser su precio en el momento de la compraventa. En este artículo te damos los detalles al respecto y te descubrimos, de manera sencilla, cómo tasar una vivienda.

Tenemos la hipoteca que se adapta a ti

Descubre las hipotecas de BBVA y encuentra la tuya.

¿Quién puede tasar un piso?

La tasación de una vivienda debe llevarla a cabo un tasador cualificado, y homologado, que hará sus valoraciones de manera neutral. Estos son diferentes, variando en base al inmueble que se vaya a valorar. 

Además, los tasadores deben poseer una titulación que corrobore su experiencia en edificación, además de tener conocimientos sobre el mercado inmobiliario y de los reglamentos aplicables en el momento de hacer la tasación.

¿Cómo se puede tasar un piso?

El primer paso, antes de proceder a la tasación del inmueble es la solicitud de un presupuesto al tasador. Si este se acepta, el tasador iniciará las gestiones, pedirá una nota simple al registro de la propiedad, comprobará las características del inmueble, y las cotejará con las informaciones oficiales de catastros y ayuntamientos además de la información provista por el cliente y, finalmente, hará la tasación de la vivienda.

¿Qué factores se valoran en la tasación de la vivienda?

Para que pueda tasar bien el inmueble, es importante que el tasador tenga acceso a él, ya que solo así podrá llevar a cabo ciertas comprobaciones (las cuales deben realizarse in situ), como el estado de la vivienda o posibles errores de medición calidad de los materiales, servicios accesorios que pueda tener el inmueble, etc. Este tipo de comprobaciones permitirán al comprador solventar posibles errores en la escritura.

También es relevante, para determinar el valor de tasación de una vivienda, el estado del edificio en el que esta se encuentra, ya que de aquí depende en gran medida el valor del inmueble. Un edificio antiguo pero que tenga todas las inspecciones en regla y esté bien conservado, será un garante de calidad superior a un edificio más moderno pero en mal estado o, por ejemplo, deficiente en cualquiera de las inspecciones técnicas de edificios.

Otro factor de especial relevancia al tasar una vivienda es su distribución. Las casas no siempre se han construido con una disposición de las habitaciones igual de cómoda, lo que hace que en el análisis se deba estudiar cómo están distribuidos los metros cuadrados del piso, además de si todos ellos son igualmente habitables o no. Todo tasador tiene en cuenta la ordenación de las habitaciones, los metros y el espacio, ya que estas son las que, en definitiva, mejoran la calidad de vida en el piso.

Por último, para la tasación de la vivienda se valorará su ubicación y orientación al sol. Un aspecto que, eso sí, tiene una doble cara: 

- Por un lado, la ubicación del piso, en función de la región, determina dos hechos esenciales para el día a día: la entrada de luz en la casa y, sobre todo, el certificado energético del piso. Un piso bien iluminado, fácil de ventilar, que le dé el sol desde que amanece hasta que anochece (suele atribuirse esto a la ubicación ‘suroeste’) y que necesite poca calefacción en invierno, será más atractivo que pisos oscuros que requieran grandes dosis de energía para iluminarlos en invierno. 

- Pero la ubicación no solo es importante por cuestiones energéticas, sino también por cuestiones de confort. No todos los barrios son iguales ni tienen una misma combinación de transporte público, ruido de carretera o densidad de población. Un bar en la esquina o una calle con mucho tráfico serán aspectos negativos frente a espacios verdes o zonas de relax. 

Todos estos factores, sin duda relevantes para el día a día, tienen una gran influencia en la tasación del inmueble.

Otros aspectos a tener en cuenta en la tasación de una vivienda

En última instancia, y a la hora de tasar un piso, se suman algunos aspectos que, si bien algunos considerarán secundarios, también sirven para revalorizarlo. 

Un inmueble que se haya reformado, por ejemplo, contará con mejores ventanas, mejores suelos, un buen calentador, un ascensor en la comunidad, etc. Todos estas ventajas “añadidas” sirven para aumentar el valor de tasación de la casa.

La tasación de una vivienda, por tanto, no es solo una cuestión técnica de medición, sino que en ella se consideran otros elementos que, en función de las demandas del mercado, revalorizan o deprecian el valor del metro cuadrado habitable.

La propuesta de nuestro banco: BBVA Valora

Como has visto, no es del todo sencillo responder en dos palabras a la pregunta de cómo tasar un piso. Las cuestiones técnicas de medición, y el muestreo requerido para tasar una vivienda, exigen un estudio pormenorizado de un experto. Él es quien determinará el valor de la casa mediante un informe de tasación que recoja y justifique al detalle cada uno de los aspectos positivos y negativos que influyen en el precio indicado en dicha tasación. 

BBVA puede ayudarte también a conocer el valor de tasación aproximado de tu vivienda gracias a BBVA Valora. Esta experiencia te ayuda a descubrir cuánto puede valer, además de permitirte conocer el valor medio de las viviendas por barrios o agrupar la información relacionada con la vivienda para tomar mejores decisiones. 

Y si quieres conocer las condiciones de la financiación que necesitas para la compra de tu vivienda, ponemos a tu disposición nuestro simulador de hipotecas. ¡Calcula la cuota de tu hipoteca de forma rápida y sencilla!

Y si ya te has decidido, consulta las condiciones de nuestras hipotecas, tanto Fija como Variable.

También puede interesarte