Megatendencias al alza: ¿cuáles son y por qué?

Demografía, sostenibilidad, tecnología y nuevos estilos de vida se alzan como las principales megatendencias de futuro; sigue leyendo para conocer por qué revolucionarán la economía mundial.
Los fondos de inversión, al tratarse de instituciones de inversión colectiva (IIC, por sus siglas), que se hallan administrados y representados a través de sociedades gestoras, abren la puerta a que inversores particulares procedentes de lugares muy diversos del planeta puedan invertir en sectores e industrias que, de otra forma, tendrían vedado el acceso. Los fondos invierten, por tanto, en activos y otros instrumentos financieros las aportaciones de capital que llevan a cabo los inversores; la evolución bursátil de dichos vehículos de inversión a lo largo del tiempo dictamina el nivel de éxito de cada fondo.
Megatendencias de inversión
Empieza a invertir ahora en un futuro mejor para ti y para todos.

A la pregunta “dónde posicionar tus objetivos de ahorro de futuro”, los fondos temáticos suponen un giro copernicano al método tradicional de invertir. Ya no se trata de supeditar la creación de tu cartera de valores a un análisis retrospectivo de los activos punteros, sino que los fondos de inversión temática van más allá y siempre tratan de anticipar los próximos pasos del mercado, de modo que vinculan tu inversión a empresas alineadas con las fuerzas de cambio que impulsarán la economía mundial en las siguientes décadas

Estos vectores de transformación social y mercantil con repercusiones globales reciben el nombre de megatendencias. En el presente artículo, se analiza el concepto megatendencia, sus múltiples cualidades y se identifican cuáles son esas grandes ideas llamadas a revolucionar el escenario internacional durante los años venideros.

¿Qué son las megatendencias?

Si de definirlas se trata, cada megatendencia engloba un compendio de aspectos sociales, económicos y circunstanciales destinados a transformar, de manera irreversible, las pautas de conducta y consumo que hoy en día rigen la vida de miles de millones de personas. Así pues, las megatendencias prevén, detectan y finalmente sintetizan aquellos cambios, aunque estos se encuentren en fase embrionaria, que revolucionarán el mundo. 

Por supuesto, la información y los numerosos datos que arrojan las megatendencias poseen un inmenso valor de cara a los inversores bursátiles que huyen de las fluctuaciones y los vaivenes del mercado y, en cambio, persiguen el rendimiento a medio y largo plazo. Y es que poder saber de antemano qué industrias marcarán el ritmo de la economía durante las próximas décadas, te permite configurar una cartera de valores compuesta por activos e instrumentos financieros lo suficientemente amplia y diversificada como para reducir el nivel de riesgo de tu inversión.

¿Cuáles son las megatendencias que están al alza y, por tanto, cuentan con más proyección de futuro?

A la hora de invertir, las previsiones respecto al horizonte temporal de los frutos de la inversión adquieren idéntica trascendencia que el atractivo del valor seleccionado. A este respecto, el ‘timing’ se vuelve crucial, ya que un tema puede resultar prometedor y, sin embargo, no hallarse en el instante óptimo para invertir

Ya se apuntaba anteriormente que, junto con esas miras dirigidas al largo plazo, el éxito de los fondos temáticos reside en la diversificación de la cartera de activos. Sin cometer el error común de abrir demasiado el abanico de opciones en las que invertir, y tal vez así terminar perdiendo la perspectiva, los fondos de inversión temática siempre invierten en más de un sector relacionado con la megatendencia en cuestión; así consiguen cubrir las diferentes facetas que suelen conformar estos gigantescos vectores de cambio social y económico.

A su vez, como inversor, las megatendencias te permiten destinar tus prioridades de ahorro a productos financieros hondamente conectados con realidades que te afectan de manera directa: empresas del ámbito salud, ciencia, medio ambiente, tecnología, financiación sostenible, etc. Quiere esto decir, y supone otro de los alicientes más significativos de la inversión en fondos temáticos, que invertir en base a lo que dictaminan las megatendencias pone a tu alcance obtener no solo un ahorro monetario, sino la satisfacción y vinculación afectiva de estar promoviendo con tu dinero el progreso social y la consecución de proyectos que buscan mejorar la vida de las personas

Sin lugar a duda, estas son las megatendencias llamadas a ejercer una mayor influencia en el devenir de la sociedad del futuro: demografía, sostenibilidad,  avances tecnológicos y consumo (y estilo de vida). 

¿En qué pensamos si hablamos de megatendencias sociales y demográficas?

Las nuevas técnicas quirúrgicas, junto a una significativa mejora en la efectividad de los tratamientos farmacológicos para dolencias y enfermedades, han producido que la esperanza de vida haya aumentado considerablemente desde hace décadas. En la actualidad, las personas viven durante muchos más años que a principios del siglo XX y lo hacen con niveles de salud y bienestar, tanto físico como mental, superiores. 

Este incremento del horizonte vital de los seres humanos implica un irrefrenable envejecimiento de la población mundial y, a la vez, constituye el principal vector de transformación dentro de la megatendencia demográfica. Debido al crecimiento del factor longevidad, en los próximos años ganarán peso dentro del panorama económico global todas aquellas empresas dedicadas a la producción y prestación de servicios para la tercera edad: desde la atención sanitaria al cuidado y acompañamiento de los más mayores, pasando por la promoción de sus actividades de ocio, el diseño de productos bancarios y de seguros que den respuesta a sus necesidades concretas, o el fomento de viviendas e instalaciones adaptadas a personas con movilidad limitada. 

Recientemente, a raíz de los nefastos efectos a consecuencia de la crisis por el virus de la COVID-19, se ha comprobado que los valores bursátiles de la esfera correspondiente a salud e innovación sanitaria han sido los primeros en remontar el vuelo después del batacazo generalizado que, sin excepción, han padecido los mercados. Esto, unido a lo anterior, ratifica el potencial a futuro que atesora la tendencia investigación médica, perteneciente a la megatendencia demográfica, y que se ha convertido en uno de los campos temáticos estrella para invertir. 

¿Cuáles son los vectores de transformación de la megatendencia relativa al consumo y estilos de vida?

Quizá pocas parcelas de la vida vayan a sufrir mayor transformación que la concerniente al consumo. De hecho, la sociedad ya vislumbra muchos de estos cambios. Y es que el consumo que realizan las personas hoy en día cada vez resulta más consciente e informado, lo que reinventa por completo el proceso de compra, otorgando gran valor a aspectos como la procedencia de un producto o servicio y la importancia de la ética durante sus fases de creación y elaboración

Además, el comprador evoluciona hacia un perfil que reduce y ahorra en el consumo de aquello que le es prescindible, mientras que aprecia y paga, incluso importes superiores, por los bienes que realmente le aportan.

El estilo de vida que sigue la mayor parte de la sociedad también se verá modificado a lo largo del siglo XXI hacia unos patrones de comportamiento más saludables y proactivos respecto a criterios de prevención. En términos globales, cuestiones como el pragmatismo en gestión del tiempo y el auge de la clase media en China y demás países que vienen registrando un fuerte crecimiento económico de su población adquirirán tremenda relevancia y los activos que sepan aprovechar estas tendencias lograrán rendimientos significativos.

¿Cómo la megatendencia relativa a sostenibilidad incidirá en los hábitos de consumo del mañana?

Nunca ha habido una conciencia ecológica tan desarrollada como la que hoy en día impera sobre el planeta. Además, su fuerza e impacto sobre los hábitos de consumo cotidianos no deja de crecer. En estos momentos, la sostenibilidad resulta imprescindible para la supervivencia de las personas. No hay otro método de detener el uso y abuso de los recursos naturales que la humanidad lleva a cabo, y que ha terminado acelerando los devastadores efectos del cambio climático. Cuidar el medio ambiente, al tiempo que se trabaja en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera y en reciclar los residuos de la actividad humana, son tendencias determinantes para el día de mañana. 

El futuro arranca hoy. Durante las décadas siguientes, no hay duda de que se redoblarán esfuerzos de cara a que el mundo entero evolucione hacia un sistema económico circular, que permita a la sociedad establecer una relación más ética con la naturaleza. Por ello, teletrabajo, movilidad sostenible, ahorro en el consumo de agua y las llamadas ciudades inteligentes o, en inglés, ‘smart cities’ coparán el foco de actuación. 

Llega, por fin, el instante de invertir en iniciativas dirigidas a hacer posible una transición energética que prescinda de los combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas), sustituyendolos por energías alternativas, limpias y verdes, que no contaminen ni dañen los ecosistemas.

¿Por qué invertir en la megatendencia tecnológica?

Otra megatendencia al alza es la que se centra en los avances tecnológicos que simplifican las vidas de las personas y les aportan confort. A este respecto, las tendencias llamadas a capitalizar la transformación que revolucionará la sociedad en un futuro proceden de ámbitos muy disímiles; algunos de los campos más destacados actualmente son biotecnología, nanotecnología y robótica.

Relacionado con la robotización, se halla el Internet o la inteligencia de las cosas, que explora las posibilidades de convertir en más eficientes, rentables y asequibles los aparatos de casa, la oficina y cualquier otro espacio, público o privado. Además de lo ya apuntado, la ciberseguridad es otra tendencia en boga destinada a cambiar por completo las pautas de consumo. Sucede igual con la conocida digitalización de las finanzas y de los servicios bancarios. En definitiva, la megatendencia circunscrita a tecnología incluye gran multitud de vertientes, pero todas ellas idean nuevas maneras de mejorar el mundo de mañana.

Megatendencias: invierte en fondos temáticos de la mano de BBVA

Siempre a tu lado, BBVA pone a tu disposición el mejor asesoramiento integral en mercados bursátiles para que invertir en fondos temáticos. ¿Quieres invertir en fondos de inversión temáticos? Estas son tus opciones y su rentabilidad) te resulte tan sencillo como práctico. A este respecto, el equipo de Quality Funds de BBVA se nutre de un grupo de profesionales de la entidad expertos en activos, que estudia y selecciona para ti los fondos de inversión más atractivos, pertenecientes a las mejores gestoras internacionales; entre ellos, por supuesto, los fondos temáticos más adecuados según tus intereses y objetivos de ahorro. 

Asimismo, si recurres a la herramienta BBVA Invest (link a servicio), especializada en encontrar las mejores oportunidades de inversión, una vez que hayas indicado tus preferencias y expectativas, los expertos de BBVA te informarán acerca de aquellos fondos que ofrezcan una mayor coincidencia. Si así lo prefieres, también puedes ser tú mismo quien localice el producto financiero que te resulte más interesante, haciendo uso del buscador de fondos de inversión habilitado por BBVA. Y, cuando albergues dudas entre distintos fondos, gracias al comparador de fondos de inversión BBVA, obtendrás un análisis confrontado de las características de hasta cuatro fondos al mismo tiempo.