Cómo pagar con tarjeta de crédito

Antes de realizar pagos con una tarjeta de crédito es importante saber lo que conlleva acceder a este tipo de disposición de crédito.

De entre los muchos modelos de financiación que existen, la concesión de crédito a través de tarjetas bancarias se presenta como uno de los más utilizados en la actualidad. Quizá se deba a la rapidez de las operaciones de este tipo. En todo caso, lo cierto es que para saber de primera mano cómo pagar con una tarjeta de crédito, primero deben conocerse todos los detalles al respecto.

En primer lugar, hay que recordar que una tarjeta de crédito necesita estar asociada a una cuenta bancaria. La domiciliación del pago del crédito dispuesto por el banco es un requisito indispensable, ya que el importe dispuesto de la tarjeta de crédito se amortizará contra el saldo de la cuenta donde se domicilien los pagos. Igualmente, el acceso a una tarjeta de crédito tan solo es posible si el cliente que la solicita cumple con los criterios exigidos por del banco. La entidad bancaria establece un perfil de cliente que garantiza la devolución del crédito financiado.

En este sentido, antes de saber cómo pagar con una tarjeta de crédito, es importante tener en cuenta que existen requisitos y obligaciones para acceder a ella. De hecho, este tipo de financiación no está exento de comisiones, aunque estas dependen de la entidad bancaria con que se solicite la tarjeta.

En líneas generales, la forma de pago de todas estas tarjetas de crédito sigue un funcionamiento común. Éste hace referencia a la posibilidad de financiar el pago de tus compras. Se trata, por tanto, de una financiación instantánea que, sin embargo, ha sido pactada previamente con la entidad, y con la que puedes beneficiarte de diferentes formas: programas de puntos, seguros por robo, descuentos, devoluciones fraccionadas, etc.

¿Cómo se paga con las tarjetas de crédito?

El sistema físico de pago con una tarjeta de crédito no conlleva más que el uso de un código PIN con que confirmar las compras. A veces, algunos comercios y clientes también pueden requerir una firma por parte del titular de la tarjeta, la cual está provista de una banda magnética y un chip. Este último resulta fundamental para poder aplicar la tecnología contactless.

Las tarjetas de crédito de última generación están equipadas con el sistema de “pago sin contacto”. Es tan sencillo como acercar la tarjeta al terminal de punto de venta de forma que ni siquiera tendrás que introducir tu PIN de seguridad. Esta tecnología aporta seguridad a tus transacciones, además de hacer los pagos más rápidos y cómodos al no tener que necesitar monedas. 

También podría interesarte