Tipos de combustible para coches

Descubre los distintos carburantes que puede utilizar tu vehículo.

Son muchos los factores que influyen en la elección de un coche. Depende, por ejemplo, del uso que le vayamos a dar, siendo mejor el eléctrico a la hora de moverse por ciudad y el de gasolina (o diésel) si se trata de un viaje largo. También del precio, y de las ofertas que realicen las marcas o los concesionarios, o de la seguridad del vehículo. Pero si hay una característica que determina la compra de un modelo u otro es el tipo de combustible

Hoy en día, lo habitual es que consuman el catalogado como fósil, ya sea gasolina o gasóleo (diésel). También los hay, aunque son menos los casos, que se mueven mediante electricidad (eléctricos) o con una mezcla de ambos “carburantes” (híbridos). En este artículo vamos a profundizar en cada uno de ellos, con el objetivo de conocer los distintos tipos de combustible existentes en el mercado.

Top Calculadora Combustible
¿Quieres saber lo que vas a gastar en gasolina en cada viaje?
Nuestra calculadora de combustible te ayuda a saberlo.

Tipos de combustible: Gasolina

Desde la de 63 octanos (presente en los años 20) hasta hoy, han sido muchos los tipos de combustible existentes, quedando solo los 3 actuales (en función del octanaje):

  • Sin Plomo 95: más limpia que la de 98 octanos, también es más barata (la diferencia suele rondar los 15-20 céntimos) y beneficiosa para el rendimiento del motor, sobre todo en coches de pequeña cilindrada. Es la que usan la mayoría de los modelos.
  • Sin Plomo 98: tratada mejor químicamente, está más refinada, lleva menos azufre y sus aditivos son de mayor calidad. Esto la hace que sea ideal para coches más potentes, a pesar de tener un mayor coste y contar con limitaciones en las grandes ciudades al ser más contaminante.  
  • Bioetanol: de mayor octanaje que las anteriores (105 octanos concretamente), destaca por ser más económica (su precio medio es de 90 céntimos) y por no contar con azufre en su mezcla, además de emitir menos NOx y monóxido de carbono. La utilizan solo los vehículos flexibles, pudiendo generar daños en otro tipo de motores como los de gasolina.

Tipos de combustible: Gasóleo

La mayoría de los vehículos del parqué automovilístico español utilizan este tipo de combustible (los catalogados como diésel). Se pueden distinguir varios tipos:

  • Gasóleo A: su buena calidad, está más refinado y su mezcla cuenta con mejores aditivos, le convierten en el más usado, estando presente en la mayoría de los vehículos de uso diario. Suele contar con una versión ‘premium’ que, siendo similar a la estándar, es capaz de alargar la vida de ciertos componentes del vehículo, como el motor, gracias a los añadidos especiales que incorpora.
  • Gasóleo B: el no estar filtrado, y por su alto contenido en parafina, es apto únicamente para unos vehículos en concreto como, por ejemplo, los catalogados como maquinaria agrícola o las embarcaciones, no pudiéndose usar en motores de coche o moto. De hecho, su uso fuera de estos casos permitidos se considera delito de fraude y está penado.
  • Gasóleo C: es el más barato, fruto de ser el menos refinado y al que menos aditivos se le añaden. Esto hace que se utilice, en la mayoría de los casos, en calderas de calefacción (también por su alto porcentaje de parafina). Usarlo fuera de los permitido, como ocurría con el Gasóleo B, puede acarrear fuertes multas.

Otros tipos de combustible menos comunes

Son pocos todavía los modelos de coche que se mueven con carburantes distintos a los mencionados. Entre las alternativas disponibles destacan los de Gas, en sus distintas modalidades (Hidrógeno, Gas Licuado del Petróleo, Gas Natural Comprimido o Gas Natural Licuado), y los eléctricos

Ambos cuentan con una serie de beneficios, destacando el hecho de que son más limpios, más eficientes y, sobre todo, más cuidadosos con el medio ambiente (o sostenibles). También tienen desventajas como, por ejemplo, su poca autonomía (lo que limita su uso) o la escasa presencia de puntos de recarga, sobre todo el segunda opción.

¿Cómo puedo reconocer el tipo de combustible que necesito?

Desde el 12 de octubre de 2019, las gasolineras cuentan con unas etiquetas en los surtidores que permiten identificar, de forma inequívoca, los distintos tipos de combustible a disposición del cliente. Se diferencian por su forma (circular, cuadrada o romboidal) y por la nomenclatura que incluyen (E5, E10 y E85 para los de gasolina, B7, B10 y XTL para los diesel y H2, CNG, LPG y LNG para los de Gas). Estas pegatinas también pueden encontrarse en los tapones de llenado, en la tapa del depósito y, por último, en el manual de usuario del vehículo.

Calculadora de combustible

Sea cual fuere el carburante que utilice tu coche, puedes calcular la cantidad que vas a gastar en un viaje, o al año, con la calculadora de combustible de BBVA. Para ello, solo tienes que aportar una serie de especificaciones básicas (como, por ejemplo, el tipo de vehículo o de carburante).
Center Calculadora Combustible
Paga 0 € en comisiones por tu cuenta y tu tarjeta
Y ahorra también en combustible con nuestro Pack Repsol de Cuenta + Tarjeta

Reduce tu gasto en carburante

Viajar mucho, ya sea por motivos personales o laborales, conlleva un alto gasto en combustible. Desde BBVA queremos ayudarte a reducirlo y, para ello (y solo si eres nuevo cliente), hemos creado el pack Cuenta Online sin Comisiones + Tarjeta Repsol más Visa Débito, el cual puedes contratar en tan solo 10 minutos e incluye:

  • Cuenta Online sin Comisiones, la cual te permite domiciliar tu nómina o cualquiera de tus recibos de forma rápida y sencilla, así como cambiar a BBVA los que ya tuvieses en otro banco (con el Servicio Cambio de Banco). Está exenta de comisiones de administración y mantenimiento de la cuenta.
  • Tarjeta Repsol más Visa Débito, gracias a la cual te podrás ahorrar hasta 7 céntimos por litro en carburantes repostados en Estaciones de Servicio del Grupo Repsol (Repsol, Campsa y Petronor), sin necesidad de haber domiciliado previamente tu nómina o recibos para disfrutar de esta y otras ventajas, como la exención de la cuota anual de emisión y mantenimiento de la tarjeta durante el primer año o de las comisiones por transferencias online dentro del EEE.

Y si ya eres cliente, debes contratar la Tarjeta Repsol más Visa Débito (o Crédito) por separado para disfrutar también de sus descuentos y ventajas.

CTA Calculadora Combustible