Colabora con Cruz Roja en la recaudación de fondos para ayudar a los afectados por la erupción del volcán de La Palma. Más información

Metodología Agile: la adaptación al cambio

En el episodio de hoy vamos a hablar del valor de la metodología Agile que se relaciona con la adaptación, flexibilidad y respuesta al cambio, frente a seguir un plan estricto e inmodificable. 

La adaptación al cambio en la metodología Agile

Como seguro recuerdas, en el artículo sobre el Origen del Agile te indicamos que en 2001 surgió el conocido como manifiesto ágil, el cual contiene 4 valores y 12 principios. Hoy vamos a hablar de uno de ellos: la adaptación al cambio (y cómo nos ajustamos a él cuando las circunstancias así lo requieran, priorizándolo a seguir un plan preestablecido).

Pero antes de desgranar el significado de este valor es necesario que conozcas otro término: el de entornos VUCA.

¿Qué son los entornos VUCA?

VUCA es el acrónimo en inglés de Volátil - Incierto (Uncertain) - Complejo - Ambiguo. Y es que nuestro entorno es cada vez más VUCA, y la adaptación al mismo es la mejor herramienta que tenemos para afrontarlo.
Adaptarnos al cambio no significa que no tengas un plan. Por supuesto, es necesario planificar y conocer las tareas que tenemos que acometer, así como ajustarlas a un periodo de tiempo y comprometerse a realizarlas. Pero, si las cosas cambian, es imprescindible tener la mente abierta y lo suficientemente flexible como para poder tener capacidad de maniobra y ajuste.
Conclusión

Tener un plan es lo adecuado y ser flexible a las circunstancias es lo correcto.

¿Y si no hay una buena adaptación al cambio?

En los valores y principios del manifiesto Agile subyace la idea de que el mundo está cambiando constantemente y, además, de forma muy rápida.

Aquí te ofrecemos ejemplos de empresas referentes en su época. Piensa si te suenan de algo.

Ejemplos

Por si no lo sabes, Kodak inventó la máquina de fotos digital. Paradojas de la vida, no supo aprovechar su propio invento y acabó en bancarrota.
La mayor franquicia mundial no supo ver la irrupción de Internet, y la posibilidad de distribuir películas “en remoto” a distancia, algo que hoy nos parece normal.
Esta compañía estaba en la vanguardia, ¿dónde está ahora?

Si te das cuenta, son ejemplos de empresas que:

- O bien ya no existen.

- O no han sido capaces de adaptarse a los cambios.

- O no están en el mercado con la presencia / importancia que tenían hace años; al parecer hubo un competidor que sí se adaptó en el momento oportuno a las circunstancias concretas del panorama económico y social de su época.

Adaptación al cambio en las empresas

Hoy en día, la adaptación al cambio es un indicador de liderazgo profesional y personal de gran relevancia para las áreas relacionadas con la gestión del talento de las personas. Esta competencia aporta versatilidad en el comportamiento y modifica la propia conducta con el fin de alcanzar objetivos o solucionar problemas.

También es necesaria en los proyectos que quieran tener éxito, los cuales deben estar preparados para adaptarse al cambio al que se ven sometidos. Elegir el camino de la rigidez no es una opción si quieres tener una estrategia competitiva en el mercado.

¿Cómo es posible conseguir esta adaptación al cambio sin perder valor?

Existen 3 formas:

- Rígida: es decir, sin adaptarte. Se trata de seguir estrictamente el plan preestablecido sin escuchar ni al entorno en el que te encuentras, ni a tu cliente, por lo que ofreces un producto o servicio que no se ajusta a lo que tu cliente necesita.

- Laxa: es decir, aceptando sin cuestionar todo lo que el cliente te pide. Ten en cuenta que tienes un expertise y un conocimiento en la materia que el cliente a lo mejor no posee y que podrías ayudarle y aconsejarle. Si aceptas todo, es posible que el resultado final no sea el óptimo.  

- Adaptativa: es decir, siguiendo un plan y, a la vez, siendo flexible a las necesidades del cliente, escuchándole de forma activa y negociando las posibles soluciones al reto al que te estás enfrentando. 

Conclusión

Como te hemos comentado, es necesario tener un plan que sea susceptible de ser modificado para poder adaptarte al entorno VUCA en el que nos encontramos y a las necesidades del cliente. Estar abiertos al cambio en caso de que tu cliente te pida algo diferente a lo previsto inicialmente o por si las circunstancias cambian, es la clave.

La adaptación al cambio se convierte claramente en una ventaja competitiva puesto que te permite ofrecer algo que nadie en el mercado es capaz de dar: valor / diferenciación.

Hasta aquí este artículo, en el que hemos querido compartir la importancia de la adaptación al cambio. Y como siempre decimos los Agile Coaches de la Disciplina Agile España: "todas y todos somos parte del cambio".

Adelaida Abruñedo, Agile Coach de la disciplina Agile España, en BBVA

Aprendizaje Agile

- La adaptación al cambio debe estar por encima de seguir un plan estricto e inmodificable. 

- Esto no significa que no debamos tener un plan, pero este debe ser flexible y poder ajustarse.

- Existen 3 formas de adaptarse al cambio sin perder valor: una más rígida, otra más flexible y la adaptativa (punto medio entre las dos anteriores).

- La adaptación al cambio puede ser una ventaja competitiva, al permitirte ofrecer ese valor diferenciador que otros quizás no tengan.

También puede interesarte