sostenibilidad

¿Cómo guardar la energía de un panel solar?

Descubre la forma en la que se almacena el “excedente” que se genera con las placas solares.

Es posible que, con el paso del tiempo, la cantidad de energía que generan los paneles solares instalados en la vivienda, haciéndola autosuficiente, sea mayor que la consumida en ella

Una de las medidas a tomar, si esto ocurre, es almacenarla (para utilizarla en las épocas de menor producción). En este artículo, y con el máximo detalle, vamos a explicar las opciones de almacenamiento que existen y cómo guardar la energía de un panel solar en cada una de ellas. ¡Sigue leyendo!

¿Sabes lo que puedes ahorrar en tu factura de la luz si instalas paneles solares?
Descubre tu oferta personalizada, según tu vivienda, y calcula tu ahorro.

¿Cómo se puede guardar la energía de un panel solar?

Lo habitual es guardar la energía de un panel solar en baterías (solares). Son “dispositivos” que la acumulan y la mantienen en su haber, quedando disponible para su posterior consumo (garantizan que, en los momentos de menor producción de energía, también se dispondrá de suministro). Estas pueden ser físicas o virtuales:

Tipos de baterías solares van a guardar la energía de un panel solar: baterías físicas

Si se opta por guardar la energía de un panel solar en baterías solares físicas, son 4 los tipos que existen:

  • Baterías de litio: su demanda es alta, por su escaso mantenimiento y su gran durabilidad (se estima que, de media, superan los 20 años). Eso sí, es la tipología de batería solar que tiene el precio más elevado. Se pueden utilizar a mayor profundidad de descarga y disponer de un mayor número de ciclos de carga, lo que hace que, como hemos indicado, sean las recomendadas, en especial, en viviendas.
  • Baterías estacionarias: a diferencia de las anteriores, si requieren de mantenimiento y su vida útil (que, normalmente, alcanzan los 20 años). En lo relativo al coste, es inferior al que tienen las baterías de litio y superior a las ‘monoblock’. Se caracterizan por contar con mayor una capacidad de almacenamiento y por necesitar una carga constante (lo que hace que, generalmente, se vinculen a reguladores de carga). Son las recomendadas en instalaciones de medio y alto consumo. 
  • Baterías monoblock: son las que necesitan un mayor mantenimiento y, en lo relativo a su duración, no llegan a superar los 10 años. Eso hace que, en lo que se refiere al precio, sean las más económicas. Se caracteriza por contar con un menor número de ciclos de descarga. Se recomienda en instalaciones de bajo consumo.
  • Baterías AGM: como las de litio, no requieren de mantenimiento. Eso sí, su duración se asemeja más a las ‘monoblock’ (entre 5 y 10 años). Se caracterizan por su versatilidad. Se recomiendan en pequeñas instalaciones (autocaravanas, por ejemplo). 

Tipos de baterías solares van a guardar la energía de un panel solar: baterías virtuales

De igual modo, se puede guardar la energía de un panel solar en una batería virtual, que es un “acuerdo financiero” entre la empresa energética y el propietario de las placas, que permite a este último el almacenamiento de los excedentes de energía, que no ha podido compensar en su factura, en una “hucha virtual”.

A la energía que se “guarda” se le atribuye, previamente, un valor económico, que se restará de la factura de la luz cuando los paneles solares no generen la suficiente energía para abastecer la vivienda (o local) y se tenga, por tanto, que utilizar la red eléctrica. De hecho, y en algunas comercializadoras, se puede llegar a 0 la factura con este tipo de baterías virtuales.

¿Cómo funcionan las baterías que guardan la energía de un panel solar?

En primer lugar, el panel solar va a “captar” la radiación solar (los rayos que proceden del sol) para, a continuación, transformarlos en corriente continua. Lo siguiente es “convertir” esa corriente continua en alterna (bien en las placas o a través de ‘inversores’). Hecho esto, llega el momento de, si hay “excedente”, almacenarlo en las baterías solares

Este tipo de baterías, gracias a que se componen de un polo positivo y otro negativo, y disponen de electrolitos (que hacen posible el flujo de corriente eléctrica en la parte externa de la propia batería), pueden “guardar” el excedente de energía, que se suministrará en los momentos en que la producción no “cubra” las necesidades.

¿Cuál es el precio de las baterías solares que guardan la energía de un panel solar?

El coste que tienen las baterías que ayudan a guardar la energía que se genera en un panel solar es variable y lo definen 3 parámetros:

  • El modelo (monoblock, AGM, estacionaria o de litio).
  • La capacidad.
  • El fabricante de la instalación de baterías, en el ámbito residencial (en el mundo de Pymes y Empresas no suelen incluirse), puede representar un incremento del coste de la instalación del hasta el 50% (según la potencia que se desea almacenar, siendo el valor más habitual en torno a un 35%).

BBVA te facilita la instalación de paneles solares

Abonar el precio de los paneles solares, y de su instalación, es una inversión a largo plazo. Se estima que, de media, el ahorro energético que se genera, gracias a ellas, llega hasta el 70%, lo que implica un descenso considerable en la factura de la luz. 

Si, visto esto, te interesa la instalación de placas solares en tu vivienda, para reducir el consumo (y rebajar el importe del recibo de la luz), BBVA pone a tu disposición un simulador para ayudarte a estimar el número de placas que necesitas, según tu tejado y calcular el coste de la instalación, con empresas líderes en el sector.

Además, si necesitas ayuda para poder afrontar el pago, te ofrecemos financiación con condiciones especiales.

Por su parte, estas empresas harán un estudio personalizado de tu vivienda, además de encargarse de la instalación de tus paneles solares, la tramitación de licencias, autorizaciones y el registro legal de la instalación. 

Todo con un único objetivo: que no tengas que preocuparte de nada. ¿Quieres saber más sobre él? Entra en bbva.es o la app de BBVA e infórmate.