¿Cómo podemos ayudar al desarrollo sostenible con nuestras inversiones?

Invierte en cuestiones medioambientales y sociales.

El desarrollo sostenible es la capacidad que tiene una sociedad para satisfacer sus necesidades básicas sin comprometer los recursos ni el ecosistema de las futuras generaciones. Un concepto con una meta por la que se trabaja desde hace muchos años y que, desde 2015, se sustenta en 17 pilares (conocidos como Objetivos de Desarrollo Sostenible) cuyo cumplimiento hace necesaria una fuerte inversión económica. Por suerte, la sostenibilidad está cada vez más arraigada en la sociedad, hecho que demuestra el aumento en las inversiones sostenibles en los últimos años. Y es que cada vez son más los que invierten su dinero para que este genere un impacto positivo tanto en materia medioambiental como social.

En el primer caso, hablamos de invertir, en mayor medida, en la lucha contra el cambio climático, lo que significa apostar por el uso de energías renovables o por un mejor cuidado de las zonas verdes, por poner dos ejemplos. En el segundo, destinamos nuestro dinero a luchar contra la desigualdad social (a todos los niveles) y, también, en impulsar la inclusión de las personas. Es cierto que, como cualquier inversión, se busca también un retorno económico. Sin embargo, no es el único motor de la misma.

¿A qué inversiones de desarrollo sostenible puedo optar?

El aumento en inversiones sostenibles que hemos comentado ha generado una mayor oferta. Hoy en día, podemos invertir en:

  • Fondos de inversión clasificados como ISR (Inversión Socialmente Responsable) o ASG (que responden a  criterios Ambientales, Sociales y de Gobierno Corporativo): son aquellos productos que tienen en cuenta los factores financieros habituales, como son la rentabilidad o el riesgo, pero además incluyen criterios de tipo social, medioambiental o cívico..
  • Títulos de empresas que dediquen sus esfuerzos a crear un planeta más sostenible y una mejor vida para los que lo habitan. Eso no exime de realizar también un análisis financiero de las mismas para comprobar si, además de ser cuidadosas tanto en lo medioambiental como en lo social, ofrecen también el grado de rentabilidad económica deseado. 
  • Bonos verdes y sociales: son títulos de crédito emitidos por instituciones públicas o privadas bajo el compromiso de invertir en un proyecto verde y sostenible.

También podemos invertir a través de ETF o productos indexados en índices bursátiles sostenibles, como el Dow Jones Sustainability World Index o el FTSE4 Good Global 100 Index (los más valorados del mercado). Estos índices incluyen a las compañías más grandes en términos de capitalización bursátil, responsabilidad social y ambiental. 

Cómo invertir en estas finanzas

Realizar inversiones enfocadas a apoyar un desarrollo sostenible no difiere mucho de hacerlo en propuestas más tradicionales. Debes elegir el producto que mejor se adapte a tus necesidades y valores, para lo que recomendamos tener bien claro, además del horizonte temporal, el reto medioambiental y/o social que deseas apoyar, y luego comprobar qué empresas cumplen dichos criterios. En lo que se refiere a la rentabilidad, esta dependerá del riesgo que estés dispuesto a asumir, siendo directamente proporcional un factor con respecto al otro.

BBVA y las inversiones de desarrollo sostenible

Como ocurre con las inversiones tradicionales, es bueno pedir ayuda a un asesor financiero, que te mostrará y te informará de cuáles son las mejores opciones. En BBVA ofrecemos fondos gestionados con criterios de inversión socialmente responsable (ISR), como  BBVA Bolsa Desarrollo Sostenible o BBVA Futuro Sostenible.

¿Quieres saber más sobre Sostenibilidad?

Descúbre todo nuestro contenido en la app de de BBVA