Seguro para gatos, todo lo que debes saber

Protege a los más curiosos de la familia.

Un seguro para gatos es una póliza que te permite asegurar a tu animal en relación a los daños que pueda causar en tu hogar o a otras personas, y que también puede contemplar los gastos imprevistos que puedan surgir en el día a día de la vida normal de tu mascota. En este artículo te explicamos en qué consiste este tipo de seguros y cómo contratarlo.

En general, la mayoría de los seguros para gatos cubren tanto los costes derivados de indemnizaciones a terceros como todos o parte de sus gastos médicos y otros aspectos relacionados con el cuidado del animal. Si bien los gatos son animales independientes que normalmente no tienen actitudes violentas para con sus dueños u otros humanos, debido a su particular naturaleza curiosa pueden llegar a generar destrozos en el propio hogar o en la propiedad de terceras personas. Por este motivo, es una buena idea contar con un respaldo que proteja de la responsabilidad civil ante las eventuales travesuras del felino y, al mismo tiempo, para cubrir los gastos derivados de las posibles enfermedades del animal.

La responsabilidad civil y los gastos derivados del comportamiento de las mascotas

Aunque los gatos no están considerados como mascotas peligrosas y su comportamiento no suele ser agresivo, la curiosidad y territorialidad de estas mascotas puede ocasionar accidentes. En el caso de daños a la propiedad privada de terceros, estos pueden desembocar incluso en un conflicto judicial con los consiguientes costes legales. También hay que tener en cuenta que los gatos pueden transmitir infecciones a las personas, y que estas enfermedades pueden igualmente considerarse como daños a terceros. Los seguros más completos para gatos incluyen una cobertura por los daños materiales o personales que las mascotas puedan ocasionar a otras personas, y también los derivados de los procesos legales que pudieran derivarse de estos daños. Este tipo de seguros suelen ofrecer también un servicio de asesoramiento legal gratuito para estos casos.

Gastos veterinarios

Uno de los factores que más tienen en cuenta los propietarios de mascotas a la hora de contratar un seguro, es la cobertura veterinaria del mismo. Los gastos veterinarios, especialmente en el caso de enfermedades graves que requieran hospitalización del animal, pueden suponer un desembolso imprevisto importante. Por este motivo, disponer de un seguro veterinario que se haga cargo de todos o parte de estos gastos es una opción que da tranquilidad a los dueños, que de esta manera garantizan que su mascota favorita pueda disponer siempre de la mejor atención en caso de enfermedad.

A la hora de decidir si es conveniente la contratación de un seguro veterinario para gatos, es necesario tener en cuenta varios factores. Por un lado, hay que evaluar las características del animal y el estado físico en que se encuentra —vacunas, edad, alimentación, etc—. En este sentido, hay que decir que las aseguradoras suelen exigir un examen previo del animal y pueden excluir total o parcialmente la cobertura médica, de manera que no incluya los gastos derivados de enfermedades previas a la contratación del seguro, algunas enfermedades congénitas o los gastos médicos de los animales más mayores. También hay que tener en cuenta que los gatos no son animales muy expresivos, y que a veces pueden padecer una enfermedad en silencio durante mucho tiempo, lo que siempre derivará en mayores gastos veterinarios una vez que esta sea detectada. Además, los gatos también presentan en la edad avanzada una serie de enfermedades típicas que requieren tratamiento, por lo que contratar un seguro veterinario cuando la mascota aún es joven puede ser una buena idea.

En general, la mayoría de los seguros para gatos incluyen cobertura veterinaria en clínicas contratadas por la aseguradora, y la totalidad o parte de los gastos relacionados con el tratamiento del animal. Muchos cuentan también con un servicio telefónico de atención veterinaria que ofrece consejos en caso de enfermedad y asesoramiento sobre el cuidado del animal.

Otros aspectos que cubren los seguros para gatos

Además de los gastos derivados de los daños a terceros y de los cuidados médicos que pueda necesitar la mascota, muchos seguros ofrecen también cobertura para otros casos derivados de los cuidados del animal, como los de los trámites vinculados a la obtención de certificados en caso de extravío o muerte, indemnizaciones por robo o accidente, o compensaciones económicas para contribuir a la búsqueda de la mascota en caso de extravío.

Ya sea para acoger un recién llegado a tu hogar o para cuidar a un compañero de larga estancia en tu casa, contratar un seguro te dará tranquilidad y te permitirá saber qué puedes ofrecerle a tu gato los mejores cuidados.

También podría interesarte