Conceptos retributivos y no retributivos de una nómina

Te ayudamos a entender las partidas de tu nómina para que puedas gestionar adecuadamente tus ingresos.
La nómina y el contrato son los documentos principales que vinculan a trabajadores y empresas. Una nómina refleja la retribución que percibe cada empleado por el servicio prestado a una compañía así como la cantidad de dinero que se debe deducir con base a distintas contingencias. Para evitar irregularidades y anticipar posibles cambios en cualquier partida, es importante saber interpretar los conceptos retributivos (y no retributivos) de una nómina. En este artículo te contamos en qué consiste cada uno de ellos.

¿Qué conceptos tiene una nómina?

Antes de adentrarnos en los conceptos retributivos (y no retributivos) de una nómina, hemos de explicar que existen datos comunes a todas las nóminas relacionados con la información personal del trabajador y de la empresa. Junto al número de la Seguridad Social, identificación fiscal o dirección, de este apartado se extraen otros puntos de interés a la hora de comprender los conceptos que se incluyen en una nómina. 

Por ejemplo, la fecha de antigüedad influye en los derechos como empleado y obligaciones para con la empresa, como sucede con el monto a percibir en caso de despido o baja laboral. Asimismo, es posible que se anule la fecha de antigüedad en caso de darse alguno de los escenarios anteriores, lo que implicaría volver a contabilizarla desde cero en el caso de una reincorporación al trabajo. 

Otro aspecto útil es el grupo de cotización al que pertenece cada trabajador, el cual viene determinado por la actividad realizada dentro de la empresa, y que establece el salario mínimo, las cotizaciones a la Seguridad Social, y por tanto, las pensiones por incapacidad o las prestaciones por desempleo.

¿Cómo se mide el salario bruto?

El salario bruto, o el dinero a recibir antes de aplicar las deducciones, se obtiene a partir de la suma de varios devengos (la mayoría corresponderían a esos conceptos retributivos de una nómina previamente mencionados). Estos se componen principalmente de: 

  • Salario base: cantidad definida por la categoría profesional del trabajador y que muchas empresas fijan de acuerdo con el Convenio Colectivo (o el Salario Mínimo Interprofesional). Es importante consultar el Convenio con regularidad a fin de poder comprobar que se está recibiendo el salario estipulado. Por ejemplo, si el empresario decide distribuir el salario en más de doce pagas, estas deberán ir prorrateadas mensualmente y figurar en la nómina a continuación de la base de liquidación. 
  • Otros devengos: corresponden a mejoras y complementos salariales basados en el rendimiento del trabajador, habilidades especiales o simplemente derivadas de una negociación con su supervisor. También se contabilizan aquí las horas extraordinarias realizadas fuera del horario laboral, bien de manera voluntaria u obligatoria.

A su vez, un trabajador puede percibir devengos no salariales como dietas, complementos de transporte o indemnizaciones por traslado o despido. Dichos ingresos están exentos de IRPF y no cotizan a la Seguridad Social.

¿Qué conceptos componen las deducciones?

En España, al total devengado deben aplicarse deducciones por Seguridad Social e IRPF

  • Seguridad Social, las cuales se dividen, a su vez, en varios grupos: 
    • Contingencias comunes o aquellas situaciones en las que un trabajador no puede desempeñar sus funciones (enfermedad, accidente, jubilación, maternidad, entre otras). Esta primera retención aplica el 4,70 % sobre la base de cotización de contingencias comunes, la cual varía según el sector laboral al que se pertenezca. 
    • Deducción por desempleo, aplicándose un 1,55 % sobre la base de cotización de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales si el contrato es indefinido, en prácticas, de relevo, de interinidad o con un discapacitado, o un 1,60% si el contrato es de duración determinada.
    • Deducciones por Formación Profesional, las cuales suponen un 0,1%, sobre la base de cotización de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.
  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) o pago a Hacienda que la empresa hace por adelantado en representación del trabajador. Cada trabajador está sujeto a una retención distinta dependiendo del tipo de contrato y de su situación personal. Aquí se tienen en cuenta elementos como el estado civil, si la persona tiene hijos o ascendientes a su cargo o si cuenta con alguna discapacidad. Al IRPF pueden sumarse deducciones asociadas a embargos, entre los que se incluyen Hacienda o multas de tráfico, así como anticipos.

Al resultado tras aplicar las deducciones al salario bruto se conoce como salario líquido o neto, y refleja la cantidad exacta que recibe cada trabajador por sus servicios.

Beneficios de entender los conceptos de una nómina

Saber entender los conceptos retributivos y no retributivos, así como el resto de parámetros que definen una nómina, facilita a los trabajadores una percepción más real de sus ingresos. Además, contribuye a prevenir o resolver inconvenientes ligados a cantidades que no se corresponden con lo estimado o retenciones que no son las adecuadas las cuales, a la larga, pueden desencadenar situaciones de conflicto con la empresa. 

Al mismo tiempo, un empleado que conoce al detalle los conceptos incluidos en la nómina, como la categoría profesional, podrá buscar información relacionada con regulaciones que puedan afectar a su situación, y por tanto, al salario que debe recibir. Además, entender una nómina facilita al trabajador una mejor gestión de sus ingresos con respecto a los gastos fijos de cada mes.

NIVEL DE RIESGO
1/6

Este número es indicativo del riesgo del producto, siendo 1 / 6 indicativo de menor riesgo y 6 / 6 de mayor riesgo.

BBVA está adherido al Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito de España. La cantidad máxima garantizada es de 100.000€ por la totalidad de depósitos constituidos en BBVA por persona.

Trae tu nómina a BBVA

Ahora que entiendes cada uno de los conceptos que componen tu nómina, es el momento de que sepas que te ofrecemos condiciones ventajosas para ingresarla con la Cuenta Nómina Va Contigo en BBVA, la cual no tiene comisiones de administración y mantenimiento de la cuenta, ni de emisión y mantenimiento de la tarjeta de cada titular, solo por cumplir una de estas condiciones (TIN 0%; TAE 0%): domiciliar tu nómina superior a 800 €, pensión o desempleo a partir de 300 € o tener ingresos trimestrales de mínimo 2.500 €. También está libre de comisiones la retirada de efectivo a débito en más de 6.000 cajeros automáticos en toda España y las transferencias online realizadas en la EEE. Además tendrás a tu disposición un gestor personal para cualquier consulta. 

En caso de no cumplir condiciones: TAE: -3,31 % para un supuesto de saldo diario de 3.000 € constantes durante un año. 

Si deseas traerla a BBVA desde otra entidad de forma fácil y rápida, ponemos a tu disposición nuestro Servicio Cambio de Banco (al que puedes acceder desde bbva.es o desde la app de BBVA), el cual se encarga de llevar a cabo todo el proceso de forma cómoda, rápida y sin ningún coste para ti. Entra en bbva.es e infórmate.