sostenibilidad

¿En qué consiste la instalación de aerotermia?

Te explicamos todo lo que tienes que tener en cuenta antes de adquirir este sistema de calefacción y refrigeración sostenible.

Recurrir a la instalación de un sistema de aerotermia es, hoy en día, una decisión que se toma, cada vez más, para refrigerar o calentar una vivienda. 

Sin embargo, y dado lo novedoso del sistema, es habitual que surjan algunas dudas sobre lo que es, en sí, el sistema de aerotermia o, también, respecto a la forma de instalarlo (y el lugar en el que hacerlo) o su precio. En este artículo, y con detalle, vamos a dar respuestas a estas incógnitas, para que, en el caso de que se esté interesado en instalarlo, se tenga toda la información necesaria para hacerlo. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es una instalación de aerotermia?

Una instalación de aerotermia es aquella que utiliza la energía que se almacena en el aire. 

Comienza, el proceso, con el refrigerante en estado líquido a muy baja temperatura, el cual pasa por una unidad llamada ‘evaporador’ (situada en el exterior de la vivienda) en la que absorbe el calor del aire y cambia de estado (transformándose en gas). Este gas se “traslada” al compresor, donde se eleva su presión y su temperatura (mediante energía eléctrica). A su vez, y ya en el interior de la vivienda, el calor de ese gas se transfiere al medio (como, por ejemplo, al agua caliente sanitaria o a la calefacción) mediante la unidad interior o condensador. En este proceso, el gas refrigerante cede su energía y vuelve al estado inicial (líquido).

Y si, por el contrario, lo que se quiere es enfriar la vivienda, el proceso es el opuesto al anterior, es decir, se revierte el funcionamiento de la bomba de calor (lo que conlleva, primero, la extracción del calor que hay en el inmueble (a través del circuito de calefacción) y, segundo, su expulsión al exterior (desde el circuito refrigerante).

Y ahora que sabemos lo que es, y antes de profundizar en la instalación de un sistema de aerotermia, nos detendremos en los componentes que se necesitan:

¿Cuáles son los componentes de una instalación de aerotermia?

La instalación del sistema de aerotermia en una vivienda (unifamiliar o no) o en un piso se caracteriza por incluir una serie de componentes (necesarios para su funcionamiento). Estos son:

  • Bomba de calor: como se ha indicado con anterioridad, este elemento es clave en la instalación de un sistema de aerotermia. Es el encargado de extraer el calor del aire exterior y transferirlo al interior del edificio o, si el proceso es el inverso, para refrigerar la finca. Se encuentra en la unidad exterior.
  • Unidad exterior: como su nombre indica, se sitúa en el exterior del edificio y se encarga de captar el aire (que hay fuera de la vivienda). Incluye un ventilador para aspirar el aire y un intercambiador de calor para transferir la energía. Su tamaño y aspecto es similar a los aparatos de aire acondicionado y tiene que ser colocado en el exterior de la vivienda, por ejemplo, en un balcón, en la fachada de la vivienda o, incluso, en la azotea del inmueble. 
  • Unidad interior: como su nombre indica, se encuentra en el interior del edificio y se conecta a los radiadores, suelo radiante o fancoils, dependiendo del sistema de calefacción de la finca, para almacenar y distribuir el calor o el agua que previamente ha captado la unidad exterior. Este componente tiene un aspecto y tamaño similar a un frigorífico y se coloca en el interior de la vivienda. 
  • Sistema de distribución: es un sistema de tuberías o conductos que transporta el aire caliente hasta los diferentes puntos de consumo del edificio (a través de, entre otros, fancoils, suelo radiante o radiadores).
  • Controlador: es un programa que regula la temperatura deseada dentro del interior del edificio (colocándose, precisamente, en él).

¿Qué otros factores influyen en la instalación de aerotermia?

Hay que tener en cuenta también, para la instalación de un sistema de aerotermia en una vivienda o piso, la necesidad de espacio (tanto en el interior del edificio, para la unidad exterior, como en el interior del inmueble, para colocar la unidad exterior y el controlador). 

Además, para la instalación de un sistema de aerotermia, hay que valorar si la vivienda (unifamiliar o no) dispone de una infraestructura previa de distribución de calefacción: 

  • Si existe un sistema de radiadores, fancoils o suelo radiante, la unidad interior se puede conectar para ser aprovechada de nuevo. 
  • Si no existe un sistema de distribución se tendrá que instalar uno nuevo para que la calefacción, el aire refrigerado o el agua sanitaria llegue a todos los rincones del edificio.

¿Qué tipos de instalación de aerotermia existen?

A la hora de elegir un tipo de instalación de aerotermia u otra, se tiene que conocer, primeramente, la demanda a satisfacer:

Para calentar la vivienda

Se pueden instalar 3 los tipos de sistemas de aerotermia:

  • Distribución por suelo radiante: el calor generado por la aerotermia se distribuye a través de tuberías instaladas en el suelo de la casa, irradiándose de manera uniforme desde el suelo hacia arriba y proporcionando, así, una calefacción confortable y eficiente.
  • Distribución por radiadores: el calor que genera la aerotermia “alimenta” los radiadores de agua caliente en una casa. Estos la dispersan el calor de manera efectiva y son una opción común en muchas instalaciones de calefacción.
  • Distribución por fancoils: el calor que produce la aerotermia se distribuye, por fancoils, que son unidades interiores que se instalan en las paredes o techos de las habitaciones y que disponen de un ventilador que utilizan para este cometido. Son similares a los sistemas de aire acondicionado central, utilizados para calefacción, pero en este caso el líquido que se utiliza para conectar el sistema de distribución con la unidad exterior es el agua, lo que permite al sistema de aerotermia funcionar sin emitir gases nocivos.

Para refrigerar la vivienda

También son 3 los tipos de sistemas de aerotermia a instalar:

  • Distribución por fancoils: los fancoils, además de calentar la vivienda, también ayudan a enfriarla. Se puede optar por un esquema de instalación de fancoils en las habitaciones que se quieren enfriar y conectarlos a un sistema de aerotermia. Cuando se necesite refrigerar la vivienda, el sistema de aerotermia proporcionará aire frío a través de los propios fancoils.
  • Distribución por conductos de aire: si se dispone de un sistema de aerotermia por conductos de aire, puede utilizarse para distribuir aire frío en toda la vivienda durante los meses de calor. Este método es similar a la distribución de aire caliente, pero con la inversión de la bomba de calor para proporcionar aire acondicionado.
  • Distribución por suelo radiante: el sistema de aerotermia puede enfriar una vivienda, haciendo circular agua fría por el suelo radiante (lo que va a generar un ambiente frío en ella). 

¿Dónde se puede realizar una instalación de aerotermia?

Una de las grandes ventajas de los sistemas de aerotermia es que son muy versátiles, pudiéndose instalar en viviendas unifamiliares, en pisos, en un edificio con varias viviendas o, incluso, en locales comerciales, siempre y cuando el sistema de aerotermia elegido sea capaz de generar la suficiente energía para cubrir toda la demanda del inmueble en cuestión y haya espacio para colocar los componentes que requiere la propia instalación del sistema de aerotermia.
¿En qué consiste la instalación de aerotermia?

¿Cuánto cuesta un sistema de aerotermia?

No se puede fijar un precio a la instalación de un sistema de aerotermia, al depender de varios factores, pero sí afirmar que, en la mayoría de los casos, va a superar el coste de otros sistemas de calefacción tradicional de gas y gasoil (debido a su complejidad). Por ejemplo, en el cambio del equipo: el de aerotermia puede suponer, aproximadamente, hasta 4 veces más que el coste de la instalación de caldera tradicional, pero hay que tener en cuenta que con la instalación de aerotermia se elimina el coste de gas por eliminar el mismo.

No obstante,  aunque el coste inicial es más alto, es importante tener en cuenta que la vivienda con aerotermia elimina cualquier tipo de coste asociado al gas, que representa el mayor gasto de los insumos energéticos para las viviendas actuales. Esto se traduce en que la inversión en una instalación de aerotermia se puede amortizar en un periodo que oscila entre 4 y 6 años.

Sin embargo, por su eficiencia, es una inversión que se amortiza (a largo plazo), llegándose a ahorrar hasta un 60% en el recibo de la luz y el gas.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de instalar un sistema de aerotermia?

A la hora de instalar un sistema de aerotermia (en una vivienda unifamiliar, en un piso o bloque de pisos o, incluso, en un local comercial) hay que tener en cuenta:

  • Es sostenible (su fuente de energía es el aire del exterior).
  • No emite gases contaminantes ya que el fluido que utiliza es el agua.
  • Es muy versátil (puede servir tanto para calentar el inmueble como para enfriarlo). 
  • La inversión inicial (de la adquisición y la instalación de los componentes del sistema de aerotermia) es mayor que la de otros sistemas de calefacción o refrigeración (aunque a largo plazo se amortiza, gracias a su gran eficiencia energética).
  • Se puede instalar, como se avanza al inicio del apartado, en una vivienda unifamiliar, en un piso (o bloque de pisos) o en un local comercial, siempre y cuando haya espacio disponible para los componentes y se vaya a generar una cantidad de energía que sea suficiente para cubrir la demanda del inmueble.
  • Es adaptable, ya que se puede conectar a los equipos de radiadores ya existentes en la vivienda.