En qué consiste la revisión de una hipoteca

Te explicamos cómo se realiza la revisión de un préstamo hipotecario a tipo variable

La revisión de una hipoteca consiste en actualizar el valor del índice de referencia al que está sujeto un préstamo hipotecario. En España, el índice de referencia al que están referenciadas la mayoría de hipotecas a tipo de interés variable es el euríbor, por lo que la evolución de este índice determina la cuota a la que el cliente tendrá que hacer frente en préstamos hipotecarios a tipo variable.

Estas revisiones son, normalmente, anuales o semestrales (aunque pueden ser, también, trimestrales o mensuales) dependiendo de lo estipulado en la escritura de préstamo hipotecario.

Tras la revisión del tipo de interés de la hipoteca variable, la cuota que tiene que pagar el cliente puede haberse incrementado o reducido, como consecuencia de los cambios en el euríbor. Una subida de los tipos de interés (euríbor) implica un aumento de la cuota a pagar de la hipoteca tras su revisión, mientras que una bajada de los tipos supondrá que se reduzca. Esto no ocurre en los préstamos hipotecarios a tipo fijo, en los que siempre se sabe cuál será exactamente la cantidad a pagar en la cuota.

 

Cálculo de la revisión hipotecaria

Para calcular la nueva cuota tras la revisión, normalmente se utiliza el euríbor hipotecario que publica el Banco de España y, dependiendo de la entidad bancaria, este puede ser el del mes anterior al de la revisión o incluso el de los dos o tres meses anteriores en función de lo pactado en la escritura de préstamo hipotecario.

Así, en el cálculo de la nueva cuota intervienen cinco elementos: el valor del índice de referencia (habitualmente es el euríbor), el diferencial pactado, la cantidad que nos queda por devolver, los años que restan para la finalización del préstamo hipotecario y la periodicidad de liquidación.

Para la revisión de la hipoteca no es necesario que acudamos a nuestra entidad bancaria, esta revisará por nosotros la nueva cantidad a pagar. Sin embargo, si queremos calcular nosotros mismos qué cuota mensual tendremos tras la próxima revisión, siempre podemos utilizar una de las calculadoras de hipotecas que se nos ofrecen.

También podría interesarte