Subrogación

Una subrogación de una hipoteca (préstamo hipotecario) es un tipo de novación, es decir, un acuerdo por el que se modifican las condiciones del contrato de préstamo con el fin de sustituir la persona o entidad (subrogación personal o subjetiva), o la cosa objeto del contrato (subrogación real u objetiva). Mientras que las subrogaciones objetivas (sustituir el bien hipotecado) son muy escasas, las subrogaciones subjetivas tienen mayor utilidad práctica, distinguiéndose dos tipos:

  • La subrogación de deudor o entre particulares, que supone un cambio de titular deudor del préstamo hipotecario. Este tipo de subrogaciones es habitual cuando una persona compra una vivienda que ya está hipotecada. El Banco realizará un estudio de riesgos para admitir o denegar la solicitud de subrogación del nuevo deudor.
  • La subrogación de acreedor o entre entidades, que supone el cambio de banco por decisión del cliente deudor del préstamo. Consiste básicamente en alcanzar un acuerdo con el banco para cambiar el préstamo hipotecario a otro banco que puede ofrecer mejores condiciones de algún tipo, como beneficios en la modificación en las condiciones de la operación, en el plazo de amortización, etc.

También podría interesarte

  • Sin comisiones ni condiciones para disfrutar de estas ventajas.
    • 0 € por administración y mantenimiento de la cuenta.
    • 0 € de cuota anual de tarjeta de débito.
    • Y por supuesto, sin necesidad de domiciliar tu nómina o recibos.

    Solo para nuevos clientes.

    Sin papeleos ni desplazamientos. Más de 500.000 clientes ya disfrutan esta cuenta.

     

  • Si eres estudiante o estás en la Universidad
    • 0€ Sin comisiones por administrar o mantener la Cuenta    
    • 0€ Sin comisiones por emitir o mantener la Tarjeta de débito 
    • 6.000 cajeros para retirar efectivo (o sea, sacar dinero) gratis

    Carné Estudiante Internacional ISIC gratis durante 1 año con miles de descuentos en 135 países (solo para nuevos clientes).