Amortizar cuota o plazo de una hipoteca

Amortizar cuota o plazo de una hipoteca
Cuando se tiene un dinero ahorrado y a su vez se paga todos los meses la cuota de un préstamo hipotecario (hipoteca), se tiene el dilema de aprovechar ese ahorro para amortizar parcialmente la hipoteca, es decir, utilizar el dinero ahorrado para cancelar parte de la deuda con el banco.
¿Hipoteca fija o hipoteca variable?
Haz tu estudio personalizado en nuestro simulador de Hipotecas BBVA
Mediante la aportación extraordinaria de dinero a la hipoteca (además del aportado en cada cuota mensual), se puede reducir el plazo de amortización o la cuota mensual que se abona de la misma. A continuación se analizan las ventajas e inconvenientes de amortizar cuota o plazo.

Reducir cuota o plazo

Al reducir el importe de la cuota, los pagos mensuales se afrontarán de manera más desahogada. A su vez, al amortizar parte del préstamo, se reducirán los intereses totales a pagar a lo largo del préstamo. Por otro lado, el plazo de devolución del préstamo no se modificará.

Al reducir el plazo se reducen el número de cuotas a pagar del crédito y, además, se asegura una mayor rentabilidad pagando menos intereses que si se redujese la cuota. Como inconveniente, la cuota mensual no se reduce y se sigue pagando la misma cantidad durante toda la vida del préstamo.

¿Necesitas una hipoteca?
Utiliza nuestro simulador de hipotecas BBVA y haz tu estudio personalizado

Cuando se disminuye la cuota se consigue tener una cuota mensual menor durante el resto del préstamo, con el beneficio de poder afrontar las siguientes cuotas de una manera más cómoda.

Si se reduce el plazo, se acabará de pagar antes la hipoteca, pagando menos cuotas en total y reduciendo el pago de intereses, pero se seguirá afrontando una cuota del mismo importe.

También podría interesarte