> 
 > 
Seguro renta vitalicia

Cómo funciona un seguro de renta vitalicia

Te explicamos las características y detalles de este tipo de seguro

Dentro de los productos de ahorro e inversión destinados a mantener el nivel de vida de los trabajadores jubilados se encuentran los denominados seguros de renta vitalicia. Esta modalidad de seguros garantizan que el titular recibirá una renta periódica hasta su fallecimiento. Además, los seguros de renta vitalicia cuentan con unas interesantes ventajas fiscales que repasaremos junto con el funcionamiento de este tipo de instrumentos de ahorro.

Seguro renta vitalicia - BBVA

Cómo funciona un seguro de renta vitalicia

En el momento de la contratación de un seguro de renta vitalicia se establece el pago de una única aportación de capital (prima única) o de varias aportaciones (primas extraordinarias), dependiendo del tipo de seguro y de la entidad aseguradora que lo oferte. A partir de este pago, el titular del seguro se garantiza una cobertura hasta el fallecimiento.

  • Renta vitalicia: el asegurado  recibirá una renta periódica vitalicia mensual, trimestral o anual- cuya cuantía dependerá del capital total aportado por el titular, así como de la rentabilidad del propio seguro. En este sentido, lo más habitual es que los administradores del seguro inviertan el capital aportado en renta fija, bonos de deuda pública. Además, esta cuantía se podrá ir elevando de manera anual si el cliente así lo pide, o podrá permanecer inalterada hasta su fallecimiento.

Existen distintas modalidades y opciones que el asegurado puede contratar en relación con sus herederos.

  • Capital a fallecimiento: Si así se establece en el contrato, en caso de fallecimiento del asegurado, se puede dejar una cantidad que percibirían sus herederos. Esta cantidad puede recibirse por los herederos en un pago único y, habitualmente, se fija como un porcentaje de la prima aportada.
  • Reversión de la renta: Otra modalidad que puede darse es que, si así se establece en el contrato, si fallece el asegurado un beneficiario recibiría la misma renta que el asegurado o un porcentaje de la misma.

Existe por tanto una amplia variedad de seguros de renta vitalicia pues el asegurado puede decidir contratar un seguro de renta vitalicia con y sin capital a fallecimiento y con y sin reversión de la renta.

La cuantía de la renta vitalicia y el pago a los beneficiarios designados proceden del capital aportado por el titular, así como de la posible rentabilidad que este haya generado. De esta forma, el cliente puede escoger recibir una mayor renta periódica en detrimento del capital que recibirán sus beneficiarios, o reducir su renta vitalicia de cara a asegurar un pago mayor para sus beneficiarios tras su fallecimiento.

La tributación de los seguros de renta vitalicia

Entre las particularidades de los seguros de renta vitalicia se encuentran que el capital aportado, por la parte asignada a capital a fallecimiento de los beneficiarios, siempre está disponible para ser recuperado por el titular, al contrario de lo que ocurre con otros instrumentos de ahorro como los planes de pensiones. El valor del derecho de rescate dependerá del valor de mercado de los activos asignados por lo que la cancelación del producto podría suponer que el asegurado recuperase una cantidad inferior a la inicialmente aportada. De ahí que, aunque ésta es una posibilidad que proporciona el producto, la recomendación es no proyectarlo como un atributo del mismo pues implica la posibilidad de tener que asumir un coste de desinversión, además de tener que ajustar fiscalmente con Hacienda. Es esencial por lo tanto respetar en estos seguros el carácter vitalicio de la renta.

Además, los seguros de renta vitalicia cuentan con importantes reducciones en el momento de percibir la prestación, que pueden llegar hasta el 92 % de la renta.

Las rentas periódicas que el titular recibe tienen la consideración fiscal de rendimiento del capital mobiliario. Dependiendo de la edad del cliente, estas rentas recibidas tributarán en un porcentaje variable según se indica a continuación:

Edad del cliente
% de capital que tributa
Tipo efectivo que se aplica
50 - 59 años 28 %
5,32 %
60 - 65 años 24 %
4,56 %
66 - 69 años 20 %
3,80 %
70 años o más
8 %
1,52 %

Es importante resaltar que, en caso de que el titular cancele su seguro, el rescate del capital  resultante deja de tener los beneficios fiscales anteriormente mencionados.

Cómo funciona un seguro de renta vitalicia