> 
 > 
Poliza seguro

Qué es la póliza de seguro

Descubre en qué consiste este concepto y sus características más importantes

Cada vez son más las personas que están familiarizadas con el mundo de los seguros. Estos se utilizan de forma habitual en multitud de ámbitos y, de hecho, algunos de ellos son obligatorios por ley (como por ejemplo, el seguro de automóvil). Sin embargo, al profundizar en ello, pueden surgir dudas respecto a algunos conceptos. Uno de ellos es la denominada póliza de seguro. ¿Sabes realmente en qué consiste y cómo funciona? En este artículo te explicamos con detalle todas las claves que debes conocer.

¿En qué consiste la poliza de seguro?

La póliza de seguro puede definirse como el contrato de seguro entre un asegurado y una compañía de seguros mediante el cual se establecen los términos y condiciones del acuerdo firmado por ambas partes. De esta manera, en ella se establecen los términos a través de los cuales la compañía aseguradora se obliga a resarcir un daño y/o pagar la correspondiente indemnización al comprobarse una eventualidad garantizada dentro del contrato (por ejemplo, el robo de un vehículo, la rotura de un cristal de casa, una invalidez, etc.).

También puede denominarse contrato de seguro, pues funciona de la misma forma que otros documentos de carácter contractual. Es el documento que certifica la validez del contrato de seguro en el que se especifican los beneficios a los que tiene derecho el asegurado cuando abona una prima por la cobertura de un seguro.

Además, la póliza establece la cobertura del seguro o, lo que es lo mismo, las eventualidades que este cubre. Existen diferentes tipos de seguros adaptados a cada ámbito y a lo que el asegurado desea contratar, pero el pago de la prima siempre actuará en cualquier circunstancia como justificante legal de la existencia del seguro y determinará su funcionamiento y sus condiciones.

Los elementos principales de la póliza

Además de los datos personales del contratante y de la compañía aseguradora, que nunca pueden faltar en este documento, existen también una serie de conceptos fundamentales que siempre están presentes en la póliza de seguro.

  • Interés asegurable: consiste en la relación entre el bien que se asegura y un valor económico. Puede tratarse de algo material o inmaterial, ya que la única condición es que dicho bien se pueda tasar con dinero y que existiese antes de la firma de la póliza.
  • Riesgo asegurable: es el riesgo en sí que cubre la póliza al cumplir ciertos requisitos fundamentales que lo hacen posible: debe ser algo específico, que pueda ocurrir y que se pueda cuantificar de forma económica. Además, debe ser lícito y fortuito, es decir, algo amparado por la ley y que sucede de forma inesperada sin que exista premeditación.
  • Prima: se trata de la cantidad que se abona a la compañía aseguradora en función de lo establecido en la póliza para tener derecho a la cobertura que se indica en la misma.
  • Obligación: por su parte, la aseguradora está obligada a resarcir o indemnizar al asegurado si se produce alguna de las eventualidades contempladas en la póliza en los términos acordados.

¿Qué tipos de seguros existen?

Los ámbitos en los que un seguro puede ser contratado son, prácticamente, innumerables. Un vehículo, una vivienda, una situación específica referida a un bien material o no material. No hay duda de que existen multitud de variantes. Por un lado, se encuentran los llamados seguros de intereses, destinados a la protección de bienes. Se contratan con el objetivo de indemnizar el daño que ha sufrido el bien en cuestión en una eventualidad determinada, como puede ser un robo o un incendio. Hoy en día, este tipo de seguros se aplican a multitud de supuestos. Puedes, por ejemplo, asegurar tu casa en caso de que se produzca un incendio, o incluso tu propio teléfono móvil por si eres víctima de un robo.

Además, también se puede hablar de los seguros de personas, es decir, los que están diseñados para proteger y, de alguna manera, garantizar la integridad y la vida de aquel que los contrata. Esta modalidad incluye seguros médicos o de salud, de accidentes, de vida, etc. No se centran, por tanto, en un bien como tal, sino en el bienestar de una persona.

Por último, otras categorías están pensadas para hechos específicos, como por ejemplo, un seguro de viaje.

Asimismo, no hay que olvidar que algunas pólizas de seguro son obligatorias en determinadas circunstancias. Uno de los mejores ejemplos son los seguros de vehículos, ya que es ilegal conducir sin tener contratado el seguro obligatorio o de responsabilidad civil obligatoria (RCO). Igualmente, no debemos olvidar otros tipos de seguros, como son los destinados a asegurar los perros de razas peligrosas o los dirigidos a actividades deportivas de alto riesgo.

El seguro que buscas está en BBVA

Sea cual sea la finalidad, BBVA puede ayudarte a encontrar el seguro que buscas, ya que las opciones que pone a tu disposición van dirigidas a todo tipo de eventualidades. Puedes asegurar tu coche o moto beneficiándote de diferentes modalidades, tu vivienda, acceder a seguros médicos y de vida, u optar por los llamados miniseguros (seguros de viajes, accidentes, asistencia legal o repatriación).

Descubre toda la oferta que BBVA ha preparado para ti. Podrás consultar las condiciones de cada uno de los seguros e incluso simular tu seguro sin moverte de casa. Además, también puedes disfrutar de las ventajas que te ofrece BBVA Plan EstarSeguro que te permite fraccionar el pago de tus seguros BBVA desde el primer seguro, pagarlo mes a mes y ahorrar hasta un 15 %.

Tu tranquilidad es lo primero, deja que tu seguro de BBVA se encargue y disfruta de la vida sabiendo que lo más importante está bajo control.

Qué es la póliza de seguro