Cómo se calcula el precio de un seguro de hogar

Descubre los factores que condicionan el cálculo del coste de este tipo de seguro.

Con un seguro de hogar se puede cubrir tanto el continente como el contenido de una vivienda. Es cierto que existen otras coberturas, también importantes, pero la suma del valor de ambas partes son dos de los factores principales que harán variar el precio final de la prima del seguro de hogar

Hay que tener en cuenta, además, que al calcular lo que va a costar el seguro de hogar, el precio que se obtenga no será el mismo para una vivienda habitual, y en propiedad, que en el caso de que la “protección” se contrate para una segunda residencia (en alquiler o utilizada, únicamente, en las vacaciones).

¡Descubre el Seguro Vivienda BBVA Allianz!
Y haz de tu hogar un lugar seguro.

Precio de un seguro hogar: ¿cómo influyen el contenido y el continente?

A la hora de calcular lo que va a costar un seguro de hogar, se valora, en primer lugar, la cuantía económica que supone asegurar tanto el contenido como el continente

Por norma general, aunque puede variar de una compañía a otra, el “contenido” de un inmueble es todo aquello que se encuentra dentro de una vivienda y no forma parte de su estructura (como, por ejemplo, los muebles, la ropa, los enseres del hogar, los electrodomésticos, etc). Por el contrario, aquellas partes fijas que constituyen el inmueble, es lo que se llama “continente”. Es decir, lo que agrupa todos los elementos estructurales y materiales que forman parte de la construcción de la vivienda (como por ejemplo tuberías, paredes, suelos, azulejos, etc.).

La suma resultante de contenido y continente supone un valor que, en términos de la aseguradora, es un factor determinante para definir el precio anual que se incluye en la póliza del seguro de hogar. 

Precio de un seguro hogar: ¿cómo influye el tipo de póliza que se elija?

Otro de los “condicionantes” al calcular el precio del seguro de hogar, junto al continente y el contenido, es la modalidad que se contrate, variando la anualidad si esta dispone de las coberturas mínimas (incendio, caída de rayo, humo, inundación, viento fuerte, etc.) o si se añaden otras coberturas ‘adicionales’ (robo, daños estéticos, etc.). En resumen, el precio del seguro de hogar va a ir “cambiando” en base a los riesgos que asuma de más la aseguradora.

¿Qué otros factores hay que tener en cuenta al calcular el precio del seguro de hogar?

Calcular el precio del seguro de hogar depende de aspectos como:

- Tamaño de la vivienda o metros cuadrados de los que se disponen.

- Disposición de la vivienda o número de estancias de la casa y su “situación”.

- Antigüedad de vivienda o años que han pasado desde su construcción.

- Ubicación de la vivienda (ciudad o pueblo, núcleo urbano o extrarradio, etc.).

- Uso de la vivienda (habitual o segunda residencia).

- Coberturas adicionales incluidas en la póliza.

Tras evaluar estos  factores, es la propia entidad aseguradora la que determina el precio del seguro de hogar que se ofrece al cliente.

precio seguro hogar

¿Cómo ahorrar en el precio del seguro de hogar?

En una casa, cada uno tiene lo que tiene. Por ello, el precio de un seguro de hogar es adecuado cuando este se ajusta al valor, ni por encima ni por debajo, de la cuantía del contenido y del continente a asegurar (como factor principal), y a las otras coberturas que deseen tener garantizadas, sin olvidar el resto de condicionantes que se analizan analizados en el artículo. 

En base al primer factor, existe un doble riesgo de error en la valoración (o una creencia que puede llevar a tomar una mala decisión):

- Pagar “doble” por algunas coberturas: tiene lugar cuando, por ejemplo, algunas de las “protecciones” de la póliza ya las cubre el seguro de la comunidad. En este sentido, es necesario aclarar que en el mercado hay algunos seguros de la comunidad que dan la opción de cubrir alguna cobertura a nivel particular, por ejemplo, los daños por agua que causen las tuberías privativas de la vivienda. Normalmente, los seguros comunitarios cubren solo los daños que se producen en las zonas comunes del edificio (por ejemplo, la rotura de un espejo situado en la entrada de la comunidad, un escape de agua de la tubería comunitaria, un incendio en el portal, etc.) pero todo lo que suceda de puertas para adentro de la vivienda es aconsejable tenerlo asegurado a través de un seguro de hogar (particular) que cubra los daños que se produzcan dentro de tu casa (por ejemplo, la rotura del cristal de la puerta del recibidor, un escape de agua en el baño, un incendio en la cocina por dejar olvidada una sartén en el fuego, etc.). Por eso, es muy importante saber qué cubre el seguro de la comunidad para evitar llevarnos alguna sorpresa.

- Pagar de menos, lo que, a la hora de la verdad, supondrá (ante la ocurrencia de un siniestro) que en realidad se pierda mucho más que dinero en caso de sufrir un daño.

Como hemos visto, ambas opciones son desaconsejables por muchos motivos. Así que, si lo que se quiere es ahorrar en el precio del seguro de hogar, no hay que menospreciar el valor de los bienes y asegurar la vivienda por lo que realmente se tiene dentro de ella.

Otra cuestión, la cual si puede afectar en el cálculo del precio del seguro de hogar, es el disponer de una alarma conectada a central receptora o tener una puerta blindada en la vivienda. Normalmente, las compañías de seguros valoran de forma positiva las medidas de seguridad de las que dispone la vivienda e, incluso a veces, puede ser determinante para aceptar o no el riesgo a asegurar.

¿Y cómo se puede reducir el precio del seguro de hogar y, con ello, pagar menos? Otra posibilidad es revisar la forma de pago de la póliza, la vinculación de otros seguros en la misma compañía o la contratación de nuevos. Algunas compañías de seguros presentan ofertas más competitivas cuando el pago del recibo se efectúa de manera anual (así se aseguran el cobro de la totalidad de la póliza desde el inicio de la contratación) o bien si ya se tienen otros productos contratados con ellos, aplican un descuento adicional en la nueva contratación de un seguro.

En este sentido, gracias a BBVA Plan EstarSeguro, los clientes disponen de un servicio que les permite agrupar el pago de sus seguros contratados en BBVA y fraccionar el pago en 12 mensualidades sin intereses, además de disfrutar de una bonificación de hasta el 15% en todas las pólizas incluidas en el Plan, en función del número de seguros incorporados.

Para disfrutar de BBVA Plan EstarSeguro hay que contratar la tarjeta BBVA Plan EstarSeguro, sin intereses, comisiones ni costes adicionales. Tarjeta de crédito sujeta a la aprobación previa de BBVA. La tarjeta BBVA Plan EstarSeguro solo puede utilizarse para pagar las primas de ciertos seguros. Oferta válida hasta 31/01/2023, procediendo a partir de esa fecha a su prórroga anual, siempre que no haya cambios en las condiciones.

En una operación de 600 € a satisfacer en 12 meses al tipo de interés nominal anual del 0% el importe total a pagar sería de 600 € en cuotas mensuales de 50 € ; la TAE, tasa anual equivalente, resultante será 0%.

Si quieres saber más acerca de la oferta de BBVA y conocer el precio de tu seguro de hogar entra en bbva.es. Con este seguro, además del contenido y continente de tu vivienda, podrás acceder a otros servicios incluidos en tu póliza sin ningún coste adicional como son el Servicio Manitas y la Asistencia informática online y a domicilio Echa un vistazo a lo que nuestro banco tiene preparado para ti.

¿Qué es el contenido y el continente?

El contenido

Se considera ‘contenido’ a todo aquello que hay en el interior de una casa. Ahora bien, todos estos objetos pueden ser de diferente valía en función de su calidad y de su antigüedad. 

Estas son algunas pautas a seguir para asegurar todo correctamente:

- Electrodomésticos y tecnología: en todos los hogares existen innumerables electrodomésticos y objetos electrónicos que, en su conjunto, suponen un valor notable. En caso de un robo, por ejemplo, si alguno de estos objetos resulta sustraído hay que restituirlo y, por tanto, es importante tener el contenido asegurado por su valor real.

- Bienes personales: se consideran, como tal, el ajuar básico de una casa y todos aquellos accesorios de uso más cotidiano. Por lo tanto, al contratar un seguro de hogar se está protegiendo de imprevistos la ropa, tanto de vestir como de cama, así como otros bienes personales. Ahora bien, si entre las posesiones se encuentran objetos de gran valor, como joyas u obras de arte, estos deben figurar de manera específica en la póliza.

- Objetos de gran valor: si se tienen y se quiere que el seguro de hogar cubra su valor en caso de un robo, es necesario que, a la hora de firmar la póliza, queden referidas de manera específica. En este sentido, hay que conocer que cada compañía aseguradora establece las condiciones sobre lo que se consideran joyas y objetos de especial valor y qué valor mínimo o unitario deben tener para ser considerados como tal.

- Otros bienes: es importante que se asegure todo lo que hay en la casa. En el contenido de un seguro de hogar se pueden asegurar, por ejemplo, objetos transportables, como el móvil o el ordenador, incluso si los roban fuera de casa. Asimismo, los seguros de hogar más competitivos ofrecen asistencia en casos concretos, como por ejemplo, si se necesita algún servicio de mantenimiento en el hogar (colgar cuadros, instalar lámparas, montaje de muebles, etc.) o si hace falta ayuda online o a domicilio con el ordenador, tablet o smartphone (servicio de recuperación de datos, copia de seguridad en la nube, configuración de control parental, etc.).

El continente

Además del contenido, todo seguro de hogar sirve para cubrir posibles imprevistos en el continente (conforme lo establecido en el contrato de seguro), esto es, en las paredes, techos o suelos, así como en las instalaciones de la misma. Es decir, desde la instalación eléctrica o las tuberías del agua o de la calefacción pasando por los suelos, las paredes, los techos, todo aquello que esté fijo y sea propio del inmueble se considera continente. En este sentido, también se consideran como continente a todos aquellos elementos que, siempre que sean de uso privado y estén en el recinto de la vivienda, sean anexos a esta. Es decir, patios, terrazas, garajes, trasteros, piscinas, etc.

De esta manera, lo que se hace asegurando el continente es garantizar que, en el peor de los casos, y como consecuencia de un siniestro, si se produce la destrucción total del inmueble (como por ejemplo, el incendio total de la vivienda asegurada), o bien de una parte (como por ejemplo, un reventón de una tubería en el baño) se pueda restituir la vivienda asegurada al estado anterior al de la ocurrencia del siniestro y recuperar el valor del inmueble como si nada hubiera pasado.

También podría interesarte