Cómo comprar con una tarjeta prepago

Te explicamos cómo es el funcionamiento de una tarjeta prepago

Comprar con tarjetas prepago o tarjetas monedero es cada vez más frecuentes. Ambos tipos de tarjetas son una de las herramientas de pago más útiles y seguras tanto para los gastos del día a día como para las compras por internet. Además, su uso es muy sencillo: las tarjetas prepago se pueden cargar con la cantidad de dinero que se desee (dentro de una cuantía mínima y máxima establecida por la propia entidad), para utilizarla posteriormente para comprar en establecimientos y otros servicios

Las tarjetas prepago se pueden contratar en la web, las apps de BBVA y en cualquiera de sus oficinas. Además, existen dos versiones de la tarjeta que se adaptan a las necesidades de cada cliente: la versión física y la versión virtual. Veamos los detalles.

Tarjeta Antes BBVA

Es la versión física de la tarjeta de prepago que ofrece BBVA a sus clientes, cuyas condiciones puedes consultar aquí. Resulta de gran utilidad para quienes quieren controlar su presupuesto, ya que tan solo se puede gastar la cantidad depositada previamente en la tarjeta. Una vez gastado el saldo de esta, se puede recargar tantas veces como sea necesario (con un mínimo de 6 € y el máximo de 1.000 €).
¡Recarga tu Tarjeta Aqua Prepago siempre que lo necesites!
Y ahora más segura, sin númeración impresa y con CVV dinámico, podrás recargarla las veces que quieras en la app de BBVA, bbva.es o cajeros BBVA (máximo 1.000 €).

Tarjeta Virtual BBVA

La Tarjeta Virtual BBVA, cuyas condiciones puedes consultar aquí, está especialmente diseñada para realizar compras por internet de manera cómoda y segura desde cualquier dispositivo digital. No incluye el plástico de la tarjeta, es decir, solo se dispone del número de la tarjeta, y las claves de seguridad. Al ser una tarjeta prepago tan solo hay que recargarla antes de usarla, con la cantidad que se crea conveniente. A partir de ahí, cualquier compra que se haga de manera online se podrá cargar a ella, que tendrá de límite el saldo que el cliente le haya recargado.

También podría interesarte