Ante la emergencia humanitaria de UCRANIA, muchos niños necesitan ayuda. Puedes colaborar con las ONG sobre el terreno con un Bizum. Más información

¿Qué es la subrogación de una hipoteca?

La subrogación de una hipoteca consiste en la modificación del deudor o del acreedor del préstamo
Realizar una subrogación de hipoteca es, hoy en día, algo habitual. Estas tienen un plazo de amortización bastante largo (por ejemplo, de 30 años), durante el cual el propietario puede tener la necesidad de vender la vivienda por uno u otro motivo.

¿Qué es la subrogación de una hipoteca?

Llevar a cabo la subrogación de una hipoteca significa que, tanto el deudor como la entidad financiera de un préstamo hipotecario, pueden ser sustituidas o reemplazadas por otro deudor u otra entidad financiera.

En base a esto, existen dos tipos de subrogación hipotecaria

- Subrogación de deudor.

- Subrogación de acreedor.

En el primer caso, correspondiente a la subrogación de deudor o entre particulares, se cambia el titular de la hipoteca. Este tipo de subrogación es habitual cuando compramos una casa que ya está hipotecada. El banco puede o no admitir al nuevo deudor, para lo que realizará previamente un estudio de riesgos similar al que llevaría a cabo en la concesión de un préstamo. De esta manera, se puede asumir la deuda ya existente sin tener que realizar nuevo pago de impuestos por este evento, aunque sí se tendrán que abonar los gastos que la subrogación de la hipoteca lleva implícitos.

El segundo caso, subrogación de acreedor o entre entidades, consiste básicamente en cambiar nuestra hipoteca de un banco a otro. El cambio que tiene lugar gracias a esta tipología de subrogación de hipoteca suele otorgar al cliente una mejora en las condiciones de su préstamo, sin necesidad de tener que cancelarlo y formalizar uno nuevo. De esta forma, se puede beneficiar de una modificación en las condiciones de la operación y en el plazo de amortización, sin incurrir en pago de impuestos, aunque sí que tendrá que abonar unos gastos que la subrogación de la hipoteca lleva implícitos.

Otros tipos de subrogación de hipoteca: hipoteca promotor

A la hora de comprar una casa nueva, existe otro caso muy frecuente de subrogación de hipoteca: la de promotor. Este último ha construido la vivienda mediante la financiación obtenida a través de un banco, lo que permite al comprador realizar una subrogación a ese préstamo si el banco le admite como deudor. Es similar a la subrogación de deudor comentada anteriormente. Si el nuevo comprador no se subroga en el préstamo hipotecario existente, el promotor deberá asumir los costes de cancelación de ese préstamo.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de realizar este u otro tipo de subrogación de hipoteca?

Si has contratado un préstamo hipotecario y estás pensando en la subrogación a otra entidad, infórmate bien acerca de las nuevas condiciones y de los gastos que la subrogación de la hipoteca puede conllevar, para valorar si el cambio es óptimo.
subrogacion hipoteca

Gastos de la subrogación de una hipoteca

En principio, llevar a cabo la subrogación de una hipoteca sin gastos no es posible. El proceso en sí requiere del abono de una comisión por subrogación, a la que se une un segundo pago, correspondiente a la nueva tasación de la vivienda.

Los gastos que no tiene que abonar el solicitante a la hora de realizar la subrogación de su hipoteca, al hacerse cargo el banco, son: el impuesto de actos jurídicos documentados y los correspondiente a asesoría, registro y notaría.

¿Qué es la comisión por subrogación?

La comisión por subrogación supone el pago a la entidad bancaria por los cambios que realiza en el contrato de la hipoteca. Su coste, limitado por ley, depende de varios factores como:

- Fecha de la firma de la hipoteca.

- Tipo de hipoteca (fija o variable).

- Finalidad de la subrogación.

Pasos a dar para realizar la subrogación de una hipoteca

Son varios los pasos a dar para subrogar la hipoteca:

- Lo primero es elegir la nueva hipoteca (en base a las necesidades que actualmente se tienen).

- Una vez elegida, el siguiente paso para subrogar la hipoteca es acudir al banco al que se quiere cambiar y solicitar formalmente la subrogación. Este, por su parte, pondrá sobre la mesa una oferta que refleje las condiciones de la operación.

- A continuación, y una vez se haya aceptado la subrogación, el ‘nuevo banco’ se pondrá en contacto con el actual para comunicarsela. Este último dispone de 7 días para facilitar un certificado con la deuda pendiente. También cuenta con 15 días para hacer una contraoferta, la cual puede:

- Ser aceptada, lo que paraliza el proceso de subrogación. En este caso, se firmaría una ‘novación’ con el banco actual para que se apliquen las nuevas condiciones.

-Ser denegada, siguiendo en marcha en proceso de subrogación.

- El último paso para subrogar la hipoteca es la firma de la escritura ante notario.

Beneficios de la subrogación de una hipoteca

Los beneficios que se obtienen de la subrogación de una hipoteca depende de si esta es de acreedor o de deudor:

Beneficios de la subrogación de deudor

En este caso, el ahorro se produce al no tener que realizar un nuevo préstamo, lo que evita el pago, de nuevo, de determinados gastos (como el que supone una nueva tasación) e impuestos (como el IAJD).

Beneficios de la subrogación de acreedor

En este caso, no habría que abonar la comisión por cancelación, además de poder aprovechar ciertos beneficios fiscales. También es posible que, al realizar la subrogación, se negocien (y reduzcan) los intereses del préstamo hipotecario y se eliminen vinculaciones que se tenían en un principio.

BBVA te ayuda con la compra de tu nuevo hogar

Si todavía no has contratado tu hipoteca, pero ya has elegido la casa que quieres comprar, te invitamos a que hagas un estudio personalizado de tus opciones gracias al Simulador de Hipotecas. También ponemos a tu disposición un amplio catálogo de hipotecas, cuya información puedes consultar en bbva.es o la app de BBVA.

También podría interesarte