Ahorrar más, ¿es posible?

Trucos para reducir los gastos del hogar.

Desde que comenzó la crisis, ahorrar se ha convertido en una tarea complicada. Los sueldos, en ocasiones desajustados con respecto al nivel de vida, hacen que llegar a fin de mes con unos euros de más sea difícil, aunque no imposible. Poco a poco, puedes ir haciendo una hucha a agrandar con el paso del tiempo, tarea en la que este artículo puede ayudarte.

Antes hemos de tener en cuenta, en base a la última Encuesta de Presupuestos Familiares publicada por el Instituto Nacional de Estadística, que el mayor desembolso mensual de las familias españoles son los gastos de la casa y el segundo, la alimentación. Por ello, desde BBVA queremos ofrecerte unos consejos para reducir lo máximo posible el gasto en estas dos áreas.

Ahorrar más en el hogar

Antes de enfrentarte a cualquier tarea, lo primero que tienes que hacer es organizarte bien. Para ello, debes empezar por crear un presupuesto que te aclare cómo están tus finanzas y que te indique cuánto puedes ahorrar al mes. Previamente, y como ayuda en dicha elaboración, es posible conocer tus gastos desglosados con Bconomy, funcionalidad accesible desde nuestra app. Esta te ofrece, también, una comparativa (en base a personas de tus mismas características) que te permite ver si se puede ahorrar más. 

Una vez que tienes claro tu presupuesto, es el momento de ahorrar. El primer consejo que te damos es que, si estás pensando en cambiar algún aparato eléctrico de tu casa, intentes comprarlo de bajo consumo. Es cierto que son más caros pero, pensando en el futuro, generan un mayor ahorro en las mensualidades de la luz ya que son más eficientes. Lo mismo ocurre con el uso de bombillas LED. Gastan hasta 10 veces menos que las clásicas y, como ocurría con los electrodomésticos, acaban siendo más rentables.

Con todo, y aunque cambies tus electrodomésticos y bombillas por sus opciones más ecológicas, este uso responsable de la energía en tu casa no debe ceñirse a estos dos casos concretos, debe ser general. Acciones sencillas como, por ejemplo, apagar la luz si no la necesitas o la televisión si no estás viéndola. En definitiva, pequeños gestos del día a día que disminuyen de manera considerable tu factura. 

Tampoco se debe abusar de la calefacción ni del aire acondicionado, dos de los aparatos que más energía consumen y cuyo consumo, por tanto, debe ser moderado. Para conseguirlo, procura que la temperatura de tu casa no descienda de los 21º en verano ni supere los 26º en invierno. Un consejo que, además de a tu bolsillo, también ayuda al medio ambiente. 

También el bueno realizar la lista de la compra antes de ir al supermercado, incluyendo en ella únicamente los productos que necesites. Una ayudita para ser más precisos, y no hacer adquisiciones fue ra de lugar que engrosen el total del ticket de compra, es utilizar los distintos buscadores que ofrece Internet para encontrar la mejor relación calidad-precio de aquello que quieres. 

Por último, te animamos a que compartas las cuentas de plataformas musicales, de cine o de series con familiares o amigos, lo que posibilita el acceso a las promociones que generan un ahorro en la mensualidad.

Aplicaciones enfocadas al ahorro

Dispones de Programa tu Cuenta, servicio compuesto por 6 reglas que te permiten tener control sobre de economía y, con ello, de tu ahorro. Puedes automatizar desde el traspaso de un porcentaje del saldo total de tu cuenta corriente a final de mes (o de una parte de tu nómina en el momento en que te la ingresen o de tus presupuestos) hasta poner un Saldo Máximo o practicar el microahorro con la funcionalidad Redondeo.