¿Quieres invertir en fondos temáticos? Estas son tus opciones y su rentabilidad

Los fondos temáticos apuestan por activos vinculados a las grandes tendencias que determinarán la economía y sociedad globales.

¿Quién no ha soñado alguna vez con adivinar el futuro? Quizás un modo de poder averiguar aquello que depara el porvenir consista en ayudar a hacerlo real. Al menos, eso es lo que asegura el creciente número de ahorradores que participa en fondos temáticos

Y es que, de un tiempo a esta parte, frente a la incertidumbre y la volatilidad desmedida de las bolsas actuales, ha venido cobrando fuerza la denominada inversión temática, que se caracteriza por anticipar, obteniendo a cambio una alta rentabilidad para sus inversores, las tendencias sociales que regirán la economía mundial el día de mañana.

Megatendencias de inversión
Empieza a invertir ahora en un futuro mejor para ti y para todos.

¿Qué son los fondos temáticos?

Los fondos temáticos atraen al presente el rendimiento económico de valores que están llamados a liderar sus áreas de actividad en el futuro. Para lograrlo, esta modalidad de vehículo de inversión recurre a las llamadas megatendencias; término que da nombre a cada uno de los grandes ejes de transformación de la sociedad a escala global: demografía e innovación sanitaria, sostenibilidad, estilos de vida y disrupción tecnológica (divisible en digitalización, robótica, avances en comunicaciones, etc.), entre otros. 

En este artículo descubrirás las claves que has de conocer, de cara a poder sacar el máximo rendimiento a tu estrategia inversora mediante la participación en fondos temáticos, así como todas las ventajas que la inversión temática aporta a tu cartera de valores; las cuales van desde una rentabilidad superior a un incremento de la diversificación, lo que reduce significativamente el riesgo sobre el capital invertido.

Fondos temáticos: ¿ofrecen rentabilidad las megatendencias?

Una de las cualidades por las que los fondos temáticos son tan bien valorados reside en que permiten conjugar, en numerosas ocasiones, la rentabilidad inversora con los intereses del ahorrador. Esta característica no siempre se da en el ámbito financiero; sin embargo, los fondos temáticos sí hacen posible que el inversor pueda fijar sus expectativas de beneficio en activos que, además de rendimiento económico, le generen un sentimiento de afinidad o incluso de orgullo y pertenencia. Por supuesto, este vínculo afianza la estabilidad de la inversión y hace que el ahorrador tenga pleno convencimiento acerca de su participación en un fondo temático, por lo que se mostrará más paciente a la hora de esperar resultados.

Como ya se ha apuntado previamente, los fondos temáticos no miran atrás, sino hacia delante, apoyando con su planificación inversora a los valores disruptivos que propician los cambios sociales y económicos que aún están por llegar. Estos vectores de transformación son las megatendencias, imprescindibles para la creación de esa unión fuerte entre el ahorrador y su inversión. A continuación, aparecen recogidas las cuatro tendencias principales en inversión temática:

  • Demografía: Naciones Unidas anticipa que, si se mantiene la tendencia actual, muy pronto la esperanza de vida media puede alcanzar los 90 años de edad. Si a este dato se le añade el descenso de la natalidad en la región occidental del mundo, el resultado es que en las décadas venideras la humanidad vivirá un envejecimiento de su población de determinadas áreas, lo que supondrá que sea tremendamente necesario invertir, por ejemplo, en investigación sanitaria para hacer frente a enfermedades relacionadas con la vejez, el cuidado y la atención de las personas más mayores, su movilidad, ocio y tantos otros sectores de actividad.
  • Innovación tecnológica: junto a los activos centrados en innovación sanitaria, los valores en disrupción tecnológica han sido los que mejor han resistido, y más rápido han regresado a su senda de crecimiento, los gravísimos efectos que la pandemia del virus de la COVID-19 también ha provocado en los mercados alrededor del globo. Pero es que la humanidad vive la era de la digitalización, donde la información y el dato marcan la diferencia. Robótica, Internet de las Cosas, redes móviles ‘5G’, genética, plataformas de ‘streaming’ (contenido en red), análisis ‘Big Data’ y conducción autónoma son solo algunos de los campos donde están siendo invertidos capital y recursos, y que inevitablemente condicionarán en el futuro la manera de entender la realidad y cómo se producen las relaciones interpersonales. 
  • Sostenibilidad: la lucha contra el cambio climático es una obligación inaplazable para la comunidad internacional. A medida que crece la concienciación social, se multiplican las iniciativas que pretenden disminuir el vertido de residuos tóxicos a los ecosistemas y las emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento global y sus nefastas consecuencias (desertización, deshielo de los polos, extinción de especies animales y vegetales, etc.). No hay duda de que la universalización del reciclaje, la adopción de hábitos de consumo sostenible y la transición a fuentes de energía verdes son algunos de los desafíos dentro de esta megatendencia que requerirán grandes inversiones de dinero durante los próximos años y darán empleo a millones de trabajadores.
  • Nuevos estilos de vida: ahora, más que nunca, las personas ansían ser felices. En estos momentos, el estándar de vida sana se ha extendido, ha abandonado su zona de confort y no cubre únicamente aspectos relacionados con la salud física y una buena alimentación, combinada con hacer deporte habitualmente, sino que hoy esta anhelada vida sana tiene en cuenta factores como la búsqueda de la felicidad, la necesidad de conseguir cierto grado de realización personal y profesional, poder conciliar la familia y el trabajo, disfrutar de tiempo de ocio... y un largo etcétera. Todo lo anterior influye en la operativa de las empresas e instituciones y les exige un gigantesco ejercicio de adaptación, porque las prioridades de la sociedad no dejan de evolucionar y ampliarse. 

Fondos temáticos: ¿Por qué es una opción rentable invertir en ellos?

La inversión en fondos temáticos posee ventajas de carácter único, puesto que se trata de una forma de invertir que escapa de la incertidumbre del instante, trasladando su foco de atención al medio y largo plazo, cuando sabe que las tendencias por las que apuestan liderarán el mercado. Seguidamente, se hallan recopilados varios de los beneficios que puede revertirte participar en fondos temáticos:

  • El componente emocional actúa como pilar básico a la hora de invertir en fondos temáticos. El ahorrador entiende y aprecia que su capital se destine a financiar esfuerzos en innovación sanitaria, transición energética y atención a la tercera edad, por citar tres ejemplos de tendencias en inversión temática. Cuando un inversor participa en un fondo de estas características, busca mucho más que retorno económico. 
  • Alejarse de la volatilidad de los mercados es otro de los beneficios que aporta este tipo de inversiones. Los vaivenes bursátiles pasan a un segundo lugar, ya que tu planificación inversora está trazada a largo plazo, lo que te permitirá rentabilizar el auge de activos que hoy están en su fase de crecimiento y desarrollo. 
  • Señalado un poco más arriba, los fondos temáticos centrados en las megatendencias relativas a innovaciones tecnológicas y avances médicos están ofreciendo a los ahorradores fuertes rentabilidades; sabiendo, asimismo, soportar mejor que los demás valores las consecuencias negativas de la crisis por el virus de la COVID-19. Y es que, hay fondos temáticos que vienen reportando a sus inversores una rentabilidad media a tres años cercana al 15%.
  • Los fondos temáticos operan en miles de empresas de sectores completamente distintos. Es esta una estrategia que rebaja el riesgo al mínimo, gracias a que fomenta la diversificación dentro de tu cartera de valores. 

BBVA, tu mejor aliado para obtener rentabilidad invirtiendo en fondos de inversión temáticos

Siempre a tu lado, BBVA tiene el firme compromiso de suministrarte el asesoramiento financiero más completo en materia de inversión temática. Por ello, la entidad pone a tu disposición la excelencia en el trabajo y dilatada experiencia del nutrido grupo de selectores que conforman Quality Funds de BBVA, el servicio que se encarga de localizar para ti, en base a tu perfil inversor y a tus objetivos de retorno económico, los fondos de inversión temáticos más atractivos, pertenecientes a las mejores gestoras internacionales.

En caso de que así lo determines, empleando el buscador de fondos de BBVA, podrás ser tú quien localice el vehículo de inversión acorde a tus expectativas de ahorro y en consonancia con el horizonte temporal en que esperas obtenerlas. Si quieres saber más sobre oportunidades de participar en fondos de inversión temáticos y así contribuir a incrementar tanto tu rentabilidad como la diversificación de tu cartera de valores, cuentas con toda la información al respecto en bbva.es o en la ‘app’ de BBVA.