Descubre cómo se genera tu huella de carbono

Algunas de nuestras acciones cotidianas también contribuyen en la emisión de gases de efecto invernadero.

Enviar un correo electrónico genera 4 g de dióxido de carbono

¿Qué produce esas emisiones?

La electricidad que consumen los dispositivos desde los que se envían y reciben, así como los servidores que los distribuyen y almacenan. Los emails personales y de trabajo pueden llegar a emitir hasta 50 g de dióxido de carbono si contienen archivos adjuntos pesados.

¿Qué puedes hacer para reducirlas?

Evitar suscribirte a listas de distribución de emails que no te aporten un verdadero valor y procurar incluir en copia de tus emails únicamente a las personas que realmente puedan estar interesadas en los mensajes. 

En BBVA hemos creado la primera calculadora de huella de carbono personal

Si ya eres nuestro cliente, descubre cuánto dióxido de carbono generas con tu consumo de gas, electricidad y combustible desde la sección de Sostenibilidad de la app BBVA.

¿Quieres saber más sobre la huella de carbono y cómo reducirla?