> 
 > 
Mini préstamos

Mini préstamos: cómo funcionan y cómo contratarlos

Los mini préstamos están pensados para cubrir las pequeñas necesidades de dinero que surjan de manera puntual

Los mini préstamos surgen como una herramienta de pago puntual muy útil para quienes tienen que afrontar un gasto imprevisto y no disponen de dinero para ello. Por el contrario cuando se piensa en los préstamos bancarios lo normal es irse a grandes cantidades de dinero y a importantes requisitos y condiciones de acceso. La compra de un coche, la renovación del hogar...

Este tipo de mini préstamos cubren necesidades de pequeñas cantidades de dinero, normalmente entre 100 y 1000 €, y su tramitación es rápida y no suele tener grandes requisitos para el cliente. A estas ventajas de acceso se contraponen los intereses de este tipo de productos y sus condiciones de devolución. Repasemos en detalle sus características.

Mini préstamos - BBVA

Cómo se contrata un mini préstamo

Estos mini préstamos suelen ser concedidos por entidades de crédito asociadas a bancos, no directamente por estos. Así, la forma más habitual de contratar es a través de internet. Mediante un sencillo formulario, lo normal es que se nos requieran nuestros datos personales como nombre, apellidos y DNI, número de cuenta, etcétera.

Además, para demostrar que podemos devolver el préstamo, lo habitual es requerir tanto un extracto bancario que demuestre el estado de nuestras cuentas, como un justificante de ingresos; este puede ser desde una nómina a el recibo de una pensión.

Otra alternativa para conseguir un mini préstamo es adquirir una tarjeta de crédito BBVA, con la que podrás aplazar tus compras y pagarlas en varias cuotas (con intereses), o incluso podrás traspasar efectivo de tu tarjeta a tu cuenta, hasta el importe límite que tengas concedido, y después devolverlo en cómodos plazos junto con los intereses.

Intereses y el plazo de devolución de un mini préstamo

Como en cualquier otro préstamo o crédito que solicitemos, los intereses asociados a un mini préstamo varían en función de la entidad de crédito que los conceda. Lo normal es encontrar mini préstamos a partir del 1 % de interés diario, aunque el precio final del préstamo se suele indicar a vencimiento de 30 días, como por ejemplo: coste de 500 € a 30 días. Este tipo de préstamos tienen, por tanto, intereses más elevados que los que suelen venir asociados a los préstamos ‘corrientes’ por mayores cantidades.

Además, a diferencia de los préstamos regulares, el mini préstamo se debe de devolver de manera íntegra pasados 30 días, ya que en caso de retraso entrarán en funcionamiento los intereses por demora. No existe, por tanto, posibilidad de fraccionar el pago.

Dado su interés y su rápido vencimiento, esta forma de financiación solo está recomendada para clientes que tengan que afrontar un gasto imprevisto o una emergencia y tengan claro que serán capaces de devolver el capital pedido, más sus correspondientes intereses, en el plazo de un mes. Eso sí, al tener un interés cerrado y un plazo de devolución corto, el cliente siempre sabe cuál será el coste exacto de su préstamo

Requisitos de un mini préstamo

Una de las ventajas más interesantes de este tipo de financiación es que apenas presenta requisitos de concesión. A diferencia de los préstamos regulares de mayores cantidades de dinero, estos pequeños préstamos no exigen al cliente que presente un aval; tampoco es necesario disponer de nómina, aunque sí de una fuente de ingresos que el solicitante pueda demostrar.

Como las exigencias para acceder a este tipo de préstamos son muy reducidas, estos se suelen otorgar en el mismo día que se solicitan y, en algunos casos, incluso pasados apenas unos minutos desde que se realiza la solicitud.

Mini préstamos: cómo funcionan y cómo contratarlos