BBVA - Banca Electrónica
 > 
 > 
Créditos al instante

Cómo conseguir un crédito al instante

Lo créditos rápidos pueden ser una solución de financiación útil para situaciones puntuales

Conseguir un préstamo es un proceso relativamente rápido que en la mayoría de casos apenas toma unos días. Sin embargo, hay momentos en los que necesitamos el dinero de manera más urgente, de forma inmediata. Para dar respuesta a esas situaciones han surgido una serie de créditos rápidos a los que se puede acceder de manera prácticamente instantánea. Te contamos cómo conseguir uno y qué condiciones son las más habituales para este tipo de productos financieros.

Los créditos al instante se solicitan a través de internet, tanto en las páginas web de los diferentes bancos como en las de entidades de crédito especializadas en esta forma de financiación.

En la red existen muchísimas ofertas y tipos de créditos instantáneos, así que un primer paso para conseguir el que más nos convenga es comparar las condiciones, requisitos y comisiones que tienen. Vamos a repasar las más comunes.

Créditos al instante - BBVA

Cuánto dinero puedes conseguir

Las cantidades de dinero que se prestan de manera instantánea suelen tener una horquilla bastante amplia; podemos encontrar desde los mini créditos que ofrecen importes de 50 a 1.000 ó 2.000 € hasta los créditos de cuantías más elevadas que pueden llegar a superar los 5.000, 10.000 ó 20.000 €.

Además, el periodo de amortización (el plazo de devolución) depende de la entidad que ofrece el crédito y de la cuantía del mismo: los mini créditos suelen tener un periodo de devolución máximo de 30 días, mientras que los créditos normales por cantidades que ya rondan los miles de euros, suelen dejar varios años de plazo para devolver el dinero.

Por otro lado y como en cualquier solicitud de dinero, el límite del crédito que nos concederán estará determinado, en buena manera, por nuestra situación económica. Como cabe esperar, a mayor cuantía del crédito mayores serán los requisitos de acceso a este, aunque para este tipo de préstamos instantáneos las condiciones son muy pocas.

Realmente, la mayoría de créditos instantáneos tan solo piden que presentemos una nómina o justificación de ingresos, aunque en el caso de los mini créditos, ni siquiera se pide nómina o aval.

De hecho, algunos de los préstamos rápidos que se pueden contratar por internet permiten acceder al crédito a personas que están incluidas en registros de morosos, como el ASNEF. En cuanto a los datos que nos pedirán para formalizar el préstamo encontramos:

  • DNI o NIF.
  • Teléfono móvil.
  • Número de cuenta en el que se realizará la transferencia.
  • Justificante de ingresos o nómina.

Precio y comisiones

Por un lado, los mini créditos tienen un interés diario que, por lo general, es más elevado que el de créditos por mayor importe que exigen más requisitos o garantías al cliente. Además, este puede escoger el periodo a devolver el dinero, siempre dentro de unos mínimos y máximos que no suelen superar los 30 días.

En cuanto a los créditos concedidos al instante por cantidades superiores, los intereses varían enormemente de banco a banco y en este caso, lo más recomendable es consultar diferentes ofertas antes de decantarse por una. Además, hay que tener en cuenta que en estos préstamos por cantidades elevadas de dinero, suelen entrar en juego las comisiones, entre las que se pueden encontrar:

  • Comisión de apertura: es un porcentaje del total del dinero que solicitamos.
  • Comisión de cancelación: en los préstamos por cantidades elevadas de dinero se incluye una comisión por adelantar el pago del préstamo.
  • Intereses por demora: en el caso de que no devolvamos el dinero en el tiempo estipulado, se comenzarán a cobrar recargos e intereses por demora.

¿Cuánto se tarda en contratar un crédito instantáneo?

Lo normal es que este tipo de créditos se concedan a las pocas horas de haber sido solicitados, ya que apenas requiere de ‘papeleo’ y sus requisitos de acceso son muy pocos.

De cualquier forma y ante la perspectiva de solicitar uno de estos productos de financiación, siempre es buena idea comparar diferentes ofertas y, sobre todo, tener muy claras las condiciones de devolución y el precio final del crédito.

Otra alternativa para acceder a un crédito rápidamente es adquirir una tarjeta de crédito BBVA, con la que podrás aplazar tus compras y pagarlas en varias cuotas (con intereses), o incluso podrás traspasar efectivo de tu tarjeta a tu cuenta, hasta el importe límite que tengas concedido, y después devolverlo en cómodos plazos junto con los intereses.

Si tienes más dudas, ponemos a tu disposición más información adicional en bbva.es o en cualquiera de nuestras oficinas.