Cómo influye el scoring en la concesión de un préstamo

Es scoring es un sistema con el que las entidades determinan a qué clientes es más seguro prestarles dinero.

Detrás de cada préstamo concedido o denegado existe un proceso de valoración en el que el banco ha estudiado nuestro perfil como cliente, es decir, nuestra capacidad de devolver el dinero que nos va a prestar. Este proceso está lejos de ser caprichoso y atiende a la valoración de numerosos parámetros que hacen al cliente un mejor o peor pagador; determina, por tanto, el riesgo de impago que va a asumir la entidad bancaria al conceder ese préstamo.

Así, para saber cuál es el riesgo que conlleva prestar dinero a un determinado cliente, la mayoría de bancos de España utilizan el scoring, un sistema que mide una serie de parámetros objetivos y otorga a cada persona una puntuación que ayuda a decidir al banco si concede o no el préstamo y, en algunas ocasiones, determina también el tipo de interés asociado a ese préstamo.

Por lo tanto, como cliente te interesa conocer qué es lo que se busca en un ‘buen pagador’ y cómo funciona este sistema de valoración.

¿En qué se basa el scoring?

El scoring es un sistema que se apoya en la estadística para intentar determinar nuestra capacidad de pago en base a nuestros datos personales y financieros y, muy importante, en base al historial de pago de clientes con un perfil similar al nuestro. ¿Y qué datos son en los que se fija el scoring? Vamos a señalar los más comunes:

  • Nivel de ingresos.
  • Bienes que posee: inmuebles, vehículos.
  • Vinculación con el banco y productos financieros contratados.
  • Estabilidad del empleo: antigüedad, tipo de contrato, etc.
  • Profesión.
  • Cantidad prestada en relación a los ingresos mensuales.
  • Historial de préstamos y pagos.
  • Estado civil e hijos.
  • Edad.

Por ejemplo, cuando solicitamos un préstamo de 10.000 € a nuestro banco, es habitual que este utilice el sistema scoring para comprobar cómo otros clientes con un perfil similar al nuestro (ingresos, bienes, empleo, etc) han respondido a ese préstamo. De esta forma, el banco puede saber de antemano qué ha ocurrido en préstamos que implicaban cantidades de dinero y perfiles de clientes similares a nuestro caso.

Desde luego, cada cliente es un caso único, de ahí que en el scoring también sea de suma importancia el historial de pagos que tengamos. Si estamos al día de nuestras deudas y cada vez que hemos pedido un préstamo lo hemos devuelto sin ningún tipo de incidencia, esto repercutirá de manera favorable en nuestro scoring; al contrario, si tenemos un historial lleno de retrasos y tenemos todavía deudas pendientes de pago, esto jugará en nuestra contra.

De cualquier forma, el resultado del scoring que se nos asocia como clientes, tan solo determina la probabilidad de que devolvamos el préstamo, por lo que esa puntuación supone un elemento más de decisión que el banco puede utilizar para concedernos el préstamo o no.

Por lo tanto, en base a nuestra puntuación, la entidad puede concedernos el préstamo, denegarlo o, en algunos casos, pedir más garantías de pago y aumentar los requisitos de acceso a ese préstamo. Y aquí es donde entra el juego la negociación del préstamo, ya que si la entidad bancaria no tiene muy clara nuestra capacidad para devolver la cantidad de dinero que estamos solicitando, puede exigirnos que presentemos un avalista que responda por nosotros en caso de impago; además, en perfiles con un scoring no demasiado bueno, los intereses asociados al préstamo suelen ser mayores (recordemos, más intereses cuanto más riesgo).

¿Qué puedes hacer para tener un buen scoring?

Obtener un buen scoring no es algo que se consiga de la noche a la mañana. Más allá del empleo y los ingresos que tengamos, de cara a mejorar nuestra puntuación en el scoring es fundamental ser rigurosos con los pagos y demostrar un historial de cliente lo más serio posible.

Sobra decir que si estamos incluidos en un fichero de morosos, nuestro scoring puntuará muy bajo y tendremos verdaderamente difícil acceder a un préstamo.

Por último, es importante subrayar que nuestra puntuación en el sistema scoring no hará que se nos conceda o deniegue automáticamente el crédito, pero sí será un factor de peso que sopesará el banco a la hora de darnos o no ese dinero que necesitamos.

¡Bajamos el precio de nuestro préstamo para nuevos clientes!
Si contratas tu préstamo rápido hasta 20.000€ con un solo titular hasta el 15 de diciembre disfrutarás de mejores condiciones, ahora al 4,75% TIN y 5% TAE*. Sin comisión de apertura ni domiciliación de nómina.

¿Estás buscando un préstamo que se adapte a ti?

BBVA cuenta con una amplia gama de préstamos, entre los que encontraremos el Préstamo Rápido Online Sin Documentos. Acceder a él, más si lo hacemos a través de BBVA Agregador Financiero, requiere de la realización previa de un scoring, el cual ayudará a la entidad a saber si es viable la concesión del mismo, o no. 

Y si en lugar de solicitar un préstamo, lo que queremos es conocer el importe máximo que podríamos pedir, BBVA pone a nuestro alcance Descubre tu Límite. Esta nueva experiencia tiene como objetivo el agilizar y simplificar los trámites relativos a la solicitud de dicho importe máximo, el cual alcanza gracias al análisis detallado del score del cliente.

Con el simulador de préstamos online de BBVA podrás calcular las condiciones de la financiación que necesitas. En solo 3 minutos eligiendo importe y plazo. ¡Calcula tu préstamo ahora!

También podría interesarte