Consigue un préstamo con tu nómina

Te explicamos cómo acceder a préstamos con la ayuda de tu nómina.

Las razones para pedir un préstamo pueden ser de lo más diversas: una reforma en la vivienda, la compra de un coche, la financiación de un viaje, etc. En todos estos casos, la necesidad de una cantidad de dinero en concreto se puede satisfacer pidiendo un préstamo. BBVA puede ser una buena alternativa para financiar cualquiera de estas necesidades. Aquí encontrarás toda la información que necesites al respecto y podrás hacer tus propios números sin compromiso en nuestro simulador.

La solicitud de un préstamo se traduce en primera línea en un acuerdo entre prestador y prestatario o cliente. En primera instancia, el prestador (la institución que da el préstamo) analiza y estudia la capacidad de pago del prestatario o cliente (aquel que toma prestado el dinero). El prestatario o cliente responde del cumplimiento de sus obligaciones (devolución del importe del préstamo y pago de intereses y comisiones bancarias) con todos sus bienes presentes y futuros. Por ello es normal que antes de dar el préstamo el banco analice los riesgos de la operación, y le solicite, entre otros documentos, justificantes de sus ingresos, como puede ser la nómina.

El riesgo de la operación lo pueden determinar aspectos como los bienes adquiridos con anterioridad, el capital disponible, el historial bancario… pero sobre todo los ingresos del solicitante.

Factores a tener en cuenta

El reintegro del capital prestado y de los intereses derivados se pacta con el banco antes de firmar un préstamo. En este cálculo desempeñan un papel central tres factores esenciales: el capital prestado, el tipo de interés (TIN), la TAE y el plazo de amortización.

Todo banco estudia con detalle la capacidad del cliente y, en función de las condiciones de cada caso, establece un precio al dinero que presta (esto es el tipo de interés) que se calcula aplicando un porcentaje sobre el capital solicitado por el cliente y acuerda un plazo de amortización más o menos exigente según el riesgo de la operación.

Antes de contratar el préstamo, se debe conocer la Tasa Anual Equivalente (TAE) aplicable al préstamo. La TAE es un indicador que indica el coste total del préstamo, ya que incluye el tipo de interés, comisiones y gastos aplicables, y sirve para comparar ofertas de este producto con otras entidades.

Las ventajas de un préstamo con nómina

Una nómina no es condición indispensable para solicitar un préstamo y que este sea concedido. De hecho, en BBVA se puede obtener de manera rápida y sin nómina una cantidad de dinero mediante un préstamo, aunque las condiciones de un préstamo con nómina domiciliada suelen ser mejores.

La forma más sencilla de conocer los datos del préstamo es utilizar el simulador de préstamos de BBVA, una herramienta que guía al cliente paso por paso en la estimación de su préstamo, para elegir el importe que necesita, el plazo de devolución y calcular cuál sería la cuota mensual y los intereses, dependiendo de si tienes o no la nómina domiciliada en BBVA. 

Y si tienes dudas de cuánto dinero podrías solicitar en BBVA, o si necesitas que te ayudemos a solicitar un préstamo de la forma más personalizada y responsable, te presentamos la nueva experiencia de préstamos digitales de BBVA, Descubre tu Límite, la cual te permitirá conocer qué importe te podemos conceder en BBVA, según los datos que nos aportes. Para ello, solo has de introducir tus datos y te responderemos en un máximo de 8 horas laborables, indicándote el importe máximo de tu préstamo. Luego tu decides si quieres contratarlo o no. 

¿Aún no tienes domiciliada tu nómina?

Si aún no has traído tu nómina a BBVA desde tu banco actual, ponemos a tu disposición el Servicio Cambio de Banco, el cual se encarga de todo el proceso. Disponible tanto en bbva.es como en la app de BBVA, te permite hacer el cambio de entidad de una forma cómoda, rápida y sin ningún tipo de coste.

También podría interesarte