Ratio de liquidez de la empresa, ¿qué es?

Descubre en qué consiste el ratio de liquidez de la empresa.
Desde el punto de vista financiero, valorar una empresa para tomar una decisión de inversión es algo sumamente importante. Para hacer esta valoración, se utilizan una serie de indicadores o ratios que permiten conocer el estado de salud financiera de la empresa: una información que permite tomar decisiones de gestión y que resulta también muy valiosa para los inversores. Descubre en este artículo qué es el ratio de liquidez y cómo mejorar la liquidez de tu empresa. 

¿Qué es el ratio de liquidez?

El ratio de liquidez es un indicador que permite conocer la capacidad que tiene una empresa de hacer frente a sus deudas y obligaciones a corto plazo. Por esta razón, es un indicador importantísimo tanto para la empresa, que debe tener en cuenta su liquidez a la hora de tomar decisiones financieras, como para posibles inversores en la misma. 

Calcular el ratio de liquidez, es muy sencillo: tan solo se debe dividir el activo corriente entre el pasivo corriente de la empresa. El activo corriente, también denominado activo circulante, incluye todos aquellos activos líquidos que se pueden convertir en efectivo en un plazo inferior a un año. Estos pueden ser: el dinero con el que cuenta la empresa en el banco, sus existencias o sus inversiones financieras. El pasivo corriente, por otro lado, es la suma de todas las deudas y obligaciones a las que debe hacer frente la empresa en un plazo inferior a un año. Por lo tanto, el ratio de liquidez permite conocer si se dispone de suficiente activo corriente como para hacer frente a las deudas a corto plazo.

ratio de liquidez

Un ejemplo práctico

Para poder comprender mejor este ratio, pongamos un ejemplo práctico

Supongamos que una empresa, la empresa A, cuenta con 10.000 € de activo corriente y 8.000 € de pasivo corriente, y otra empresa diferente, a la que llamaremos empresa B, posee 9.000 € de activo corriente y 11.000 € de pasivo corriente. Según la fórmula que se ha visto anteriormente, la empresa A mostraría un ratio de liquidez de 1,25 mientras que la empresa B tendría un ratio de liquidez de 0,81. Esto quiere decir que la empresa A dispone de 1,25 € para financiar cada euro de deuda. Por otro lado, la empresa B tan solo dispone de 0,81 € por cada euro de deuda, lo que significa que no tiene suficientes recursos para hacer frente a sus deudas a corto plazo. 

En general, es mejor tener un ratio de liquidez superior a 1. Sin embargo, el ratio medio varía entre un sector y otro, ya que depende de sus características y ciclos de pago y cobro específicos. Además, también es importante tener en cuenta que un ratio de liquidez muy elevado tampoco es algo positivo, ya que puede indicar que no se están aprovechando todos los recursos disponibles que tiene la organización. 

Consejos para mejorar la liquidez de tu empresa

A la hora de valorar el ratio de liquidez de una organización, es fundamental tener en cuenta que no existe la proporción perfecta entre activo y pasivo, sino que esta debe evaluarse en comparación con el ratio promedio de la industria o sector al que pertenece la empresa. 

Cuando el ratio de liquidez está por debajo del promedio del sector, puede buscarse una solución implementando medidas que mejoren la gestión y la planificación. Si bien es verdad que controlar nivel de ingresos por ventas es complicado, una buena gestión de la tesorería puede ayudar a la empresa a aumentar su liquidez. Esto se puede conseguir realizando previsiones realistas, llevando a cabo un control adecuado de los ingresos, siendo prudentes en la previsión de ventas, y manteniendo al día los pagos a los proveedores. 

Por otro lado, si el problema es una exceso de liquidez, este puede corregirse con una correcta inversión de los recursos que no están siendo aprovechados. Algunos productos de inversión como las cuentas remuneradas o supercuentas, o los fondos de inversión, pueden ofrecer rentabilidad a corto plazo a la vez que presentan una gran liquidez, permitiendo retirar los fondos siempre que las necesidades de tesorería lo requieran. 

En definitiva, el ratio de liquidez es un indicador sumamente importante que muestra si una empresa puede hacer frente a sus deudas a corto plazo. Indicadores como este te permiten mejorar la toma de decisiones y te proporcionan la capacidad de responder de forma adecuada a los problemas que puedan afectar a tu organización. En BBVA sabemos que contar con el apoyo de expertos es fundamental para el éxito, y por ello ofrecemos a pequeñas empresas un servicio de asesoría formado por especialistas en negocios. Visita bbva.es o acércate a nuestras sucursales para saber cómo puede ayudar a tu empresa nuestro servicio de especialistas en Pymes.