> 
 > 
Caja de pensiones

Evolución de la caja de las pensiones

Conoce la evolución de la hucha de las pensiones en los últimos años

El Fondo de Reserva de la Seguridad Social, también llamado “caja de pensiones" o "hucha de las pensiones”, se financia con los extras de los ingresos de la Seguridad Social destinados a las prestaciones contributivas y con los extras de la gestión de las Incapacidades Temporales que hacen las Mutuas. La idea que subyace es ahorrar en periodos de bonanza para contar con recursos adicionales para el pago de las pensiones en momentos necesarios.

Tras su puesta en funcionamiento en el año 2000, esta reserva destinada a garantizar las prestaciones contributivas ha estado recibiendo aportaciones periódicas que la han llevado a disponer de más de 65.000 millones en el año 2011, momento en el que se marcó el nivel de ahorro máximo.

Este periodo de bonanza económica ha durado 11 años, tiempo en el que el sistema de la Seguridad Social ingresaba más dinero del que gastaba en el pago de las prestaciones públicas – como las pensiones-, por lo que podía ir ‘llenando’ el fondo a razón de aproximadamente 10.000 millones de euros al año durante la etapa más dinámica de la economía española.

Caja de pensiones - BBVA

Evolución de la hucha de las pensiones

Año
Capital ahorra (millones de euros)
2000
540
2001
1.476
2002
5.852
2003
10.000
2004
19.133
2005
26.773
2006
35.771
2007
45.604
2008
57.158
2009
58.017
2010
64.374
2011
65.830
2012
62.027
2013
53.743
2014
41.634
2015
34.221
2016
25.176 (julio)

Esta es la principal fuente de financiación del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, pero no la única. Con la finalidad de obtener la máxima rentabilidad con el capital ahorrado pero, a la vez, exponer los ahorros al menor riesgo posible, los gestores del fondo –la Tesorería General de la Seguridad Social– invierten el dinero ahorrado en instrumentos de renta fija.

A través de un comité específico de inversiones, el Fondo de Reserva de la Seguridad Social ha invertido históricamente en deuda pública; en concreto, deuda pública de potencias europeas como Alemania, Países Bajos y Francia. Pero también en deuda española. Así, aunque desde su puesta en marcha a principios de siglo y hasta el año 2003, prácticamente el 100 % del capital ahorrado en el fondo se destinó a la comprar de letras y bonos del Tesoro español, a partir de 2004 esta estrategia cambió para diversificar la inversión.

Desde el año 2004 hasta el 2013, el Fondo de Reserva ha ido adquiriendo deuda pública de diferentes países europeos hasta suponer el 50 % del total de lo invertido. Sin embargo, esta tendencia cambió a partir del año 2008, momento en que el Fondo comenzó a invertir de manera más decidida en deuda pública española hasta alcanzar la actual situación, ya que desde 2014 el fondo invierte exclusivamente en letras y bonos del Gobierno español.

Como criterios paralelos de inversión y gestión, el Fondo de Reserva prima las adquisiciones equilibradas que evitan “concentraciones excesivas de vencimiento de plazos”, según explica la Seguridad Social en un documento que desgrana la estrategia a seguir para rentabilizar el saldo existente en la hucha de las pensiones.

Del mismo modo, en este documento se marcan unas líneas generales que hacen referencia a criterios de “seguridad, rentabilidad y diversificación”.

Superávit de la Seguridad Social e inversión del saldo en activos de deuda pública son las dos fuentes de financiación por las que se llena la ‘hucha’ de las pensiones.


Con la colaboración del Instituto BBVA de PENSIONES:

Logo Instituo de pensiones de pensiones - BBVA

Evolución de la caja de las pensiones