> 
 > 
Cashflow

¿Qué es el cashflow?

El flujo de caja es uno de los principales indicativos del estado financiero de una empresa que hay que conocer

Podemos definir el cashflow como el flujo de caja o de tesorería, aunque más que una definición es una traducción. Vamos a ver que información nos ofrece este indicador sobre el estado financiero de nuestro negocio o empresa.

Que un empresario o un directivo sepa leer un balance, una cuenta de perdidas y ganancias, es algo inexcusable hoy en día, por mucho que lo financiero no esté dentro de su competencia. Pero con esto no basta, hay que saber acompasarlo con la realidad. Y la realidad es la liquidez, la tesorería. Y aquí es donde nos hacemos la siguiente pregunta: ¿qué es el cashflow?

Se trata de un termino que se sigue usando mucho, aunque ha cedido ante el avance de otros como el EBITDA. En todo caso, lo más importante es entender las razones por las cuales se recurre al mismo, sus limitaciones y como podemos emplearlo. En estos puntos nos centraremos en vez de profundizar en clasificaciones y modos de calcularlo, que requerían un a extensión enrome y nos desviaría de lo esencial.

Qué es el cashflow - BBVA

La contabilidad y la caja

Uno de los principales problemas al realizar un análisis contable es el de conciliarlo con nuestra realidad financiera. Es habitual encontrarnos con empresas con una excelente salud según una primera impresión de sus cuentas, que tienen las cajas vacías. En tiempos de crisis, más allá de los resultados se atiende a la tesorería de la empresa, y ahí empezamos a toparnos con el concepto de cashflow.

Podemos definir el cash flow como el flujo de caja o de tesorería. Pero eso, más que una definición viene a ser una traducción. Así que veamos la que suele darse habitualmente en las escuelas.

Cashflow: Beneficio + amortizaciones + provisiones 

Como vemos, el cash flow es un indicador en el que se agregan a los beneficios en un periodo dado las amortizaciones y las provisiones. ¿Por qué se hace a esto? Si entendemos la respuesta a esta pregunta empezaremos a darnos cuenta de la tarea que nos queda por delante y de la dimensión del problema.

Las amortizaciones son un coste que no supone una salida del dinero. Contablemente suponen una minoración del resultado del ejercicio, pero no implican un desembolso. El efectivo, la tesorería sigue ahí. Otro tanto ocurre con las provisiones.

Como podemos empezar a imaginarnos, a través del cash flow intentamos concretar nuestras disponibilidades financieras, el efectivo que una empresa es capaz de generar en un periodo dado, lo que tiene una importancia capital. Pero no va a ser tan fácil.

¿Qué sentido tiene hablar de cash flow?

El ir más allá del beneficio y llegar a hablar de cashflow puede resultarnos muy útil. Es un primer paso para conocer nuestra salud financiera, la marcha de la misma, su evolución. Y con ella podemos llegar a responder a las dudas acerca de si seremos capaces de cumplir con nuestros compromisos de pagos.

¿Generamos el cash suficiente para cumplir con nuestros proveedores?, ¿y con nuestros acreedores?, ¿cómo impactará una inversión en el flujo de caja previsto?

Cuando le demos vueltas a a estas cuestiones, buscando como cuadrar nuestras necesidades con nuestras posibilidades, surgirán las distintas clases de cash flow por su origen: el llamado operativo, el proveniente de inversiones o desinversiones y aquel derivado de las operaciones financieras...

Frente a esto, también habrá que estudiar el cashflow por destino: accionistas, reinversiones, amortización de deuda, etc...

Las limitaciones para calcular el cash flow

La fórmula que hemos dado para calcular el cashflow es la más conocida y empeleada, es el denominado cash flow contable. Puede ser interesante, sobre todo a efectos comparativos entre distintos ejercicios, pero tiene una limitación importante, y viene dada por la regla del devengo.

La clave está en que se está computando como tesorería a los beneficios contables, y esto no es así en la realidad. Que hayamos facturado una venta y contabilizado su beneficio está muy lejos de suponer que la hayamos cobrado efectivamente. Si todo va bien es muy probable que sea una venta aplazada, y por tanto, parte de las ventas de un ejercicio (y sus beneficios) estarán pendientes de cobro en el segundo. Y si las cosas van mal, esas ventas aplazadas no se cobrarán y nosotros ya las hemos contabilizado como un euro más en nuestros bolsillos.

No se trata de olvidarnos del cash flow, se trata de entender sus limitaciones y recurrir a distintos modos para calcularlo entendiendo sus limitaciones. Es posible que para determinadas finalidades nos valga el clásico cashflow contable, para otras habremos de recurrir a métodos de estimación directa o indirecta de nuestros flujos de tesorería (estudio in situ de la tesorería, evolución del Estado de Origen y Aplicaciones de Fondos, etc.).

Las limitaciones de la contabilidad hacen necesario dotarse de instrumentos, sean los que sean, para testar los niveles de tesorería, actuales y previstos, y así poder gestionarlos.

¿Qué es el cashflow?