Definición

Los depósitos bancarios a plazo son productos de ahorro en los que el cliente entrega una cantidad de dinero a una entidad de crédito durante un tiempo determinado. Transcurrido ese plazo, la entidad lo devuelve, junto con la remuneración pactada. Los depósitos bancarios más comunes son los de interés fijo. Su rentabilidad, el beneficio, se mantiene invariable hasta finalizar el plazo del depósito.

El tipo de interés nominal o TIN es la rentabilidad que ofrece el banco por el dinero invertido en un depósito durante un determinado plazo. Lo habitual es que el banco ofrezca un tipo de interés mayor al contratar un depósito con un plazo más alto. La Tasa Anual Equivalente o TAE es la rentabilidad efectiva del depósito, ya que incluye los intereses, gastos y comisiones, lo que permite comparar productos de diferentes entidades bancarias.

¿Qué es un depósito bancario?

Te puede interesar...