Plan de Recuperación de la UE (o NGEU): cuantía y condiciones para acceder a él

España podría acceder a cerca de 150.000 millones de euros procedentes de los fondos que conformarán el Plan de Recuperación para Europa tras la pandemia del virus de la COVID-19.
El virus de la COVID-19 ha cortocircuitado el escenario económico internacional. La aplicación de diferentes medidas para contener la preocupante propagación de la pandemia, como las restricciones de la movilidad geográfica, el cierre de los negocios al público o la aplicación de confinamientos domiciliarios puntuales, ha incidido muy negativamente sobre el empleo y la actividad comercial. De esta forma, el coronavirus no solo ha tensionado al máximo los sistemas sanitarios de los países, sino que también ha generado graves consecuencias sociales y económicas en la ciudadanía. Frente a un desafío sin precedentes, Europa ha optado por ofrecer una respuesta histórica. Se trata del denominado Plan de Recuperación de la Unión Europea (UE), el cual pivota en torno al fomento de la sostenibilidad y la digitalización, dos ejes estratégicos llamados a marcar el rumbo de la economía el día de mañana. 

¿Cuáles son las cifras del Plan de Recuperación de la UE?

Aproximadamente 1,8 billones de euros. Es la astronómica cifra que la UE pretende movilizar de cara a volver a dinamizar la economía en la zona euro y, de paso, posicionar a Europa como un referente global en la migración hacia un modelo productivo más ético y respetuoso con el medio ambiente (basado en la economía circular, energías verdes, reducción de la huella de carbono, movilidad sostenible, ‘smart cities’, etc.), que a su vez sepa sacar partido de todas y cada una de las oportunidades que brindan los avances de la era digital (redes ‘5G’, medicina genómica, ‘Big Data’, inteligencia artificial, tecnología ‘blockchain’, comercio ‘online’, Internet de las cosas, etc.). 

El Plan de Recuperación es una inyección económica sin parangón que la UE ha decidido poner en marcha. Se enmarca dentro del Marco Financiero Plurianual (por sus siglas, MFP) para el período concerniente entre los años 2021 y 2027, el cual ha visto incrementado su presupuesto en un 12% (teniendo en consideración el abandono de la UE por parte del Reino Unido después del ‘Brexit’) hasta alcanzar una dotación actual de 1,07 billones de euros

Por otro lado, junto a esta relevante subida del recién aludido MFP, los Estados miembros de la UE y las autoridades europeas ubicadas en Bruselas han acordado la aprobación de un “instrumento temporal de recuperación” que ha sido bautizado con el nombre de ‘Next Generation EU’ y contará con un volumen de fondos de 750.000 millones de euros. La financiación de este gigantesco estímulo económico se realizará a través de emisión de deuda comunitaria por parte de la Comisión Europea (CE), lo que supone otra decisión que no posee antecedentes en la Eurozona. 

plan de recuperacion

Plan de Recuperación de la UE: ¿cuánto dinero puede recibir España?

Los citados 750.000 millones de euros que Europa busca inyectar en la economía del continente entre 2021 y 2027, aunque mayoritariamente en los primeros 3 años, se repartirán de la siguiente forma: 390.000 millones de euros serán ayudas directas no reembolsables, lo que quiere decir que no existirá obligación de devolver este dinero; y 360.000 millones de euros a modo de préstamos.

Lo pactado en Bruselas subraya que el reparto de estas millonarias ayudas se llevará a cabo con base al criterio de que las naciones más azotadas por la pandemia del virus de la COVID-19 gozarán de un respaldo financiero superior. De esta manera, España sería el país de la UE más beneficiado por la distribución de los fondos del Plan de Recuperación

En concreto, se estima que España pueda llegar a acceder a un caudal de fondos de unos 150.000 millones de euros, de los cuales en torno a más de la mitad, 81.000 millones de euros, tomarían la modalidad de ayudas directas a fondo perdido que el Gobierno de España ya ha solicitado a Europa a través del borrador del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia “España Puede” que el Ejecutivo ha remitido a Bruselas. Ahora queda pendiente que el Gobierno presente su Plan antes de abril 2021 y que  las autoridades comunitarias lo aprueben (la fecha límite será Julio de 2021).

Con expectativas de pronto poder lograr luz verde de la UE y que los fondos europeos comiencen a aterrizar en España durante los próximos meses (se habla de junio o julio del presente curso), el Gobierno de España ha incluido en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) consolidados para el año 2021 una partida de 26.634 millones de euros que anticipa parte de los fondos ‘Next Generation EU’. Y es que el Plan “España Puede” parte de los 4 ejes estratégicos definidos por Europa para el gasto de las ayudas, que son: transformación digital, transición ecológica, cohesión social y territorial e igualdad, poniendo especial interés en la atención y cuidado de las personas dependientes.

¿Qué condiciones han de cumplir los proyectos que quieran obtener financiación del Plan de Recuperación de la Unión Europea?

De manera pormenorizada, son 10 las políticas palanca que vertebran las líneas maestras que componen el Plan “España Puede” alineado con los objetivos de la UE para España: infraestructuras y ecosistemas resilientes, lucha contra la despoblación (agenda rural y urbana), digitalización industrial y empresarial, transición energética, refuerzo del Sistema Nacional de Salud (SNS), actualización de las administraciones públicas a la era digital, modernización del sistema fiscal, fomento de la cultura y del deporte, digitalización del sistema educativo y, por último, nueva economía de los cuidados. 

El decálogo anterior encuentra su origen y fuerza motriz en la decena de recomendaciones que el Consejo Europeo ha realizado para que España emprenda con celeridad. Entre dichas recomendaciones, como ya se puede observar en el párrafo previo, destacan la necesidad de apostar por la investigación e innovación, el apoyo a la formación educativa y a la creación de empleo, y la urgencia de acometer una digitalización multisectorial que impacte tanto a la actividad pública como privada, haciendo especial hincapié en las pymes; por citar tres de las peticiones del Consejo Europeo.

Sin duda, las directrices y ayudas económicas europeas constituyen una oportunidad fantástica para un significativo número de sectores que, gracias a la financiación que España recibirá, podrán emprender nuevos proyectos que multipliquen su productividad, recuperándose así del duro impacto que está suponiendo la pandemia del virus de la COVID-19. Automoción, comercio, energía, restauración, telecomunicaciones o turismo son algunas de las áreas de actividad que más beneficio pueden conseguir de las ayudas aprobadas en el Plan de Recuperación de la UE.

Plan de Recuperación Europeo: ¿cómo se puede acceder a los fondos que llegarán de Bruselas?

El volumen de ayudas que finalmente termine llegando desde Europa será gestionado por instituciones estatales (ministerios y agencias nacionales), por las comunidades autónomas y el resto de las administraciones locales. Las agrupaciones, empresas y pymes que persigan financiar sus proyectos con fondos del Plan de Recuperación de la UE habrán de concurrir a las convocatorias de subvenciones y licitaciones que las diversas administraciones deberán ir publicando una vez que estas ayudas adquieran el fallo favorable definitivo de Bruselas y comprometerse a invertir también por su parte en los proyectos.

A este respecto, es preciso puntualizar que tres serán los instrumentos o las líneas de distribución que se emplearán en España para el reparto de los fondos europeos (Real Decreto-ley 36/2020, de 30 de diciembre):

Los bautizados como Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica o, por sus siglas, PERTE. Estos consisten en una fórmula inédita de colaboración público-privada entre administraciones, centros de investigación y empresas que podrán solicitar los proyectos de carácter estratégico que contribuyan claramente al crecimiento económico, al empleo y a la competitividad de nuestro país. Con  vocación de permanencia, los PERTE podrán ser un proyecto único, perfectamente definido su propósito y modo de ejecución; o un proyecto integrado, es decir, que cuente con varios proyectos dentro de un mismo plan o programa de trabajo (hidrógeno verde, 5G, etc). Sea cual fuere de ambos, su adecuado seguimiento se realizará a través del futuro Registro Estatal de Entidades Interesadas, dependiente del Ministerio de Hacienda

- Concesión de subvenciones para la financiación de activos privados. Este instrumento de distribución de los fondos europeos funcionará mediante convocatorias de concurrencia competitiva. Las ayudas se canalizarán mediante convocatorias de Ministerios, Comunidades Autónomas, organismos dependientes,...

- Contratos de licitaciones de cara a financiar activos públicos. En este caso, la financiación podrá ser público-privada (concesión) o plenamente pública.

Las empresas que deseen acceder a los fondos del Plan de Recuperación de la UE deberán seguir un proceso de solicitud distinto en función del tipo de instrumento que escojan. Asimismo, en cuanto a condicionantes derivados del calendario y los plazos temporales, de estas ayudas podrán disfrutar todos aquellos proyectos que sean nuevos o estén en ejecución (desde febrero de 2020). 

Dentro del sector privado, y estando en constante coordinación con las administraciones públicas, las entidades bancarias asumirán el indispensable rol de optimizar la canalización y amplificación de los fondos del Plan de Recuperación de la UE, para que estas ayudas sean completamente eficaces y lleguen a todas aquellas grandes empresas y pymes cuyos proyectos precisan de este impulso financiero procedente de Europa. 

Siempre creando oportunidades, BBVA, como ha indicado su presidente, Carlos Torres Vila, considera que el Plan de Recuperación Europeo se trata de una “ocasión histórica para España”, ya que este abre la puerta a un nuevo modelo económico y productivo que guíe a la sociedad a adoptar pautas de consumo responsable y sostenible que garanticen la preservación del medio ambiente, algo imprescindible de cara a poder revertir los peligrosos efectos del cambio climático (calentamiento global, desertización, pérdida de biodiversidad, descenso de la calidad del aire, fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes…). 

Si quieres conocer más sobre la cuantía y las características del Plan de Recuperación para Europa, consulta toda la información en bbva.es.