Colabora con Cruz Roja en la recaudación de fondos para ayudar a los afectados por la erupción del volcán de La Palma. Más información

Características del titular de la tarjeta de crédito

Descubre todas las características y medidas de seguridad de tus tarjetas de crédito.
Quien más, quien menos, utiliza la tarjeta de crédito regularmente para realizar sus compras del día a día. Esta herramienta de pago se ha convertido en un elemento importante en los tiempos actuales, ya que su principal función es facilitar las operaciones de pago del titular de la tarjeta. Entre otras cosas, este modo de pago permite llevar a cabo transacciones de forma sencilla y rápida, además de evitar tener que llevar grandes sumas de efectivo encima cuando se hace una compra.

Partes de una tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito contienen muchos elementos reunidos en una superficie muy reducida. Puede dar la impresión que no todos son importantes, pero la verdad es que cada uno de ellos tiene una determinada función, y entre todos contribuyen a aumentar la seguridad ante posibles fraudes o robos de la misma. La normativa SO/IEC 7812, que se puso en marcha en 1989, es la encargada de determinar qué información figura en una tarjeta de crédito y de definir la posición y el significado de sus elementos. 

Todas las tarjetas bancarias contienen los siguientes datos en el anverso:

  • Titular de la tarjeta: el titular de la tarjeta de crédito es toda aquella persona física (o particular) que solicita una tarjeta y cuyo nombre aparece grabado en la misma.
  • Nombre de la entidad emisora de la tarjeta: aparece en la parte superior.
  • Logos de marca: generalmente en la esquina inferior derecha, el logo de la marca aparece en las tarjetas bancarias, como por ejemplo, Visa, Mastercard, etc.
  • Chip: hoy en día, la mayoría de tarjetas ya se emiten con chip integrado. Está situado en la zona superior izquierda y se trata de un elemento que aumenta la seguridad y la rapidez tanto en las compras como en las retiradas de efectivo en cajeros automáticos.
  • Número de tarjeta o Personal Account Number (PAN): está formado por 16 dígitos y se encuentra en la parte central de la tarjeta bancaria. 
  • Fecha de caducidad de la tarjeta: dicha fecha consta de mes y año, y se encuentra debajo del número de la tarjeta. Es uno de los datos que se solicita para verificar el número de la tarjeta cuando se realizan compras online.
titular-tarjeta

En el reverso de la tarjeta bancaria se encuentran los siguientes datos:

  • Banda magnética: atraviesa horizontalmente la tarjeta y contiene grabados datos del titular. Actualmente estos datos se encuentran también en el chip, aunque las tarjetas siguen conteniendo esta banda.
  • Número CVV o número de seguridad: se trata de tres cifras situadas en la parte derecha del panel de la firma. Sirven para añadir una medida de seguridad adicional en las compras online, ya que este código se suele pedir en el momento de realización del pago.

Nombre del titular de la tarjeta y otras medidas de seguridad

Como se apunta más arriba, una de las principales funciones de la tarjeta de crédito es que el titular de la tarjeta no tiene que llevar encima grandes cantidades de efectivo. Este aspecto aumenta la seguridad ante posibles robos. Pero, ¿y si la tarjeta se roba o extravía? Las entidades bancarias y los fabricantes de tarjetas ya han contemplado dicha posibilidad y trabajan para ofrecer una mayor seguridad a sus clientes. Por esta razón, las tarjetas de crédito incorporan varias medidas de seguridad adicionales que reducen la probabilidad de que un tercero haga uso de ellas sin el permiso de su propietario.

El primer sistema de seguridad es tan sencillo como efectivo. La clave de seguridad debe introducirse en las compras en establecimientos físicos cuando se hace uso del chip. Si el pago se realiza mediante la tecnología contactless y la transacción supera los 20€, también es necesario introducir el PIN (aunque provisionalmente, y por circunstancia del COVID-19, la industria bancaria ha decidido subirlo a 50 € por motivos de seguridad).

El número de seguridad o CVV, al contrario que el nombre y la firma del titular, solamente se utilizan para las compras online y no en las presenciales. Estos tres dígitos que figuran en el reverso de la tarjeta bancaria deben introducirse junto con el número de tarjeta, la fecha de caducidad, y el nombre del titular.

Una alternativa al código de seguridad que se aplica en ciertas compras por internet es la de la utilización de claves de seguridad de un solo uso. Estas consisten en el envío de una clave de seguridad para utilizar en una determinada compra online, y solo son válidas para dicho pago. El titular recibe un SMS con la clave en el teléfono móvil al que tiene asociado la tarjeta. Este sistema establece un segundo mecanismo de verificación para añadir más seguridad en las compras por internet.

En BBVA tenemos como objetivo garantizar la seguridad de nuestros clientes y proteger sus transacciones con las máximas medidas de seguridad. Visita bbva.es para obtener más información sobre cómo protegemos tus cuentas, pero recuerda ser precavido y no revelar ningún dato personal. Revisa periódicamente tus cuentas bancarias y, si ves movimientos sospechosos, contacta lo antes posible con tu oficina BBVA para encontrar una solución.