Préstamo sin papeleos: ¿Cómo conseguirlo de forma fácil y segura?

En función del tipo de préstamo, si ya eres cliente,la documentación requerida puede ser casi inexistente ¿lo sabías?
Un préstamo es una cantidad de dinero que una persona o entidad, normalmente bancaria, presta a otra bajo determinadas condiciones de devolución. Es decir, se trata de un acuerdo entre dos partes que, por el beneficio de ambas, se regula mediante una serie de documentos y contratos. Ahora bien, el volumen de documentación requerida varía según cada caso. Quizá no es correcto hablar en ningún caso de un préstamo sin papeleos, pero casi. Descubre aquí por qué es posible contratar un préstamo rápido de forma fácil, segura y fiable.

En la solicitud de un préstamo, la institución bancaria considera diferentes aspectos que, en su conjunto, determinan un perfil de riesgo del prestatario. El riesgo que corre el prestador es una compleja ecuación en la que se consideran aspectos tan diversos como la situación laboral y la trayectoria fiscal del prestatario, el tipo de crédito, el plazo de la devolución y, sobre todo, el capital solicitado.

El análisis por parte del banco requiere tiempo y dedicación, de modo que normalmente puede cobrarse al prestatario una comisión de estudio, varios días de comprobación y mucha documentación. Ahora bien, ¿sabías que existe la posibilidad de pedir un préstamo sin todo este papeleo y de forma fiable?

¿Los préstamos rápidos son fiables?

Existen pocos préstamos sin papeleos que puedan obtenerse fácilmente, pero eso sí, un préstamo rápido se diferenciará siempre de los préstamos tradicionales por su tramitación más urgente y una menor documentación exigida. Una de las diferencias más frecuentes es que la exigencia para la amortización de la cantidad prestada será mayor, es decir, como usuario habrás de hacer frente a intereses algo más elevados que los de un préstamo de corte tradicional y dispondrás de un plazo de amortización inferior.

El préstamo de siempre, hoy más fácil

Los préstamos rápidos y sin papeleos tienen sin duda algunas ventajas frente a los préstamos tradicionales: más agilidad de la gestión, tramitación online, etc. Aunque, como el riesgo es mayor, el precio, es decir, el interés también será más elevado que el de un préstamo tradicional.
Entre la documentación clásica para pedir un préstamo se encuentran documentos fácilmente localizables como un DNI o NIF, una cuenta bancaria y un justificante de ingresos o nómina. En muchos casos no es necesario ni tan siquiera un aval. El tipo de crédito y la rapidez de la gestión, eso sí, dependen directamente del perfil del prestatario y de la urgencia de sus necesidades. También de su vinculación contractual con la entidad.
CTA Préstamo Rápido
Préstamos - También podría interesarte

También podría interesarte