Fiscalidad de los planes de pensiones: los cambios a tener en cuenta

Descubre cómo impactan los cambios que entraron en vigor el 1 de enero de 2021, en relación a los planes de pensiones.
El producto financiero que permite canalizar el ahorro a largo plazo, adaptándose al perfil de riesgo del inversor, y que mantiene una fiscalidad interesante es el plan de pensiones. En concreto, la principal ventaja fiscal de los planes de pensiones es que reducen la base imponible de la Renta, lo que puede tener un mayor impacto en los años en los que se perciben ingresos más altos (en los cuales el tipo inicial a aplicar es superior).
El mejor futuro está aquí. Invierte en él
Conoce todas nuestras opciones de inversión y sigue construyendo tu futuro.

Cambios en la fiscalidad de los planes de pensiones

La fiscalidad de los planes de pensiones se ha visto afectada por las modificaciones que la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2021 ha introducido desde el pasado 1 de enero de 2021. Así, el límite general de reducción ha pasado de ser el menor de entre 8.000 euros anuales o el 30% de los rendimientos netos de trabajo y de actividades económicas a ser un solo límite máximo general de 2.000 euros anuales.

Otra modificación fiscal es la disminución del límite máximo de reducción por aportaciones a planes de pensiones y otros sistemas de previsión social de los que sea titular el cónyuge, pasando de 2.500 euros anuales a 1.000 euros anuales.

Pero, al margen de esta reducción del límite general y de la aportación al plan de pensiones del cónyuge, se ha introducido una modificación fiscal que ha pasado quizás algo desapercibida. En concreto, y a partir de 1 de enero de 2021, se permite incrementar el nuevo límite de deducción de 2.000 euros en hasta 8.000 euros adicionales por aportaciones del empleador a favor del empleado a instrumentos de previsión social empresarial (Planes de Pensiones de Empleo, o PPE, y Planes de Previsión Social Empresarial, o PPSE). Es decir, si bien las aportaciones a planes de pensiones individuales reducen menos que antes nuestra base imponible de la Renta, los planes de pensiones de empleo y planes de previsión social empresarial resultan ahora más atractivos, al poder dar derecho a una ventaja fiscal que permite la reducción en la base de la Renta de hasta 10.000 euros, siempre que las aportaciones procedan de contribuciones empresariales del empleador.

fiscalidad planes de pensiones

Fiscalidad de los planes de pensiones: ¿qué casuísticas pueden darse?

Si se han aportado ya 2.000 € a un plan de pensiones individual, ¿qué cantidad máxima puede aportar la empresa a un PPE o PPSE a mi nombre para conseguir una reducción mayor?

Al haberse aportado 2.000 € al plan de pensiones individual, lo cuales dan derecho a la ventaja fiscal que se ha mencionado con anterioridad, el empleador podrá contribuir con un máximo de 8.000 € adicionales al PPE o PPSE para dar derecho a una reducción adicional por dicho importe.

Así, el total de reducción de la base imponible de la Renta ascenderá a 10.000 € (2.000 € por aportación individual al plan de pensiones + 8.000 € por contribución de la empresa al PPE o PPSE).

Si no se hacen otras aportaciones individuales a planes de pensiones, ¿la empresa puede contribuir al PPE o PPSE con 10.000 € que darían derecho a reducción o solo con 8.000 €?

En este caso, la empresa puede llegar a contribuir al PPE o PPSE con hasta 10.000 €, que darán derecho a la ventaja fiscal consistente en la reducción de tu base de la Renta en ese mismo importe. 

Los 8.000 € de incremento del límite para estos tipos de planes empresariales son adicionales a los 2.000 € que establece el límite general, por lo que si no se han consumido dichos 2.000 € con otras aportaciones, las contribuciones de la empresa que podrán dar derecho a reducción en la Renta pueden ascender a 10.000 €.

En resumen, el máximo de aportaciones y contribuciones con derecho a esta ventaja fiscal (aplicable a los planes de pensiones) será siempre de 10.000 €, que podrán distribuirse de la siguiente forma:

- Solo aportaciones a planes de pensiones individuales: hasta 2.000 euros.

- Combinar aportaciones a planes de pensiones hasta 2.000 euros + contribuciones empresariales a PPE o PPSE por importe restante hasta 10.000 euros. Por ejemplo, 2.000 + 8.000 euros, respectivamente.

- Solo contribuciones empresariales a PPE o PPSE: hasta 10.000 euros.

¿Se puede aplicar la reducción incrementada si, como empleado, se aportan hasta 10.000 euros a un PPE o PPSE? 

Actualmente, las aportaciones del trabajador a su PPE o PPSE no dan derecho a esta ventaja fiscal. Ha de ser la empresa la que haga la contribución a dichos planes. 

Sin duda, un estímulo para el ahorro a largo plazo, y en concreto para el que podría lograrse a través de este tipo de planes de empleo, sería la posibilidad de que también las aportaciones del trabajador a su plan de empleo dieran derecho a la citada reducción de hasta 10.000 €. Esta posibilidad no está prevista actualmente en la norma pero la futura Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2022 podría contemplarla en alguna medida si se mantiene la redacción actual del Proyecto de dicha Ley.

En resumen

Las últimas modificaciones de la fiscalidad de los planes de pensiones dan la oportunidad a los sistemas de previsión social empresarial de adquirir protagonismo en el panorama financiero y fiscal actual, en especial, si se habilita a futuro en la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2022 la posibilidad de que la aportación del empleado a su plan de previsión empresarial también compute para la reducción incrementada de hasta 10.000 € de la base imponible de su Renta.
Alicia Ferrer, Directora de Asesoramiento Fiscal a Negocio de España