Qué condiciones ofrecen las hipotecas a los afiliados a Muface

Entérate de las ventajas de financiación que ofrecen los bancos a funcionarios suscritos a este régimen especial.

La Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (MUFACE) es un régimen especial al que se pueden suscribir los empleados públicos y que se encarga de cubrir gastos en concepto de sanidad, jubilaciones, ayudas por hijos, etc. Las entidades financieras suelen ofrecen condiciones especiales a sus mutualistas en productos y servicios financieros, tales como préstamos e hipotecas.

En BBVA nos gusta acompañar a nuestros clientes en las decisiones más importantes de sus vidas. Por ello ponemos a disposición de los empleados públicos una amplia gama de productos ajustados a sus necesidades e intereses. Si estás interesado en saber más sobre nuestros productos o servicios financieros para funcionarios, infórmate llamando al 91 833 07 01 o acércate a tu oficina BBVA más cercana, identificándote como miembro de este colectivo profesional. Allí nuestros expertos te informarán sobre las condiciones de las hipotecas MUFACE y otros productos financieros destinados a funcionarios y mutualistas.

¿Formas parte de un colectivo profesional? ¡Enhorabuena!
Disfruta de condiciones especiales en diferentes productos y servicios en BBVA.

¿Qué perfiles pueden acceder a una hipoteca con MUFACE?

En el caso particular de MUFACE, entre sus mutualistas se incluyen funcionarios de carrera de la Administración Civil del Estado y los funcionarios en prácticas que aspiran a formar parte de alguno de los Cuerpos de dicha Administración.

Los mutualistas que quieran solicitar una de estas hipotecas deberán demostrar su afiliación a MUFACE, además de residir en España. También podrán disfrutar de ellas sus familiares, en calidad de beneficiarios, los cuales deberán acreditar su parentesco con el mutualista mediante el libro de familia o un documento similar, además de presentar el documento acreditativo del propio mutualista (tarjeta sanitaria, documento de afiliación al régimen especial o nómina).

¿Qué requisitos se exigen?

Aunque cada entidad impone unas condiciones diferentes para acceder a préstamos hipotecarios, un factor esencial es la solvencia. Dicho de otra forma, el cliente debe percibir unos ingresos suficientes de forma recurrente, lo que se refleja en una nómina o una pensión que demuestre su capacidad económica y sirva para asegurar el compromiso de pago de las cuotas futuras. En el caso de los funcionarios, esto no supone un problema, ya que cuentan con una plaza fija en la Administración y unos ingresos seguros

Asimismo, el banco también tomará en consideración si el futuro beneficiario paga en ese momento las cuotas de otro préstamo. Por otro lado, muchos bancos exigen como requisito que el futuro beneficiario abra una cuenta corriente en la entidad para domiciliar los pagos del préstamo y, en su caso, para ingresar la nómina.

Por último, al formalizar un préstamo hipotecario se exige siempre la contratación y mantenimiento de un seguro de hogar o de incendios, que no tiene por qué formalizarse con la propia entidad a la que se solicita la hipoteca si bien, en muchos casos, su contratación con la propia entidad puede repercutir en una cierta rebaja de las condiciones económicas del préstamo hipotecario.

¿Eres mutualista de Muface?
BBVA te ofrece servicios y productos con condiciones especiales para ti.

¿Cuáles son las condiciones especiales de las hipotecas para MUFACE?

En BBVA, los préstamos hipotecarios para mutualistas tienen condiciones especiales que mejoran las de los clientes 'estándar'. Por otro lado, dependiendo del perfil del cliente y de cómo desee devolver el importe prestado, tiene la posibilidad de optar por una hipoteca a interés fijo, o bien a interés variable. Las hipotecas variables suelen presentar diferenciales más reducidos, lo que en momentos en los que el índice de referencia aplicable baja deviene en intereses menores y cuotas más pequeñas. Por otro lado, las hipotecas a tipo fijo tienen la ventaja de que la cuota permanece invariable a lo largo de la vida del préstamo, lo que le evita sorpresas al prestatario.

Por otro lado, la solvencia y la estabilidad económica de la que disfrutan los funcionarios hace que puedan acceder a bonificaciones en el tipo de interés asociadas a la contratación de otros productos o servicios propios de la entidad correspondiente.