Colabora con Cruz Roja en la recaudación de fondos para ayudar a los afectados por la erupción del volcán de La Palma. Más información

Digitalización: invirtiendo en un futuro 3.0

Invertir en digitalización es una de las megatendencia más atractivas del momento al tratarse de un fenómeno socioeconómico de futuro, global e irreversible que reporta a los inversores gran rentabilidad a medio y largo plazo.
La inversión temática en digitalización se halla en un momento clave. La devastadora crisis sanitaria y económica que el virus de la COVID-19 ha provocado alrededor del globo ha alterado la vida de miles de millones de personas. De la noche a la mañana, todo ha cambiado y las personas se han visto obligadas a modificar de manera drástica su forma de producir, consumir, relacionarse e incluso de disfrutar del ocio
Megatendencias de inversión
Empieza a invertir ahora en un futuro mejor para ti y para todos.
Las medidas implementadas con el propósito de evitar la propagación del virus, como el teletrabajo, la distancia social y la instauración de períodos de confinamiento, han reforzado el peso que posee la esfera digital en el día a día de la población. Aunque la digitalización viene siendo un fenómeno en boga desde hace años, no hay duda de que la pandemia actual que asola el planeta ha disparado la urgente necesidad de digitalizar productos, servicios, tareas y hábitos. En este artículo, descubrirás de qué modo el proceso de digitalización ha revolucionado el mundo y cuáles son las razones que convierten la inversión en esta megatendencia en tu mejor apuesta de futuro.

¿Qué es la digitalización? Apuesta por la megatendencia más en auge

Comunicación vía móvil, banca ‘online’, telemedicina, trabajo en remoto, contenidos audiovisuales en formato ‘streaming’, comercio electrónico (‘ecommerce’), ingente robotización de los servicios… Casi incontables resultan las áreas de actividad que, tras sufrir el impacto de la vigente crisis internacional, han encontrado en la evolución hacia el ámbito digital la solución a un panorama tan complicado como acuciante. No ha de ser extraño, por tanto, que en estos últimos meses los activos bursátiles relativos a tecnología y digitalización hayan soportado mejor que el resto de valores el impacto del virus de la COVID-19 y ahora repunten al alza.

De hecho, hoy en día la digitalización es la megatendencia más atractiva del mercado cuando de inversión temática se trata. Lo digital ha llegado para quedarse y su importancia no hará sino aumentar en las próximas décadas. Se trata de un cambio de paradigma irreversible que determinará los patrones económicos y sociológicos dominantes en un futuro que ya está aquí. Por ello, los ahorradores están apostando cada vez más por participar en fondos temáticos fuertemente vinculados a valores y activos que promueven la digitalización y proporcionan soluciones digitales a sus clientes y modelos de negocio.

digitalizacion

Digitalización: ¿cuáles son las áreas más atractivas en las que puedes invertir?

No tanto una época de cambio sino un cambio de época, la digitalización o la transformación hacia lo digital que están llevando a cabo de manera conjunta ciudadanos, instituciones y empresas de todos los sectores, se caracteriza por ser un fenómeno veloz que no solo se limita a sustituir las herramientas o los procedimientos antiguos de actuación, sino que va más allá y también modifica la mentalidad de la sociedad en su conjunto y el modo en que esta entiende el mundo y la vida.

A menudo, se recurre a la digitalización de la prensa escrita como ejemplo arquetípico de la forma en que cualquier transformación digital consigue redibujar los procesos habituales o tradicionales, reduciendo sus costes, los lapsos de tiempo y, por supuesto, alterando la propia esencia del proceso y no únicamente aquellos atributos meramente circunstanciales o complementarios. En el aludido caso de los periódicos de papel, estos han pasado de consistir en un soporte físico poco o nada respetuoso con el medio ambiente que, excepto para los suscriptores, además obligaba al lector a desplazarse a diario al quiosco de cara a hacerse con su ejemplar, a volverse portales de información ‘online’ que no perjudican a la naturaleza y pueden ser actualizados y leídos en cualquier momento y lugar a través de dispositivos electrónicos como ordenadores, teléfonos móviles o ‘tablets’.

Seguidamente, se recogen tres relevantes transformaciones digitales en pleno auge, cada una de ellas perteneciente a un sector de actividad diferente, pero todas dotadas de un gran atractivo de presente y futuro para aquellos inversores que depositen sus objetivos de ahorro a medio y largo plazo en valores y activos que apuesten por su investigación y posterior desarrollo: 

  • Redes de comunicación móvil (‘5G’) e Internet de las cosas: la ya muy próxima implantación comercial en España y resto de países de la quinta generación de conectividad móvil revolucionará el escenario de las telecomunicaciones, porque este adelanto tecnológico incrementará exponencialmente la capacidad de transmitir datos de unos dispositivos a otros. Precisamente, y ligado a la llegada de las redes ‘5G’, la interconexión que en muchas viviendas ya se puede establecer entre los componentes informáticos instalados en ciertos aparatos eléctricos, recibe el nombre de Internet de las cosas. Esta comunicación de unos objetos con otros pone a disposición de los usuarios la posibilidad de controlar en remoto y al instante distintos electrodomésticos de su inmueble. 
  • Transición energética y lucha contra el cambio climático: sostenibilidad y ecología son dos tendencias absolutamente irrefrenables. Dentro de la sociedad mundial, cada vez se está más extendida la preocupación por el cuidado y la preservación del medio ambiente. El uso y abuso por parte de la actividad humana en la explotación de los recursos naturales viene generando consecuencias nefastas sobre la habitabilidad del planeta, que ha comenzado a presentar síntomas de agotamiento: mayor número y frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos, incesante deshielo de los polos, ascenso de las temperaturas medias a escala global, etc. La supervivencia de la humanidad corre serio peligro si no se adoptan rápidamente hábitos de consumo responsable que disminuyan el volumen de residuos y contribuyan a la reutilización y el reciclaje de los desechos. A este respecto, la digitalización tiene mucho que aportar, ya que a través de ‘softwares’ y modelos informáticos se están investigando nuevas formas de obtener energía limpia no contaminante, así como se analiza también de qué modo pueden optimizarse las acciones e iniciativas ideadas para hacer frente al cambio del clima. 
  • Medicina personalizada (‘big data’) y búsqueda de una cura contra el virus de la COVID-19: la decodificación del genoma humano gracias a la aplicación de tecnología de análisis ‘big data’ ha impulsado los recientes hallazgos en medicina personalizada, también denominada genómica. Esta consiste en aplicar a cada paciente un tratamiento específico, lo que supone un paso hacia adelante en la búsqueda de cura a dolencias que afectan a porcentajes reducidos de población. Asimismo, los inmensos esfuerzos y recursos que en estos instantes se están destinando en todo el mundo para acelerar la fabricación de una vacuna contra el virus de la COVID-19 requieren del apoyo y de la utilización de complejos programas e instrumentos digitales dedicados al tratamiento y procesamiento de millones de datos.

Invertir en empresas que apuestan por la digitalización, ¿qué beneficios te puede reportar?

Como se ha señalado con anterioridad, los activos que apuestan por la digitalización, y es esta su principal ventaja a ojos de los inversores, están reportando mejores rentabilidades que el resto de valores del mercado. Sin embargo, el rendimiento monetario no es el único beneficio de este tipo de inversiones. Y es que la digitalización incide en todas y cada una de las áreas de actividad, por lo que los fondos que invierten en el fenómeno de la transformación digital pueden planificar e implementar una estrategia inversora diversificada y, por tanto, así el riesgo para el ahorrador disminuye drásticamente.

Pese a que con demasiada frecuencia no es tomado en consideración lo suficiente, la no inversión en digitalización inevitablemente acarrea para el inversor el problema de incurrir en un significativo coste de oportunidad. Parece obvio que en un escenario internacional donde el desempeño digital marca la diferencia entre las empresas punteras y aquellas que marchan por detrás, invertir en fondos que no elaboran su estrategia en base al factor digitalización supone no priorizar la inversión en activos líderes del mercado, porque las empresas que potencian el ámbito digital son más eficaces, rápidas y sus empleados esgrimen mejores y más cualificadas competencias profesionales.

Invierte en digitalización de la mano de BBVA

Siempre a tu lado, BBVA te proporciona el mejor asesoramiento integral para que, de manera sencilla y práctica, puedas invertir en los fondos temáticos especializados en digitalización más interesantes del mercado. Gracias a Banca Privada de BBVA, es posible invertir en esta y otras megatendencias a través de un módulo de gestión dinámica e independiente incorporado dentro de la cartera de inversión del cliente, con el cual, el cliente puede escoger el porcentaje de inversión en megatendencias que mejor se adecúe a sus intereses, obteniendo un mejor rendimiento del total de su inversión.

De esta forma, gracias a la excelencia en el trabajo y la dilatada experiencia del equipo de selectores que conforman el servicio Quality Funds de BBVA, tienes a tu disposición la oportunidad de participar en fondos con activos que promueven la digitalización y pertenecen a las mejores gestoras internacionales. 

Si quieres saber más sobre posibilidades de inversión temática en digitalización y sobre el tipo de retorno que estos fondos pueden generar en tu cartera de valores, cuentas con toda la información al respecto en bbva.es y en la app de BBVA.