¿Comprar un coche nuevo o uno de segunda mano?

Varios son los factores que pueden ayudarte a tomar la mejor decisión.
Ha llegado el momento de comprar un coche y deshacerte del que ya tienes. La duda que se te plantea ahora es si es mejor optar por uno nuevo o acudir al mercado de segunda mano. Ambas opciones cuentan con ventajas y serán tus necesidades, y otros agentes que a continuación analizaremos, las que inclinen la balanza a un lado o a otro.
BBVA Valora Coches
Conoce el precio de mercado de tu coche de forma rápida y sencilla.

¿Qué puede condicionar la compra de un coche?

Tiempo atrás, comprarte un coche se reducía a acudir al concesionario y elegir el modelo que mejor se adaptaba a tus gustos (y a una pequeña lista de necesidades que previamente habías elaborado). Hoy en día, sin embargo, si bien estos primeros  no deben descuidarse, la adquisición de tu nuevo vehículo se basa en otros factores que, a continuación, repasamos: 

- Adquisición: a la hora de comprar un coche, es necesario que valores el gasto que esto va a suponerte. Para ello, no solo debes fijarte en su precio de venta (o cantidad que abonas al sacar el vehículo del concesionario). También debes valorar otros gastos que, a lo largo de la vida del coche, tendrás que asumir como, por ejemplo:

- Consumo: en función del tipo de vehículo que adquieras (gasolina, diesel, eléctrico, híbrido, etc.) consumirás un combustible y otro. Esto hará que tu inversión en él varíe, al no gastar todos lo mismo ‘a los 100’ ni costar lo mismo ‘el litro’ de cada uno. ¿Cuál sería la media? 

- Gasolina (95CV): 0.255€/km y 8.4 €/100km.

- Diesel: (95CV): 0.234€/km y 5.5€/100km.

- GLP (90CV): 0.232 €/km y 5.9€/100km.

- Eléctrico (92 CV): 0.241€/km y 1.2€/100 km.

- Revisiones periódicas: si decides comprar un coche nuevo, y de cara a evitar posibles averías en el futuro, lleva a cabo las revisiones que, en base al kilometraje del mismo, se recomiendan para mantenerlo en un estado óptimo. Serían:

- La primera a los 10.000 - 15.000 km (o a los 12 meses si no se llega a esta cifra).

- La segunda a los 30.000 km.

- La tercera a los 60.000 km

Si optas por un vehículo de segunda mano, y lo haces con una casa especializada, normalmente cuentas con la garantía de que al coche se le han realizado todas las revisiones necesarias (en base a sus años y los kilómetros recorridos). Si lo compras a un particular, el riesgo es mayor, ya que no puedes estar seguro de que el coche haya recibido los cuidados adecuados antes de llegar a tus manos. 

Con el mismo objetivo, y en el caso de los coches nuevos, también se ha de seguir un calendario a la hora de ‘pasar la ITV’:

- Primera revisión: a los 4 años.

- De los 4 a los 10 años: cada 2 años.

- A partir de los 10 años: cada año.

Si el coche es de segunda mano, lo primero que has de hacer es preguntar los años del vehículo. Este dato te ayudará a saber cuando debe pasar la próxima inspección (y las sucesivas).

- Financiación: a la hora de comprar un coche, debes valorar primero si quieres (y puedes) abonar ese primer pago, correspondiente a su precio de venta, y quedártelo en propiedad o si, en su lugar, prefieres fraccionarlo. Decidirte por la primera opción, a su vez, te permite abonar la cantidad total de una sola vez o, en su lugar, recurrir a un préstamo, con el pagarás una cuota más reducida (con sus intereses) cada mes. Si ninguna de ellas se adapta a lo que buscas, existe una tercera opción: el renting. Si bien con él no adquieres el coche en propiedad (al menos inicialmente), si lo tienes a tu disposición (en base a unas condiciones previamente pactadas y plasmadas en un contrato) por un tiempo determinado, tras el cual podrás optar por renovar el acuerdo (con ese mismo vehículo u otro), comprarlo (si ha cumplido tus expectativas y puedes permitirtelo) o rechazarlo.

- Estado: comprar un coche nuevo te asegura que este se encuentra en perfectas condiciones, al estar recién ‘salido de fábrica’. Además, cuentas con garantía de fábrica de 2 años. Sin embargo, si adquieres un modelo de segunda mano (ya sea a un particular o a una casa especializada) puedes no disponer de las mismas garantías. En ambos casos, y más en el segundo, es recomendable que revises el contrato de compra-venta para conocerlas y/o reclamar aquellas que no estén incluidas.

- Uso: hoy en día, ya no vas a elegir un coche únicamente porque te guste el modelo, en base a su diseño o sus prestaciones. Juega un papel clave el uso que le vayas a dar. Así, tu elección no será la misma si lo vas a conducir por ciudad, y en trayectos cortos, que si vas a emprender con él esos largos viajes (vacacionales habitualmente) cuyo destino se encuentra a muchos kilómetros de distancia. De igual modo, también influye el hecho de que los realices solo, en pareja o en familia. Para cada caso, se requiere tanto un número de plazas como un espacio en el maletero diferente, lo que hace fundamental que revises ambos aspectos antes de proceder a la compra de tu nuevo coche. 

Gadgets: las prestaciones que definen a un coche hoy en día, haciéndolo más útil a la par que cómodo, no son las mismas que hace unos años. Si bien antiguamente destacaban por tener ‘aire acondicionado’, ‘elevalunas eléctrico’ o ‘dirección asistida’, hoy, y gracias a los avances tecnológicos y a la creciente apuesta por la innovación, la inclusión de GPS o de conexión a Internet en el vehículo, junto a la sensorización del mismo, resultan factores diferenciales en su compra.

Calcula el precio de tu coche
BBVA Valora Coches te permite conocer el valor real de tu vehículo de forma rápida y sencilla

¿Y si antes de comprar necesito vender?

Si primero quieres deshacerte de tu coche antiguo, puedes conocer su precio de mercado de forma rápida y sencilla gracias a BBVA Valora Coches. Con solo aportar los datos básicos de tu vehículo (año de matriculación, marca, modelo, combustible y potencia), el servicio te muestra su valor real, ofreciéndote también las diferentes opciones de financiación que el banco pone a tu disposición para la adquisición de un modelo nuevo.