¿Cómo puedes controlar tus gastos e ingresos?

Averigua cómo gestionar mejor tus finanzas personales
Tener el control de los ingresos y los gastos que se realizan es fundamental para alcanzar los objetivos de ahorro que se tengan. Estos pueden ir desde poder disfrutar de unas buenas vacaciones a tapar esos pequeños agujeros que puedan surgir en el día a día o, simplemente, a la compra de un pequeño capricho. Si se quieren tomar las riendas de las finanzas personales, lo primero que hay que hacer es preguntarse: ¿cómo puedo controlar los ingresos y los gastos? En este artículo te explicamos los aspectos a tener en cuenta para crear un presupuesto, cómo registrar en él lo que ganamos y lo que invertimos y, además, los beneficios de administrar este colchón de dinero en una de nuestras Cuentas Jóvenes, concretamente en la Cuenta Online para Jóvenes.

Primer paso: elaboración de un presupuesto

El primer paso para obtener un mayor control de los ingresos y los gastos consiste en la creación de un presupuesto mensual. En él se deben apuntar todos los ingresos que se realicen, sin importar su procedencia. Y es que, a veces, se tienden a asociar los ingresos únicamente con la nómina y se dejan a un lado otras fuentes que aportar un dinero extra.

A continuación, y en otra columna, se deben registrar los gastos ineludibles, que suelen corresponder al alquiler o la hipoteca, el teléfono e internet o las cuotas periódicas (como la factura del agua, la luz o el gas). Es cierto que el importe de estas suele variar pero, aunque la cantidad que se establezca en el presupuesto no sea totalmente exacta, es útil para disponer de una estimación.

Una vez completados estos dos pasos, se deben restar ambos importes, ingresos y gastos. El resultado de esta operación refleja el dinero que podemos “ahorrar”. Así, por ejemplo, si se ingresan 2.000 € y se gastan 900 €, quedan otros 1.100 € que se podrán destinar al ahorro y a los gastos variables que puedan surgir. Hay que tener en cuenta que ahorrar es fundamental para cumplir objetivos financieros, tanto a nivel personal como para cubrir las necesidades del día a día. 

Cómo anotar los ingresos y los gastos

Cuando el presupuesto esté listo, hay que encontrar la mejor manera de anotar en él los gastos y los ingresos, de forma que podamos saber a fin de mes si se ha cumplido el objetivo de ahorro y cuáles son los gastos variables se han repetido más. Las herramientas más utilizadas para llevar este registro son las siguientes:

  • Aplicaciones de móvil: hoy en día existen multitud de plataformas que permiten apuntar los ingresos y los gastos tan solo pulsando un botón. Además, la mayoría de ellas permiten agrupar las entradas por categorías como alimentación, transporte, cine, etc.
  • Hojas de cálculo en Excel: en internet hay múltiples plantillas de Excel para registrar los ingresos y gastos. Estas son personalizables y permiten establecer categorías según las necesidades. Además, si se albergan en una plataforma en la nube, pueden apuntarse los gastos tanto con el móvil como con el ordenador.
  • Libretas: son también una buena alternativa para llevar la contabilidad, especialmente para los amantes del papel. Si se opta por una de pequeño tamaño, puede tenerse siempre a mano. Es recomendable destinarla enteramente a las finanzas y no introducir otros contenidos.

Sea cual sea el método elegido, es esencial asegurarse de que todo se anota, incluidos los gastos más pequeños. Para que no se escape nada, lo mejor es registrar cada movimiento, sea ingreso o gasto, al momento de producirse. Si esto no es posible, conviene guardar el recibo o, en caso de que se pague con tarjeta, mirar la cuenta desde la app en el móvil.

Trucos para ahorrar en gastos cotidianos

Además de llevar un control de los gastos con un registro, existen diversos trucos que se pueden aplicar para ahorrar más sin privarse de casi nada. Estos son algunos ejemplos:

  • Planificación en la lista de la compra: si se redacta una lista antes de ir al supermercado, es más difícil comprar productos innecesarios. 
  • Aprovechar los descuentos: merece la pena consultar las ofertas en forma de rebajas o días sin IVA. En este caso, hay que ceñirse a lo necesario y no adquirir algo simplemente porque parezca barato.
  • Pensar si los gastos cotidianos aumentan la felicidad: para algunos, el café de media mañana es sagrado y aumenta su bienestar pero, para otros, es una simple rutina. Eliminar estos gastos permitirá e invertir en otras actividades.

En resumen, si quieres saber cómo puedes controlar tus ingresos y tus gastos, empieza por crear un presupuesto. Establece los gastos fijos y variables y márcate un objetivo de ahorro. Después, anota todos tus ingresos y gastos a lo largo del mes y elimina los gastos prescindibles que no aumenten tu bienestar.

Cuenta Online para jóvenes sin comisiones y sin condiciones
Sin comisiones de administración ni mantenimiento de la cuenta, ni de emisión y mantenimiento de la tarjeta de débito.

Desde BBVA queremos ayudarte a controlar tus ingresos y tus gastos desde el principio y, para ello, ponemos a tu disposición el Pack Joven que incluye la Cuenta Online para Jóvenes, la Tarjeta Joven Ahora y el Carné Joven Estudiante ISIC el cual, si eres nuevo cliente, será gratuito durante los primeros 12 meses, sin renovación automática (se le preguntará al cliente si desea continuar con su carné de descuentos), lo que permitirá disfrutar de más de 150.000 descuentos y servicios especiales en 135 países del mundo. Únete a los más de 720.000 jóvenes que no pagan comisiones en BBVA.

Únete a los más de 720.000 jóvenes que no pagan comisiones en BBVA. Entra en bbva.es o visita la app de BBVA para más información.