¿Sabes cómo puedes domiciliar en BBVA el subsidio por desempleo?

De manera rápida y gratuita, tienes opción de abrir una cuenta en BBVA y domiciliar en ella los ingresos de tu subsidio por desempleo, disfrutando de las condiciones especiales que ofrece la entidad.

Durante estos últimos meses, debido a las consecuencias socioeconómicas de la crisis por COVID-19, muchas personas han perdido su puesto de trabajo y ahora se hallan en situación de paro. Consciente de que millones de hogares hacen frente a momentos muy difíciles, y para dotarles de una mayor liquidez en su operativa cotidiana, BBVA ha adelantado a sus clientes varios días el pago del subsidio por desempleo correspondiente a los meses de marzo, abril, mayo y junio. 

Si es tu caso y quieres domiciliar en BBVA los ingresos de tu subsidio por desempleo, solo debes seguir y realizar los sencillos pasos que en este artículo se explican.

¿Qué necesitas para domiciliar el subsidio por desempleo en BBVA?

Has de saber, en primer lugar, que la domiciliación de tu subsidio por desempleo consiste en un trámite que se realiza directamente mediante el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). A su vez, cuando notifiques este cambio de domiciliación en los cobros de tu prestación, recuerda que tienes que aportar el código IBAN (si no lo sabes, puedes conseguirlo gracias a nuestra Calculadora de IBAN) y ser titular de la nueva cuenta.

Son tres los canales disponibles a la hora de llevar a cabo esta gestión:

  • Si tu intención es domiciliar en BBVA tu prestación por desempleo a través de Internet, ya sea tu dispositivo un ordenador, teléfono móvil o una ‘tablet’, no olvides que deberás disponer de Certificado Digital, DNI electrónico o, como última opción, de usuario y contraseña de acceso al sistema Cl@ve. Solo estos tres salvoconductos te permitirán entrar en la Sede Electrónica para solicitar el cambio en la domiciliación de tu prestación por desempleo.
  • En caso de que así lo prefieras, también se encuentra habilitada la posibilidad de pedir este cambio de domiciliación llamando al número de teléfono de atención a la ciudadanía del Servicio Público de Empleo Estatal. Resulta indispensable, en este punto, que la sucursal de la nueva cuenta de destino para el ingreso de la prestación nunca sea banca online y que esté radicada en la misma provincia donde ya se viene recibiendo el subsidio
  • Asimismo, siempre puedes desplazarte hasta tu oficina de prestaciones y tramitar allí de forma presencial la domiciliación en BBVA de tu subsidio por desempleo. De este modo, el único requisito pasa por que acudas con cita previa

¿En cuánto tiempo recibirás en tu nueva cuenta de BBVA el subsidio por desempleo?

Después de haber llevado a cabo el cambio de cuenta para el cobro de tu prestación por desempleo, empezarás a recibir los ingresos en la nueva cuenta uno o dos meses más tarde. Tramita con la Administración el cambio de domiciliación antes de que se ordenen y cierren los pagos del mes siguiente.

¿En qué consiste el servicio Cambio de Banco de BBVA?

El Servicio Cambio de Banco de BBVA te permite traer a la entidad tu subsidio por desempleo sin complicaciones. Para ello, tienes primero que hacerte cliente del banco de forma gratuita (sin costes ni gastos de apertura), simplemente abriendo una cuenta en BBVA; en ella domiciliarás tu prestación por desempleo. 

No obstante, el Servicio Cambio de Banco ofrece a su vez muchas más posibilidades. Se trata de un servicio que simplifica y acelera el proceso, a menudo farragoso por la documentación a cumplimentar y presentar, de cambiar de entidad bancaria. Con él ya puedes a traerte a BBVA todos tus ingresos y recibos sin papeleo y sin tener que hablar con el banco que dejas atrás.

¿Cuáles son las condiciones especiales a las que podrás acceder al domiciliar en BBVA tu subsidio por desempleo?

Domiciliar en BBVA los ingresos de tu subsidio por desempleo pone a tu disposición el acceso y uso de los más de 6.000 cajeros que el banco tiene distribuidos por toda España. En función del tipo de cuenta que abras, podrás beneficiarte además de ventajas adicionales como la supresión de comisiones de gestión y mantenimiento, o el uso de otros servicios como tarjetas de crédito o débito, cheques y transferencias, así como condiciones preferentes de financiación.