que recibos se pueden domiciliar

Domiciliar el recibo de la luz

Descubre los beneficios de la domiciliación de facturas eléctricas.
Llegar a fin de mes no siempre es una tarea fácil. Los últimos días suelen estar repletos de pagos. A las facturas de la luz, el agua, el gas o Internet se une la hipoteca, la letra del coche, la suscripción al gimnasio, etc. En este artículo vamos a centrarnos en explicarte las formas de pago disponibles y las ventajas que supone el domiciliar el recibo de la luz. Sigue leyendo para averiguar qué opción se adapta mejor a tus necesidades.

Trae tus ingresos, recibos o toda tu cuenta

Un 9 sobre 10 habla por nosotros. Elige qué quieres traer y te ayudamos a gestionarlo. Disfruta de las ventajas de ser cliente con el Servicio Cambio de Banco.

Formas de pago del recibo de la luz

La entrada en vigor de la Ley del Sector Eléctrico 54/1997 supuso la liberalización del sector en España. Como consecuencia, actualmente existen varias compañías que conviven en el mercado eléctrico español. Desde entonces, la generación y venta de energía están parcialmente liberalizadas, mientras que el transporte y la distribución siguen contando con una regulación parcial por parte del Estado.

Este panorama ha fomentado el crecimiento de distintas empresas eléctricas. Todas tienen sus particularidades a nivel de servicios, precios, condiciones de contratación y, por supuesto, métodos de pago. En este sentido, aunque se observan matices en función de la compañía, las formas de pago más comunes son las siguientes:

- Domiciliación bancaria del recibo de la luz: en este caso, el cliente entrega a la entidad sus datos personales (nombre, apellidos, dirección y NIF o CIF) y la información de la cuenta bancaria en la que quiere que se efectúen los cobros de manera recurrente.

- Pago con tarjeta de crédito o débito: en este sistema, el cliente tendrá que indicar el código de la factura y abonar el montante online. Siempre es conveniente descargar el comprobante de pago y guardarlo por si ocurre algún error y la empresa lo solicita. 

- Transferencia bancaria: el cliente podrá acudir a su entidad bancaria para efectuar la transferencia o realizarla desde la banca electrónica. También es aconsejable quedarse con el comprobante de pago.

- Pago en efectivo en un cajero: algunas empresas eléctricas tienen convenios de colaboración con ciertas entidades financieras. Si este es el caso, el cliente podrá acudir a un cajero de una de esas oficinas y abonar el importe de la factura en efectivo. Normalmente, tendrá que presentar la factura correspondiente.

- Por teléfono: aunque esta alternativa ya está en desuso, a veces las empresas ofrecen la opción de que los clientes paguen sus facturas por teléfono, indicando al operador los datos de su tarjeta de crédito o débito. A continuación, les enviarán un documento que justifique la operación.

domiciliar recibo de la luz

Cómo evitar los impagos en el recibo de la luz

Cada cliente es totalmente libre de elegir la opción que más le convenga dentro de las que ofrezca su compañía eléctrica. Pero también es cierto que, en caso de que los recibos no se paguen a tiempo, la empresa podría decidir cortar el suministro.

A excepción de la domiciliación bancaria, todas las opciones anteriores tienen algo en común: requieren una acción mensual por parte del cliente. Este tendrá que llamar por teléfono, acudir a un cajero o conectarse a Internet para efectuar la transferencia o pago con tarjeta. Sea la opción que sea, habrá que estar pendiente de realizarla de manera puntual a fin de no caer en un impago.

No obstante, ese riesgo potencial desaparece al optar por domiciliar el recibo. Una vez el cliente le entregue sus datos a la empresa eléctrica, esta efectuará sus cobros todos los meses siempre que haya fondos en la cuenta. De esta forma, se evita sufrir un corte en el suministro.

Beneficios adicionales de domiciliar el recibo de la luz

Aunque no incurrir en un impago pueda parecer la ventaja más evidente de la domiciliación, existen otros muchos beneficios a los que conviene prestar atención: 

- Ahorro de tiempo y dinero al no tener que desplazarse a la oficina.

- Es un servicio gratuito y, en ocasiones, conlleva incentivos extra para el titular de la cuenta (incluyen regalos o descuentos en productos y servicios).

- Ayuda a controlar el dinero disponible

- Simplifica la gestión de las finanzas personales, ya que todas las operaciones se reflejan en el estado de la cuenta. De esta forma, es mucho más sencillo controlar los ingresos y los gastos.

Como puedes ver, domiciliar el recibo de la luz presenta muchas ventajas. En caso de que estés pensando en trasladar este u otros recibos a una cuenta en otra entidad, desde BBVA ponemos a tu disposición el Servicio Cambio de Banco, servicio totalmente gratuito, conveniente, sin papeleos ni desplazamientos. Este servicio también te ofrece la posibilidad de, junto a tus recibos, traer también tus ingresos recurrentes, transferencias periódicas e incluso trasladar tu cuenta de otro banco, de manera fácil y sencilla. Entra en bbva.es o visita una de nuestras oficinas y descubre todas las ventajas que te ofrece este servicio.

domiciliar recibo de la luz