que recibos se pueden domiciliar

Devolución de mis recibos domiciliados: ¿qué debo hacer?

Trae a BBVA tus adeudos gracias al Servicio Cambio de Banco y, siempre que lo necesites, solicita la devolución de un recibo domiciliado con el que no estés conforme usando la ‘app’ de BBVA.
Como cada mes, te gusta revisar que tus gastos domiciliados se han cargado correctamente en la cuenta bancaria. Ahí ves, por tanto, el cobro de la luz, el agua, la conexión a Internet… Pero, ¿qué ocurre si, de repente, encuentras un pago que aparece duplicado? ¿O si adviertes que un importe se corresponde con ese servicio o suministro que diste ya de baja semanas atrás? ¿Qué hacer en tal situación? En estos casos, la devolución de recibos domiciliados puede convertirse en tu mejor aliado.

Cámbiate a BBVA y trae tus ingresos o recibos

Hazte cliente en 10 minutos y elige qué quieres traer. Gratis y sin hablar con tu otro banco.

La devolución de recibos domiciliados es una posibilidad que ofrecen los bancos a sus clientes. Sin embargo, se trata de un mecanismo para el retroceso de cobros cargados en cuenta que posee unas características y circunstancias específicas. Sigue leyendo y descubre cuándo puedes recurrir a esta opción y en qué supuestos se halla contemplada la devolución del recibo. 

Asimismo, no olvides que si, a través del Servicio Cambio de Banco, te decides a traer a BBVA tus adeudos, no solo podrás migrarlos de entidad de forma ágil, cómoda y sin coste alguno para ti; sino que, siempre que lo necesites, podrás solicitar la devolución de aquellos recibos domiciliados con los que no te muestres conforme, debido a que su cargo en cuenta responde a un error por parte de la compañía proveedora. 

Además, podrás comenzar a beneficiarte de todas las condiciones preferentes que ya disfrutan más de ocho millones de clientes en España. Y recuerda que hacerte cliente de BBVA es gratuito y solamente te llevará 10 minutos si abres con tu teléfono móvil una Cuenta Online Sin Comisiones BBVA. ¿Quieres conocer más? ¡No dejes de leer!

¿En qué consiste el proceso de devolución de recibos domiciliados?

Domiciliar los recibos supone uno de los servicios más habituales que proporcionan las entidades financieras. Para la mayoría de los clientes, la domiciliación de sus adeudos mensuales (electricidad, agua, gas, telefonía, etc.) resulta un método de pago seguro, sencillo y, sobre todo, muy cómodo. Gracias a este sistema, los consumidores pueden olvidarse de andar recordando en qué fecha concreta se ha de realizar cada pago y, a la vez, tampoco se ven obligados a desplazarse de cara a efectuar los abonos.

Así pues, si escoges domiciliar los recibos, el cobro de tus gastos recurrentes se simplificará puesto que, cuando llegue el momento del pago, el banco ejecutará automáticamente el pago, cargando en tu cuenta lo adeudado. De esta manera, la empresa proveedora ve abonado en tiempo y forma su recibo, y tú puedes chequear, a través de los movimientos registrados en la cuenta bancaria, que el cargo es correcto. 

Precisamente, la devolución de recibos domiciliados surge como vía para que los clientes puedan reclamar la retrocesión de esos adeudos con los que no se encuentran de acuerdo, porque estos cobros se tratan de errores o equivocaciones. A este respecto, dos son las causas que pueden conducir a ordenar al banco la devolución de un recibo.

Por un lado, el adeudo en cuestión tiene una cuantía distinta a lo que has consumido; por ejemplo, si en lugar del cargo habitual de 20 euros por suministro de agua, un mes te cobran 200 euros. Por otro, el recibo procede de una empresa cuyos servicios no sigues utilizando y ya gestionaste tu baja con dicho proveedor. 

devolucion recibos domiciliados

¿Cómo puedes realizar la devolución de uno o varios recibos domiciliados?

Si, haciendo uso del Servicio Cambio de Banco, trasladas tus adeudos gratuitamente a BBVA, podrás devolver cualquier recibo erróneamente domiciliado de forma rápida y 100% online a través de bbva.es y la ‘app’ de BBVA. A través de los canales telemáticos de la entidad, podrás comprobar en tiempo real los movimientos de tu cuenta y solicitar el retroceso de todos aquellos cobros incorrectos.

En cuanto al período del que dispones de cara a pedir la devolución de un adeudo domiciliado, la ley estipula que este será de ocho semanas para los cobros autorizados por orden de domiciliación (documento mediante el que concedes potestad a la entidad bancaria con el fin de que proceda a realizar automáticamente determinados pagos), y de 13 meses en el caso de los pagos que no hayas aprobado. En ambos, el instante temporal de referencia desde el que empezar a contar se sitúa en la fecha del cargo en cuenta.

Tras la devolución de un recibo domiciliado, pueden ocurrir dos escenarios: la entidad reintegra la cuantía del adeudo en un lapso de 10 días, o el banco no acepta la retrocesión del recibo, abriéndose entonces la alternativa de continuar reclamando por vía judicial o extrajudicial. 

No obstante, no pierdas de vista que, si el impago de adeudos no se halla plenamente justificado, a menudo acarrea serias consecuencias, que pueden ir desde el corte del servicio o suministro contratado (si la devolución del recibo se repite durante varios meses) a la inclusión de tus datos en los listados de morosos, o a la interposición de una demanda en los tribunales. Por ello, con el objetivo de poder evitar eventuales complicaciones, siempre resulta tremendamente recomendable que, cuando no te sientas conforme con un adeudo domiciliado y lo devuelvas, te pongas en contacto de inmediato con la compañía proveedora y le notifiques el error o motivo de tu disconformidad.

Trae tus adeudos gratis a BBVA a través del Servicio Cambio de Banco y devuelve fácilmente un recibo domiciliado que sea erróneo

Junto a tus recibos domiciliados, el Servicio Cambio de Banco también te permite trasladar a BBVA tu nómina y cualquier otro ingreso recurrente, tus transferencias periódicas e incluso tu cuenta bancaria, con su saldo al completo. Eres tú quien decide qué migrar y, lo mejor de todo, sin tener que preocuparte de trámites ni papeleos. Y es que, si optas por elegir el Servicio Cambio de Banco, únicamente deberás rellenar un formulario online señalando en él qué deseas traer a BBVA y la entidad se encargará por ti de lo demás. 

De este modo, BBVA hablará con el otro banco y, a su vez, comunicará el cambio de domiciliación a tus empresas pagadoras y emisoras de recibos. El Servicio Cambio de Banco te irá reportando la evolución del proceso. Sin pagar nada, sin gestiones agotadoras y sin pisar una oficina. Así es el Servicio Cambio de Banco de BBVA. 

devolucion recibos domiciliados