> 
 > 
Préstamo francés

¿Cómo funciona un préstamo francés?

Te explicamos cómo funciona este tipo de préstamo

Existen varios tipos de préstamos. La principal diferencia entre ellos reside en la manera de calcular el importe de las cuotas que se deben pagar para devolver estos préstamos. Cada tipo de préstamo tiene su propia fórmula con la que se calculan las cuotas, los intereses y el importe total a devolver. Lo habitual en España es que cuando pedimos un préstamo o una hipoteca nos estén concediendo un préstamo francés.

Préstamo francés - BBVA

El préstamo francés es el más utilizado porque la fórmula que calcula sus cuotas mensuales consigue que durante toda la vida del préstamo se pague siempre la misma cuota, sin subidas ni bajadas, lo que evita incertidumbre e imprevistos. Sin embargo, en el caso de una hipoteca variable las cuotas pueden subir o bajar cada seis meses según se revise el índice de referencia (el más habitual es el euríbor).

Hay que tener en cuenta que esta cuota que será constante durante toda la vida del préstamo, ya incorpora el interés y el reembolso del capital. Lo único que variará será la proporción que paguemos de estos dos elementos: a medida que aumente el primero disminuirá el segundo, de manera que las cuotas sean siempre iguales. Como los primeros años el capital que hay que pagar es muy grande, los intereses también serán mayores. Por eso, lo normal es que comencemos pagando más proporción de intereses, y a medida que pase el tiempo y estos bajen, comencemos a amortizar el capital, aumentando la proporción de este en la relación.

Esperamos haber resuelto tus dudas sobre el préstamo francés, si necesitas más información, ponte en contacto con BBVA, estaremos encantados de ayudarte.

¿Cómo funciona un préstamo francés?